De por qué a veces algunos elegimos cambiar de iglesia


country-churchHace poco tiempo el blog de Coalición por el Evangelio publicó un artículo titulado “5 razones por las que es tan doloroso para un pastor perder a un miembro de su iglesia”[1], originalmente publicado en inglés por Thom Rainer.

El artículo invita a los lectores a tratar de entender la parte humana de los pastores y cómo el perder personas tiene, aunque no siempre nos demos cuenta o los mismos pastores no admitan, un impacto personal y emocional que en algunos casos puede ser muy doloroso.  Las 5 razones que el artículo da son:

  1. Se siente como rechazo personal.
  2. Relaciones desarrolladas.
  3. Ha invertido mucho tiempo.
  4. Preocupación por el estado de ánimo general de la iglesia.
  5. Existe el temor de que otros lo sigan.

Es importante entender que este sitio y el contenido que de allí se genera está normalmente escrito por y para pastores o líderes de las iglesias.  Entender esto es crucial para poder reaccionar de una manera contextualizada al mismo y no adelantarse a conclusiones que puedan confundir o dañar.

Sin embargo, considero importante también que en temas como estos que tienen que ver con relaciones entre personas (pastor-miembros, ancianos-miembros, miembros-miembros), exista apertura en considerar también la contra parte.  Es importante entender no solo los efectos en la vida personal de un pastor cuando pierde a un miembro de la iglesia que lidera, sino también es importante entender la causas que llevaron a una persona o familia a cambiar iglesia, así como los efectos que genera un cambio de congregación.

También se debe reconocer que en el contexto consumista que vivimos y la gran cantidad de opciones para encontrar algún tipo de sosiego espiritual entre las personas, el fenómeno de saltar de iglesia en iglesia es un problema real que debe tratarse de manera frontal y honesta.  Aun así, considero que existen razones legítimas por las cuales algunas personas optamos, luego de años de membresía y servicio, hacer un cambio de congregación.

Voy a plantear las razones bajo el mismo esquema de las 5 razones dadas por Rainer:

  • Es una respuesta al rechazo personal: En un mundo que masifica a las personas y las reduce a categorías como la clase socioeconómica, la “generación” a la que pertenecen, o alguna otra generalización, la posibilidad de ser conocido personalmente y conocer personalmente al liderazgo de la iglesia o a otros miembros se ha ido reduciendo. Los modelos nuevos de “hacer iglesia” –multi-sitio, virtualización de los servicios de adoración, la deshumanización de los predicadores al elevarlos al status de celebridades, etc.- han afectado la capacidad de formar relaciones cercanas y de afecto.  Esto hace que algunas personas puedan llegar a sentirse rechazadas por una iglesia –y por extensión, su liderazgo- que pareciera no ser acogedora, humana y cercana.  La relación entre miembro-iglesia se convierte transaccional…bienes espirituales a cambio de diezmos y ofrendas.
  • No se desarrolló una relación: Esta razón se desprende de la primera. Al diseñar los cultos de adoración alrededor de un paradigma de consumo, la capacidad de las personas de conectar entre sí y con los distintos ministerios y líderes en la congregación, se ve reducida al modelo transaccional.  Aunque en el fondo, la gran mayoría de las personas va en busca de una comunidad en donde crecer y sentirse fortalecida, el paradigma bajo el cual se opera hoy dificulta eso.  Muchos auditorios son obscuros, existe poco tiempo y/o espacio para socializar, las familias son separadas los domingos –los niños y jóvenes se ven como obstáculos para los adultos y se les relega a un segundo plano- y las oportunidades para servirse unos a otros no siempre están abiertas a todos.  Esto sumado a una cultura consumista que valora lo instantáneo en lugar de los procesos y no da lugar a la paciencia, impacta en la posibilidad de entablar relaciones de largo plazo que fortalezcan los vínculos con la organización y su liderazgo.
  • No se invierte tiempo: El alto valor por lo instantáneo ha empujado a muchas iglesias hacia un modelo pragmático que ha cambiado la homiléctica por un estilo de conferencias motivacionales que entregan una lista de tips o recetas para alcanzar resultados inmediatos en el caminar espiritual. La lentitud y complejidad de los procesos humanos e individuales se rechaza y en ese rechazo, se pierden las posibilidades de generar genuina amistad, afecto y compromiso los unos con los otros.
  • Preocupación por el estado de ánimo de cada persona: Cuando la cultura nos masifica, la iglesia local tiene el potencial de convertirse en un bastión para recuperar la individualidad. La doctrina del Imago Dei nos invita a valorar a cada individuo con quien tenemos relación de manera profunda.  Los modelos actuales de iglesia no necesariamente conducen a eso.  Normalmente la respuesta de las iglesias a este clamor del as personas por ser conocidas y cuidadas de manera personal e individual es generar más y más programas y/o ministerios.  Se desconecta al pastor de la congregación colocando un sinnúmero de actividades, seminarios, programas y demás que parecieran simular una especie de fábrica en donde se mete a todas las personas a través de diversos procesos para convertirlos en los miembros ideales de cualquier iglesia hoy: los que no molestan y diezman regularmente.  El estado de ánimo individual pasa a segundo plano y eso genera problemas que pasan grandes facturas después cuando esos sentimientos embotellados explotan.
  • Existe el temor de que otros lo sigan: Este es quizás el peor estigma con el cual sale una persona que decide cambiarse de iglesia con su familia, especialmente si su perfil es relativamente alto. Se le tilda de problemático, divisor, rebelde y encima se le acusa de querer llevarse a otros.  No se debe negar que esto ha sucedido en algunas ocasiones cuando la causa raíz de salir de una iglesia es la sed de poder, pero estos casos son los menos.  La mayoría salen para buscar lo que no encontraron allí, ya sea en el contenido del mensaje o en el sentimiento de pertenencia y comunidad que buscaban.

El problema del cambio de iglesia y falta de compromiso es real, pero debe abordarse de manera integral.  Las iglesias se construyen como un trabajo en conjunto en familia, con gracia, sujeción mutua y la genuina búsqueda del bien común.  Cada persona verdaderamente vale y es infinitamente importante.  En la medida en que pastores y miembros entendamos esto, en esa medida lograremos construir no solo comunidad, sino incluso, institucionalidad en medio de una cultura cada vez más egoísta, aislada y solitaria.

[1] https://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/5-razones-por-las-que-es-tan-doloroso-para-un-pastor-perder-a-un-miembro-de-su-iglesia

La Iglesia y los Políticos


lightstock_240487_medium_tgc(Este artículo lo escribí originalmente para Revista Actitud, y está disponible aquí)

La coyuntura actual de Guatemala, especialmente después del famoso abril de 2015, ha sacado a la luz varios casos de relativo alto perfil en donde se ve lo complejo y desafiante que es para las iglesias administrar su relación con miembros de la congregación que ocupan cargos públicos, especialmente cargos de alto perfil y/o visibilidad.

Existe la tentación, natural en todo ser humano y organización conformada por seres humanos, de dejarnos seducir por el poder, especialmente el poder político o que genera “influencia” sobre otros.  En sociedades presidencialistas o casi estatistas como la nuestra, se idolatra casi todo lo que tiene que ver con el gobierno.  No es de extrañarnos entonces que esto genere problemas en mantener relaciones sanas con miembros de la iglesia que luego de una elección y casi de la noche a la mañana, pasan de ser “simples mortales” a líderes poderosos e influyentes.

La tentación de incorporar a estas personas al “círculo íntimo” del pastor, cederles espacio en el púlpito e incluso, participar en la toma de decisiones que impactan a todos los miembros de la congregación, es sumamente fuerte.  También existe la fuerte tentación de usar la influencia y/o “autoridad espiritual” sobre estos miembros para obtener privilegios, favores o concesiones especiales para “avanzar el ministerio”.

Ante estas tentaciones, ¿cómo debe una iglesia y su equipo de liderazgo proceder a manejar la relación con miembros que ahora ostentan importantes cargos públicos?

El camino es a través de la sana doctrina, la prudencia y el sentido común:

  1. El Evangelio bíblico comienza por recordarnos la soberanía de Dios sobre todas las cosas, la historia, las circunstancias y las personas. Partir desde la soberanía de Dios coloca toda otra esfera de poder –político, económico, eclesiástico, etc- en subordinación a la autoridad de Dios.  Esto nivela la cancha para todos los creyentes.
  2. Adicional a eso, el Evangelio nos recuerda que todos somos pecadores y que ante las tentaciones del poder, todos estamos sujetos a ceder. Esto debe movernos hacia la humildad y hacia la constante búsqueda de Dios y Su gracia y misericordia para ser guardados de la tentación y para recibir perdón y ser restaurados cuando pecamos.  Ni la posición política ni el privilegio de servir a la Iglesia desde un púlpito nos hace más santos.  Todos necesitamos la gracia de Dios en Jesús.
  3. En la Escritura también vemos la clara distinción que se hace en los roles y funciones de la Iglesia y el poder civil. Estamos llamados al respeto de ambas esferas, a la cooperación y a la concordia, pero nunca a cooptar ninguna esfera con la otra.
  4. Estamos también llamados a reconocer, dignificar y valorar el llamado y vocación que algunas personas dentro de nuestras congregaciones tienen al servicio público. El trabajo gubernamental es necesario y cumple funciones importantes que Dios permite sean usadas para el beneficio de miles e incluso millones de personas.  No debemos ni sobre-dimensionar su importancia, ni verlo siempre con desdén o sospecha.  Nuestros hermanos y hermanas en el servicio público necesitan nuestras oraciones, amistad y apoyo.

Una relación sana, humilde y sobre todo, bíblica con cada miembro de la iglesia es la mejor prevención contra las tentaciones del abuso de poder, de la idolatría y de entrar en conflictos de interés que arriesguen la reputación de una iglesia, sus líderes y sobre todo, que traigan afrenta al nombre del Señor.  No es fácil, pero es necesario.  Nuestras iglesias no pueden ni deben ser co-optadas por intereses políticos para avanzar agendas particulares aprovechándose de la influencia que tienen los pastores y líderes sobre las personas.  Las iglesias tampoco deben ni pueden buscar privilegios especiales de sus miembros en cargos públicos para obtener cualquier tipo de ventaja, privilegio, permiso de construcción, etc., a través del tráfico de influencias que, como ya sabemos todos ahora, es un grave delito.

En gran medida, el rescate de la credibilidad de la Iglesia y sobre todo, la posibilidad de servir, discipular y ministrar bien a los miembros de las congregaciones que han sido colocados por Dios en esas posiciones, depende mucho de las decisiones intencionales que tomemos para definir la manera de administrar estas relaciones para la gloria de Dios y el gozo y beneficio de las personas y sus familias.

Nuestros políticos necesitan a Jesús, necesitan el Evangelio y necesitan iglesias donde congregarse en paz con sus familias.  Nuestras iglesias deben prepararse para ello y servirles bien a ellos y a cada persona que asiste.

¡Felices 15 años Vida Real!


photoEsta semana, iglesia Vida Real en Guatemala está celebrando su aniversario número 15.  Sin duda, ha sido un período de ver incubar y nacer en realidades concretas muchos sueños.  Desde las primeras reuniones en hotel Intercontinental hasta los múltiples “puntos” y las dos estaciones de radio que desde allí generan contenido para los guatemaltecos -y con el milagro de internet, para todo el mundo-, iglesia Vida Real se ha instalado en Guatemala como una congregación dinámica, creativa e influyente.

He tenido el privilegio de conocer a muchos de sus líderes, también he sido privilegiado con participar en algunos programas de Radio Ilumina 98.1, y tengo varios muy queridos amigos y amigas que allí han encontrado un hogar y familia espiritual.  Vida Real también ha jugado un papel protagónico en la vida nacional.  Se han realizado eventos como la proyección del documental “Invierno Demográfico” hace algunos años que trajo a revisión varios paradigmas en cuanto a la familia que nos afectan mucho.  Su pastor general, Rony Madrid, lideró un importante esfuerzo de oración por nuestro país y su libro “La Vuelta al Corazón en 40 días” sigue teniendo mucho impacto en personas y familias.  También en las elecciones pasadas, las instalaciones centrales de Vida Real fueron la sede para un importante foro de candidatos presidenciales que sin duda tuvo algún grado de influencia en la intención de voto de la ciudadanía en general.

Hacer iglesia no es fácil.  Una institución con 15 años de existencia da testimonio del arduo trabajo que conlleva unir a personas alrededor de una causa, y en el caso de Vida Real, la causa ha sido el Evangelio.  El ambiente social y cultural que se respira presenta fuertes retos para los próximos años en el futuro de Vida Real.  Guatemala evidencia más que quizás nunca fue la “nación cristiana” que todos hemos aprendido a creer y que la ambigüedad doctrinal, los recientes escándalos que impactan a la iglesia evangélica, y el analfabetismo bíblico de la gran mayoría de las personas que se consideran cristianas hacen evidente a través de conversaciones y publicaciones en redes sociales, se convierten en un fuerte llamado a la reflexión de hacia dónde y cómo se debe trazar el camino al futuro.

En la retransmisión de un mensaje predicado por Rony Madrid que escuché hace poco en El Camino FM, Rony empezó a esbozar algo para la congregación que, a criterio de un servidor que no es miembro de Vida Real, podría contener la clave y el fundamento sobre el cual Vida Real puede construir no solo los próximos 15 años, sino el resto de su trabajo y gestión hasta el día que el Señor les permita seguir sirviendo.  En ese mensaje, Rony empezó afirmando como iglesia, afirman la postura calvinista con respecto a la salvación.  Recuerdo que cuando escuché eso, me emocioné muchísimo.  Pude comprobar en sus postulados doctrinales que eso es efectivamente lo que públicamente afirman como iglesia. Si bien en esa prédica específica Rony se limitó  a explicar que parte esencial del pensamiento calvinista es que “la salvación no se pierde”, sabemos que ese es un buen comienzo para explorar, estudiar, enseñar, internalizar y aplicar en cada uno de los distintos ministerios e iniciativas de la iglesia, el legado que el pensamiento reformado nos ha heredado y del que, en este año que marcamos los 500 años de cuando Martín Lutero clavó sus 95 tesis en Wittenberg, la mayoría de evangélicos en Guatemala desconoce y aprecia poco.

Esta sería mi exhortación en este 15 aniversario, que coincide también con el mismo año que marcamos los 500 años de la Reforma.  Sean como iglesia agresivamente intencionales en centrarse en el Evangelio, en tomar sus postulados doctrinales y expandirlos y enseñarlos con la creatividad y dinamismo que les ha caracterizado, a todos sus miembros.  En épocas de ambivalencia y ambigüedad, asumir posturas concretas y firmes es extrañamente atractivo para un mundo confundido que no sabe cómo y donde echar raíz.  En sus postulados lo tienen claro: Jesús, el Evangelio, la Escritura.  No hay bases más sólidas sobre las cuales soñar hacia adelante y de las que nunca -por más tentador que sea- deberían apartarse.  Construyendo sobre este fundamento, lograrán que cada día se fortalezca y se vuelva más genuina, enfocada y humana la comunidad de personas que hoy llaman a Vida Real su casa y familia.

¡Felicitaciones, sigan adelante y que el amor del Padre, la gracia del Hijo y a comunión del Espíritu Santo les acompañen, fortalezcan, guíen y sostengan siempre!

Soli Deo Gloria

Iglesia y Transparencia


transparencia(Este artículo originalmente lo escribí para Revista Actitud y está disponible aquí.)

Uno de los temas más importantes que como guatemaltecos exigimos de nuestras instituciones es la transparencia.  La crisis que ha afectado a nuestro gobierno ha tenido como causa raíz la falta de claridad en la gestión de los recursos públicos que provienen de los impuestos que la gran mayoría de nosotros paga.

La falta de transparencia provee el caldo de cultivo perfecto para la malversación de fondos, el enriquecimiento ilícito y la conformación de alianzas obscuras que lejos de beneficiar al país o a las personas más necesitadas, benefician únicamente a los actores principales de estas transacciones…tanto en el sector público como el privado.

La iglesia evangélica en Guatemala no es ajena a este flagelo.  Al menos dos casos de notoriedad mediática en los que se ha señalado a personas influyentes en círculos evangélicos, tienen que ver con temas de transparencia en la gestión organizacional y financiera de sus organizaciones específicas.  Sin embargo, estos temas son el resultado de prácticas poco transparentes –aunque quizás no sean malintencionadas- en la manera en que instituciones como las iglesias evangélicas se organizan en Guatemala tanto frente al Estado como entidades legales, como a lo interno como organizaciones de trabajo.

La falta de transparencia en cómo se organiza y gobierna una iglesia por dentro y la poca formalidad en general de las iglesias en Guatemala en su inscripción legal ante el Ministerio de Gobernación, la SAT y otras instituciones, presentan oportunidades para la corrupción.  El utilizar la organización e influencia eclesial para montar negocios paralelos de cualquier índole o valerse de la posición de liderazgo e influencia para obtener privilegios ante las autoridades públicas es un problema real que debe encararse y del que cada uno de nosotros como miembros de distintas iglesias locales debe estar atento y esperar y exigir del liderazgo algo distinto, algo mejor.

Más que criticar, quisiera proponer algunos caminos de acción concretos que toda iglesia puede tomar para convertirse en modelos de transparencia en un contexto y cultura dónde esta idea es casi foránea o en el mejor de los casos, un inalcanzable sueño.  Sin embargo, como cristianos estamos llamados a “andar en la luz como Él está en la luz…” y como resultado, “tendremos comunión los unos con los otros…” (1 Juan 1:5-10).  ¿Cuáles son las propuestas?

  1. Constituirse legalmente: La legislación guatemalteca exige que cada iglesia se registre legalmente en el Ministerio de Gobernación. Este es el primero y más importante paso para operar de manera transparente y legal.
  2. Replantear el modelo interno de gobernanza: Hasta ahora, la mayoría de iglesias se gobiernan bajo un estilo episcopal que gira alrededor de un gran líder o personalidad. La sugerencia es moverse a un modelo de gobernanza presbiteriano, o sea, a que cada iglesia constituya un consejo de ancianos de acuerdo a los requerimientos bíblicos del Nuevo Testamento y que el mismo pastor que encabeza la iglesia se sujete a la autoridad de este cuerpo colegiado y de esa manera, haya mayor y mejor rendición de cuentas.
  3. Transparentar la gestión financiera: Sugiero transparentar la gestión financiera en el manejo de diezmos y ofrendas a través de garantizar la trazabilidad de cada centavo que se reciba. El no aceptar ofrendas en efectivo (a menos que se identifiquen en un sobre con datos del ofrendante), dádivas en especie sin que se haga el cambio de propietario a nombre de la iglesia, y transparentar los presupuestos de ingresos y gastos al consejo de ancianos y a los miembros de la congregación, ayudará a generar confianza y evitará muchos problemas y tentaciones.  Importante también en este proceso es transparentar el lenguaje: a la hora de hacer eventos, es importante cobrar la entrada en lugar de colocar un monto de “ofrenda”.  La ofrenda, por definición es voluntaria.  Un monto para ingresar a un evento es un precio.  Sabemos que se coloca como “ofrenda” por asuntos fiscales, pero termina siendo poco transparente.  Una ofrenda debe tener un propósito específico y además, debe extenderse un recibo contable deducible del ISR.  Si se cobra un precio, se debe extender factura.  Actuar de esta manera nos hará más transparentes y facilitará la rendición de cuentas en todo sentido.
  4. Enfocarse en ser y hacer iglesia: Toda iglesia tiene un mandato de parte de Dios claramente explicado en la Biblia. Las tareas fundamentales de lo que hace y constituye una iglesia se han dejado de lado en la búsqueda de atraer más personas y lamentablemente más recursos económicos a través de la predicación de un evangelio que lo menos que tiene son “buenas noticias”….el falso evangelio de la prosperidad.  Ante tal situación, el llamado es que las iglesias se reformen según la Palabra de Dios y constantemente revisen sus acciones a la luz de la Palabra y se enfoquen en lo que Dios los ha llamado a hacer:
    1. Reunir a los creyentes para adorar a Dios y enviarlos en misión hacia sus vocaciones en la sociedad.
    2. Instruir y discipular a los creyentes a través de la exposición y enseñanza de la Palabra de Dios.
    3. Administrar de manera fiel y consistente los sacramentos del bautismo en agua y la cena del Señor.
    4. Volcarse por amor a Dios y al prójimo, y en respuesta al Evangelio, a servir a la comunidad inmediata en donde han sido plantadas.

Hay esperanza para la Iglesia.  Dios jamás nos abandonará y siempre nos sostendrá por Su Gracia.  Es hora de asumir nuevos compromisos a favor de una Iglesia enfocada en el Evangelio, que verdaderamente ama a las personas, y que huye de las tentaciones de las riquezas, el poder y la influencia.

Libertad de Consciencia en Riesgo


ac9c8def-d89d-1347-b15a-abe3776df9cfEl pasado jueves 27 de abril, el diputado del partido VIVA Aníbal Rojas, con el respaldo de la Coordinadora Evangélica Nacional presentó el “Proyecto de Iniciativa de Ley para la Protección de la Vida y la Familia”.  Los objetivos principales de esta propuesta son (ver aquí las notas de El Periódico y Prensa Libre):

  1. Prohibir expresamente el matrimonio entre personas del mismo sexo en Guatemala.
  2. Prohibir expresamente y penalizar el aborto (a excepción del “terapéutico” una vez este haya sido avalado por dos médicos).
  3. Prohibir a establecimientos educativos el educar a niños de acuerdo a la ideología de género que normaliza las distintas expresiones de género que una persona desee adoptar según se identifique, independientemente de su género biológico.

La respuesta no se hizo esperar.  Pocos días después, el pasado 4 de mayo, la diputada Sandra Morán del partido Convergencia presentó una propuesta que busca, de acuerdo al reportaje que escribió Nómada el mismo 4 de mayo, 4 cosas:

  1. Endurecer las penas por crímenes de odio
  2. Prevenir el acoso escolar por orientación sexual
  3. Reconocer la unión civil entre personas del mismo sexo
  4. Reconocer la identidad y derechos de las personas trans

No debemos olvidar tampoco que fue la misma diputada Morán quien propuso una iniciativa de ley para ampliar los casos en los que el aborto sea legal en Guatemala, además de que ejerce un fuerte activismo en pro agenda “progresista” en el país.

Si bien es muy difícil que alguna de estas iniciativas pase a discusión formal en el Congreso (a pesar del antecedente de la fallida ley de la juventud que pretendía incluir la famosa “educación integral en sexualidad”), es importante hacer una reflexión un poco más de fondo de los serios problemas que AMBAS iniciativas de ley presentan y la amenaza que son para la libertad de conciencia de los Guatemaltecos.

Sobre la primera iniciativa de ley, los antecedentes evangélicos de buscar influencia vía las políticas públicas o la inclinación de preferencia de voto por ciertos candidatos en la historia reciente del país da mucho de qué hablar:

Mi criterio es que la iniciativa recién propuesta se equivoca desde un inicio metiendo dos temas en una misma ley: aborto y temas relacionados a identidad de género.  Son dos temas que deben tratarse por aparte, primero porque el primero, el aborto, es un tema que involucra una clara violación al derecho a la vida de los no nacidos y el segundo trata con cuestiones morales.

En relación al aborto, es claro desde nuestra misma Constitución Política de la República que el derecho a la vida en Guatemala se reconoce, por parte del Estado, desde su concepción hasta la muerte natural.  Esta provisión es suficiente para entender que el aborto es una clara violación a esta provisión constitucional y por ende, debe ser perseguido y sancionado de acuerdo a las leyes que protegen la vida de cada persona.  Legislar más sobre el tema puede generar más avenidas para la corrupción y/o la clandestinidad.  Sin embargo, en este caso, reconozco que es importante la acción estatal en velar por la protección de la vida de toda persona no nacida y de perseguir y castigar a aquellos que atenten contra ella o deliberadamente busquen terminarla.

El segundo tema, el relativo al matrimonio entre personas del mismo sexo y la prohibición a la enseñanza de los temas de identidad de género en establecimientos educativos es quizás el más complicado porque es donde ambas iniciativas de ley -la “conservadora” y la “progresista”- chocan de frente.  Y es en este punto donde ambos grupos de ponentes amenazan nuestra libertad de consciencia:

  1. Al buscar prohibir legalmente el matrimonio entre personas del mismo sexo, se corre el riesgo de criminalizar a un grupo de personas con preferencias diferentes a las de la mayoría de la población. Sin embargo…el otro grupo, en encabezado por Sandra Morán, propone la legalización de “uniones civiles” -uniones que ya ocurren de hecho- que les permita proteger temas patrimoniales a las parejas que entren este tipo de arreglo -un sencillo contrato legal entre dos partes donde se acuerde la distribución de activos puede ser suficiente-.  Aquí el problema es que la agenda no va a terminar en una formalización de uniones civiles limitadas a proteger herencias y activos, sino que es simplemente el primer paso que para avanzar en adopciones de niños por parte de parejas homosexuales e incluso, el instrumentalizar a mujeres y niños cual mercancías a través del alquiler de vientres para la procreación de niños.  Esto termina siendo deshumanizante y pone en riesgo el desarrollo normal psicológico y social de los niños, algo ampliamente comprobado por diversos estudios.  El tema de fondo en esta situación no es la legalización o prohibición legal de este tipo de uniones, sino el hecho de que hemos cedido al gobierno la potestad de normar qué es y qué no es un matrimonio.  Recordemos que el matrimonio civil es una institución relativamente moderna -de los siglos XVI y XVII- a pesar de que el matrimonio como tal -entre un hombre y una mujer, una vez y para siempre-, tiene su origen en Dios mismo y antecede cualquier disposición gubernamental. La pregunta clave entonces debe ser: ¿debe el gobierno normar la institución del matrimonio y meterse a definirlo?  No es una pregunta fácil de responder, pero queda evidente que la vía de la legislación positiva se ha quedado corta.
  2. En el tema educativo, nuevamente encontramos un choque entre ambas posturas y una amenaza a la libertad de consciencia de los padres de familia y los niños.  A pesar de que el artículo 73 de nuestra Constitución ya protege el rol y la autoridad que los padres de familia tienen sobre la educación para sus hijos, ambas iniciativas de ley pretenden darle al gobierno la autoridad de definir qué debe y que no debe enseñarse.  Una busca prohibir la enseñanza de acuerdo a la “ideología de género” en establecimientos educativos y la otra, a través de la criminalización del “acoso en base a orientación sexual” podría meter en problemas legales a instituciones educativas de orientación religiosa o incluso, a establecimientos por enseñar de manera científica la biología binaria del ser humano: hombres y mujeres.  Esto se amplía cuando la propuesta de ley progresista utiliza lenguaje como “homofobia” y “crimen de odio” para tipificar nuevos delitos sujetos a persecución legal.  Esto puede poner en aprieto a iglesias, organizaciones de carácter religioso y empleadores que por la naturaleza de su organización, se rijan por estándares morales de trabajo y conducta que no les permitan contratar a personas de orientación homosexual.  ¿Será sujeto de persecución penal el pastor, sacerdote o padre de familia que, en el libre ejercicio de su consciencia, enseñe de acuerdo a los dictados de su creencia religiosa que la homosexualidad es pecado? De aprobarse una iniciativa de ley como esta, se abre una caja de Pandora legal muy complicada.  Pero al final de cuentas, y lo más importante, es que se está pasando por encima del derecho a los padres de familia de educar a sus hijos de acuerdo al conjunto de principios y valores que ellos consideran mejores para su formación moral.  Esto es un grave atentado a la libertad de consciencia y una grave intromisión del gobierno en la intimidad familiar.
  3. En el tema del reconocimiento por parte del gobierno de “identidades de género” distintas al género biológico con el que una persona nació, abre otro inmenso grupo de problemas.  La ciudad de Nueva York ya habla de al menos 31 identidades de género “legalmente reconocidas”. ¿Se imaginan lo problemático que esto se puede volver? Esta “fluidez” en identidad puede traer consigo problemas de índole legal –si hoy me identifico como hombre y cometo un crimen, pero mañana me identifico como mujer, ¿quién cometió el crimen?-, fiscal –si hoy me identifico como mujer y mañana me identifico como gato, ¿es posible cobrar impuestos a un animal?e incluso, problemas de índole penal para aquellos que no estén de acuerdo con reconocer como ciertas personas eligen identificarse. Hoy la ley no prohibe a nadie de vestirse como desean o incluso comportarse de acuerdo a sus preferencias, sin embargo, debemos guardarnos de no criminalizar a aquellos que así deciden hacerlo y también de obligar a quienes no estamos de acuerdo con ese estilo de vida, a aceptarlo y sobre todo a normalizarlo.

El camino para la Iglesia en Guatemala no a través de las políticas públicas, aunque si alzar su voz profética cuando se atenta contra la dignidad y valor ineherentes de cualquier persona humana. C.S. Lewis ya nos advirtió sobre los peligros de este tipo de organización política de la Iglesia en su ensayo “Meditaciones sobre el Tercer Mandamiento”. La Iglesia tiene un claro llamado a la formación moral de sus miembros a través del evangelismo y el discipulado.  Las familias tienen la responsabilidad de la formación moral de los niños y niñas.  La confianza que tenemos como cristianos no está en hombres o en leyes desarrolladas o impuestas por los hombres.  Nuestra confianza está puesta en Dios, en Su diseño perfecto para la humanidad y en la esperanza que tenemos en la vida, obra, muerte, resurrección y ascención de Jesús en respuesta a nuestra rebelión contra ese diseño perfecto.

Es hora de buscar otro camino, un mejor camino.  Es hora de defender con más fuerza nuestras libertades y de asumir nuestra responsabilidad individual y familiar ante estos fuertes cambios culturales por los que atravesamos.  El odio y la criminalización no nos llevarán a puerto seguro.  La fe, la esperanza y el amor sí.  Recordemos que estamos tratando, independiente de ideologías, con personas, todas y cada una creadas a imagen y semejanza de Dios con dignidad innata y por ende, merecedoras de respeto y consideración.  Para nosotros como cristianos, especialmente en relación con aquellos que se oponen a nosotros, estamos llamados a amarles y eso implicará sacrificio, paciencia, disponibilidad de escuchar, de servir y de enseñar de manera firme, clara y llena de gracia la verdad de quién es Dios, quienes somos nosotros y cuál es la esperanza que nos sostiene.

La Belleza de la Religión Cristiana


dfcbbfa57127ab9882263a158b51a629“La religión no es el lugar en dónde el problema del egoísmo del hombre se resuelve automáticamente.  Al contrario, es allí en donde la batalla entre el orgullo humano y la gracia de Dios se da con más intensidad.  En tanto el orgullo humano gane la batalla, la religión puede y llega a convertirse en uno de los instrumentos de pecado en el hombre.  Pero, en tanto ese sea el lugar de encuentro dónde el “yo” se encuentre con Dios y pueda allí rendirse a algo que va más allá de su interés propio, la religión puede proveer la única posibilidad para la tan necesitada y tan rara liberación que necesitamos de nuestro común egoísmo.” (Reinhold Niebuhr)

¿Cuántas veces hemos escuchado a una persona evangélica definir el cristianismo como “una relación” y afirmar que “no es una religión”?  Esta es quizás una de las primeras cosas que muchos aprendimos y que se nos enseñaba para enfatizar el carácter personal de nuestra relación con Jesús y en cierta forma, presentar la posibilidad de liberarnos de las “cadenas” de la religiosidad o de los sistemas tradicionales de religión que conocíamos.  En el contexto evangélico latinoamericano, la palabra “religión” está casi prohibida y tiende a tener una connotación negativa.  A nuestra mente vienen imágenes de fariseos, saduceos y de todo aquello que, a primera vista, está mal con el cristianismo individualista que hoy se predica y enseña.

Sin embargo, vemos a través de las Escrituras, que el cristianismo no es únicamente esa relación personal con Dios a través del Espíritu Santo, sino que esa relación se vive y florece en su máxima expresión en el contexto de una comunidad muy específica diseñada por Dios para encarnar allí expresiones de Su gracia, amor y misericordia que son imposibles de encontrar en una relación con Él estrictamente vertical.  Esa comunidad es la iglesia local.  La Iglesia -el cuerpo místico de Cristo-, compuesta por todos los cristianos a través de todos los años y en todos los lugares del mundo, se manifiesta al mundo a través de cada iglesia local.  Encontramos iglesias en cada lugar donde se reúnen seguidores de Jesús a escuchar la Palabra de Dios y a ser ministrados a través de los sacramentos, concretamente, los sacramentos del bautismo y de la comunión (o Santa Cena, o eucaristía).

Es inescapable ver también cuánto del Nuevo Testamento está escrito para comunidades.  Pablo escribió a las iglesias en Roma, Corinto, Galacia, Éfeso, Filipos, Colosas y Tesalónica.  La carta a los Hebreos también va dirigida a una comunidad, así como la epístola universal de Santiago, las dos cartas de Pedro y 1 de Juan, sin contar los capítulos dedicados a mensajes a iglesias específicas que encontramos en Apocalipsis.  Las instrucciones que vemos en esos textos son imposibles de cumplir a menos que sean vividos en comunidad.  Es difícil “tolerarse los unos a los otros” si no hay a quién más tolerar o quién lo tolere a uno.  Jesús también nos coloca en una posición en la que se torna inescapable la vida en comunidad si es que queremos dar fiel testimonio de Él: 34Así que ahora les doy un nuevo mandamiento: ámense unos a otros. Tal como yo los he amado, ustedes deben amarse unos a otros. 35El amor que tengan unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos».” (Juan 13:34-35, NTV)

Todo esto ha ido tomando forma a lo largo de los siglos y se constituye en lo que hoy conocemos como la religión cristiana, una expresión de fe que gira alrededor de una comunidad de creyentes que comparten ideas y prácticas que les ayudan a acercarse y conocer más y mejor a Jesús.  Todos los que nos llamamos cristianos y formamos parte de una iglesia, participamos de esta hermosa vida religiosa y hemos heredado de quienes nos antecedieron al menos las siguientes cosas:

  1. Credos en Común: como cristianos, somos herederos de una serie de afirmaciones que en los primeros siglos del cristianismo ayudaron a defender la sana doctrina y la fe de herejías que tenían el potencial de distorsionar y hasta destruir la fe:
    1. El Credo de los Apóstoles
    2. El Credo de Nicea
    3. El Credo de Calcedonia
    4. El Credo de San Atanasio
  2. Una Liturgia: aunque nos cueste admitirlo y por más “moderna” o “relevante” que sea la iglesia a donde vamos, seguimos una liturgia cada vez que nos reunimos.  La liturgia varía de iglesia en iglesia pero al menos tenemos algunos de estos elementos:
    1. Oración
    2. Alabanza
    3. Tiempo de ofrenda/diezmo
    4. Prédica/Sermón/Homilía
    5. Oración
    6. Alabanza
  3. Sacramentos: Aunque el énfasis e importancia que le demos a cada uno también varía entre iglesias y denominaciones, todos los cristianos alrededor del mundo y en todas las denominaciones observan como mínimo 2 sacramentos:
    1. Bautismo
    2. Comunión/Santa Cena/Eucaristía
  4. Doctrina: Ya sea de manera explícita o quizás implícita, todas las iglesias adoptan una línea doctrinal particular adherida a alguna denominación histórica o construida a partir de elementos de varias denominaciones o incluso que parte de la visión personal del liderazgo de la congregación.

La combinación de estos 4 elementos nos coloca dentro del contexto de una religión y ESO ES BUENO.  Contrario a los prejuicios anti-religión que hoy prevalecen dentro de la iglesia evangélica y que son aún más fuertes fuera del contexto cristiano, afirmar que tenemos y formamos parte de una religión es algo bueno. ¿Por qué?

  1. Es bueno porque nos une con otros cristianos a través de diferencias geográficas, culturales, idiomáticas e incluso históricas.  Nos da una historia común.
  2. Nos ayuda a crecer espiritualmente de una manera consistente, disciplinada y con la oportunidad de aprender de aquellos que nos han precedido.
  3. Nos coloca en el contexto de una comunidad local en donde podemos apoyarnos, a la que podemos servir, en donde somos instruidos, fortalecidos y enviados a servir a los demás.
  4. Nos empuja a salir de nuestro individualismo y nos abre a la consideración del otro y ver en los demás a personas creadas a la imagen y semejanza de Dios que tienen dignidad y valor propio que se desprende de ser portadores de esa imagen.

Al ser justificados individualmente por Dios y Su gracia a través de la fe en Jesús y el poder regenerativo del Espíritu Santo, nacemos de nuevo a una familia de creyentes en dónde nuestro proceso de discipulado y santificación inicia y progresa hasta el día que seamos todos reunidos de vuelta con el Padre por toda la eternidad.  No fuimos hechos para vivir como islas en una relación estrictamente vertical con Dios, sino a extendernos horizontalmente hacia los demás y experimentar de esa manera encarnada y sacrificial, las más altas expresiones del amor, misericordia y la gracia de Dios.

El mundo afuera necesita algo mejor que el aislamiento y el individualismo que está arrancando la esperanza de tantos corazones y dejándolos vacíos y desconectados.  La iglesia está llamada a ofrecer algo mejor, a ofrecer una comunidad y un sentido de estabilidad a través de la consistencia en la enseñanza, práctica y vivencia de la fe que hemos heredado y que estamos llamados a heredar a las futuras generaciones.  Es allí donde muchos se encontrarán cara a cara con Jesús.

 

La Reforma que sigue pendiente 499 después


05c69f81cffdecc4353988c0830f7425Este próximo 31 de octubre se marcan 499 años del día cuando un valiente monje agustino, convencido de que podía desde adentro traer los cambios a la institución a la que había dedicado su vida que la hicieran más fiel a su llamado original y al mensaje que busca transmitir, enseñar y defender.

En aquella iglesia en Wittenberg, Martín Lutero clavó sus 95 tesis con un objetivo: hacer públicas sus ideas para poder debatirlas y buscar los cambios que en ese momento tan complejo de la historia, la Iglesia –como institución universal- necesitaba. Su intención no era crear una nueva iglesia o denominación. Lutero creía que Roma no estaba enterada de lo que Tetzel estaba haciendo con la venta de indulgencias y eso le indignó y por eso alzó la mano. Lo que sucedió ese día tomó la fuerza de una pequeña bola de nieve rodando en la cima del Everest y creó una avalancha que fue imposible detener. Si bien se marca el comienzo de la Reforma el 31 de octubre de 1517, quizás fue el día que finalizó la Dieta de Wörms -17 de abril 1521-, que marcó el cisma y trazó la ruta que el protestantismo siguió hasta nuestros días, casi 500 años después.

De allí para acá el escenario es muy distinto. El cristianismo –católico, protestante y ortodoxo- tiene alcance global y las relaciones entre estas tres grandes expresiones de la fe son más amigables. Existe un espíritu de colaboración por causas comunes como la dignidad de la persona humana, la defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural y de la familia y el matrimonio. Además, doctrinalmente el espacio de diálogo es más abierto y sano. Documentos como la Declaración Conjunta sobre la Doctrina de la Justificación –firmada en 1999 por el Vaticano y el liderazgo Luterano de Alemania- muestran esa voluntad entre la Iglesia Católica y algunos grupos protestantes como los Luteranos, de encontrar puntos en común e intentar cerrar heridas antiguas. Por supuesto, hay aún muchos temas de fondo que hace falta dialogar y hemos de aceptar que en varios va a ser muy difícil llegar a acuerdos o posiciones comunes. En eso, hemos de confiar en la gracia de Dios y Su guía a través del Espíritu Santo. Sin embargo, no son esos puntos pendientes los que quiero tratar en este artículo.

Cuando Lutero clavó sus 95 Tesis, su primer enunciado reza lo siguiente: “1. Cuando nuestro señor y maestro Jesucristo dijo “haced penitencia”, quiso decir que toda la vida de los fieles fuese penitencia.” En este contexto, para Lutero la palabra “penitencia” significa “arrepentimiento”, por lo que para él, la distintiva principal de la vida cristiana es el arrepentimiento continuo [1], lo que implica reconocer los pecados y volver continuamente a la Cruz para recibir perdón y esperanza.

De ese anhelo central de Lutero que debía ser la guía para la Iglesia que él buscaba reformar, poco queda dentro del protestantismo del siglo 21. Nunca fue tan cierto y tan necesario tomar en serio el viejo adagio de los primeros reformadores: “Ecclesia reformata semper reformanda et secundum verbum Dei” –“Iglesia reformada, siempre reformándose, y de acuerdo a la palabra de Dios.” Vivimos en una época en donde el espíritu de la Reforma se ha diluido en la cultura del entretenimiento, donde la doctrina se sacrifica en aras de la “relevancia”, donde se llenan las conferencias de “liderazgo” y nunca se realizan conferencias de “servicio” y dónde el Evangelio de Jesucristo ha sido sustituido por el engaño del falso “Evangelio de la Prosperidad”.

Han pasado 499 años y la Reforma es más necesaria que nunca…pero no para dividir, sino para que la Iglesia Protestante…la Iglesia Evangélica, se reencuentre con aquellas 5 grandes ideas que le dan su razón de ser y el mensaje que se ha de predicar:

  1. Sola Scriptura: La centralidad de la Biblia como Palabra inspirada, inerrante e infalible de Dios como máxima autoridad y guía para la fe y vida cristiana. No podemos seguir reduciendo la Biblia a tweets y memes de versículos sacados fuera de contexto.
  2. Solus Christus: La centralidad de la Persona, vida, obra, sacrificio, resurrección y ascensión de Jesús como foco central de la vida y enseñanza cristiana. Debemos cuidarnos de la cultura de “celebridades” cristianas, de nuestra obsesión por el liderazgo y de crear “magisterios paralelos” colocando a pastores, predicadores o autores por encima de Jesús.
  3. Sola Fide: Nuestra salvación es únicamente a través de la fe. El moralismo y legalismo que busca agregar a nuestra fe cualquier obra o coartar la libertad y responsabilidad de cada cristiano es contrario al Evangelio.
  4. Sola Gratia: Nuestra salvación es únicamente a través de la gracia, expresada a través del sacrificio de Jesús en la Cruz, cuando murió en nuestro lugar para pagar el precio por nuestros pecados.
  5. Soli Deo Gloria: Como cristianos, vivimos para la gloria de Dios. Nuestras vidas han de reflejar gratitud a Dios, adoración genuina hacia Él y evitar la búsqueda de gloria personal y medir el “éxito” de la iglesia usando los mismos criterios con los que se mide el éxito de una empresa u organización humana cualquiera.

Poco a poco se ven luces dentro del movimiento evangélico de Guatemala que buscan retomar la asignatura pendiente de la Reforma en nuestro país. Tenemos una gran tarea por delante, pero confiamos en la gracia y soberanía de Dios para ver un nuevo, más brillante y glorioso amanecer. En palabras de los reformadores del siglo XVI: “Post tenebras, lux” – “Después de las tinieblas, luz”.

Si hemos de impactar Guatemala de una manera que nos ayude a echar raíces profundas de fe, esperanza, libertad y amor, como evangélicos tenemos la ardua tarea de empezar a hacer esto en casa. ¡Ánimo, Dios ha estado, está y estará con nosotros en esto!

[1] Mateo 4:17

¡Maranatha! La esperanza olvidada…


maranatha-watermarkEstamos iniciando Semana Santa en este 2016.  Mañana miércoles arranca de manera oficial el descanso para la gran mayoría de personas que tienen la oportunidad de tomarse dos días y medio y descansar, participar de las actividades religiosas de la época o salir de viaje a algún destino turístico doméstico o extranjero.

Al mismo tiempo, y de manera paradójica, leemos de terribles acontecimientos que suceden a nuestro alrededor.  El crimen y corrupción diarios que nos afectan aquí en Guatemala, el terrorismo del Estado Islámico que está pegando fuerte en Europa y los pequeños problemas del día a día nos van desgastando y nos van pintando un panorama futuro que, lejos de ser motivador, pareciera jalarnos cada vez más profundo en un hoyo negro de desesperanza.

Como cristianos, somos herederos y a la vez, heraldos de esperanza. Nuestra fe está hecha para ser proclamada.  Anunciamos una gran noticia -el Evangelio- y pregonamos una gran esperanza -la Vida Eterna-.  Lamentablemente, y más en los últimos tiempos, hemos cambiado ese anuncio.  Hemos reducido el Evangelio a un mero recetario de tips para una vida mejor -aquí y ahora- y nuestra esperanza anclada en cuántas etiquetas de #blessed podamos escribir en nuestras redes sociales o el nivel de “liderazgo” o “influencia” podamos alcanzar en nuestra vida.  Vemos las tragedias a nuestro alrededor y pedimos al “mesías” gobierno que nos rescate y colocamos nuestra esperanza en un nuevo líder, una nueva campaña, un nuevo movimiento social.

Nuestra pobre eclesiología -derivada de un entendimiento de Jesús empobrecido y alejado de la historia y ortodoxia de la Iglesia- ha llevado a que perdamos el sentido encarnado y comunitario de la comunidad de fe que se reúne a recordar y a anunciar la esperanza del Evangelio.  Abandonamos la iglesia a favor de una pantalla, abandonamos la vida sacramental en favor de la conveniencia y hemos dejado que la cultura dicte la manera en que proclamamos el Mensaje…sustituyéndolo por motivación, culpa y semana tras semana de anécdotas personales desconectadas de la narrativa bíblica.

Pero no todo está perdido.  Dispersada a lo largo de varios pasajes del Nuevo Testamento, encontramos una idea que muchas veces pasamos de largo pero que encierra en sí misma el corazón de la esperanza cristiana: Maranatha. ¿Qué significa esta pequeña palabra tan llena de significado?

La definición de MIAPIC (Ministerio de Apologética Cristiana) la define así:

La palabra Maranatha no es una palabra Griega (“marán athá”) sino una transliteración de la palabra Aramea “mâran’athâ’” la cual ha sido traducida como: “[nuestro] Señor ha venido [viene]” o “[nuestro] Señor es el signo.” También es posible dividir la palabra “mâranâ’thâ” cambiándola a la frase en imperativo “(nuestro) Señor, ¡ven!”

Esta expresión solamente aparece en 1ª Corintios 16:22 y parece ser que era usada como un saludo recordatorio con relación a la Segunda Venida del Señor:

  • Filipenses 4:5: “Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.”2
  • Santiago 5:8: “Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca.” (Ver también Apocalipsis 1:7).

En estos dos versículos —de autores diferentes— se nos muestra la eminente venida del Señor; y vemos, particularmente en el versículo de Santiago, que el Cristiano no debe perder la paciencia frente a las adversidades sino que ha de fortalecer su corazón con la venida del Señor.

La esperanza cristiana descansa en la promesa del regreso del Señor Jesús.  Como cristianos afirmamos que Dios el Hijo (la Segunda Persona de la Trinidad) tomó forma de hombre (Juan 1, Filipenses 2) y a través de Su vida en la Tierra sin pecado y Su sacrificio propiciatorio en la Cruz, satisfizo la ira de Dios por el pecado de toda la humanidad.  Porque Jesús es Dios, la muerte no pudo retenerlo y tres días después de haber muerto, Él resucitó de entre los muertos, derrotando una vez y para siempre al diablo, el pecado y la muerte.  Cuarenta días después de haber resucitado, Jesús ascendió a los cielos y mientras subía, el ángel del Señor le recordó a Sus discípulos:

“11«Hombres de Galilea —les dijeron—, ¿por qué están aquí parados, mirando al cielo? Jesús fue tomado de entre ustedes y llevado al cielo, ¡pero un día volverá del cielo de la misma manera en que lo vieron irse!».” (Hechos 1:11, NTV)
La vida cristiana toda debe girar alrededor de esta promesa.  ¡Jesús va a regresar! En Navidad, los cristianos en el mundo recuerdan la Encarnación, el momento definitivo en que Dios entra en la historia de la humanidad para reconciliarnos de vuelta con el Padre (Colosenses 1).  Durante Semana Santa recordamos el sacrificio de Jesús en la Cruz y Su Resurrección.  En medio de todo esto, la Iglesia tiene la oportunidad de semanalmente recordar y anunciar.  Recordar que Jesús vino a morir por nuestros pecados y que resucitó, y a la vez, anunciar que regresará:
23Pues yo les transmito lo que recibí del Señor mismo. La noche en que fue traicionado, el Señor Jesús tomó pan 24y dio gracias a Dios por ese pan. Luego lo partió en trozos y dijo:«Esto es mi cuerpo, el cual es entregado por ustedes. Hagan esto en memoria de mí». 25De la misma manera, tomó en sus manos la copa de vino después de la cena, y dijo: «Esta copa es el nuevo pacto entre Dios y su pueblo, un acuerdo confirmado con mi sangre. Hagan esto en memoria de mí todas las veces que la beban». 26Pues, cada vez que coman este pan y beban de esta copa, anuncian la muerte del Señor hasta que él vuelva. (1 Corintios 11:23-26, NTV
La Biblia termina clamando por el pronto regreso de Jesús:
20Aquel que es el testigo fiel de todas esas cosas dice: «¡Sí, yo vengo pronto!».
¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús!
21Que la gracia del Señor Jesús sea con el pueblo santo de Dios. (Apocalipsis 22:20-21, NTV)
Como cristianos, ¿dónde estamos poniendo nuestra esperanza? La pésima lectura apocalíptica de los últimos 20 años, han causado que le tengamos miedo al estudio de la escatología.  Las constantes discusiones entre las distintas corrientes de pensamiento escatológicos confunden más de lo que construyen y generalmente, terminan frustrando a los creyentes  La obsesión de cómo, cuándo y dónde serán los “últimos tiempos” ha nublado nuestra visión de la realidad objetiva más importante acerca de esto: ¡Jesús viene! Y no solamente que viene….¡Jesús viene y ESO ES BUENO! El regreso de Jesús no es una tragedia.  El mundo no se acaba…es mundo se restaura.  La paz que anhelamos se transformará en el verdadero shalom de Dios y todo, todo, todo, estará verdadera y eternamente bien.  Pero de todo eso, lo más importante es que Él estará con nosotros:
3Oí una fuerte voz que salía del trono y decía: «¡Miren, el hogar de Dios ahora está entre su pueblo! Él vivirá con ellos, y ellos serán su pueblo. Dios mismo estará con ellos. 4Él les secará toda lágrima de los ojos, y no habrá más muerte ni tristeza ni llanto ni dolor. Todas esas cosas ya no existirán más». (Apocalipsis 21:3-4, NTV)
3Ya no habrá más maldición sobre ninguna cosa, porque allí estará el trono de Dios y del Cordero, y sus siervos lo adorarán.4Verán su rostro y tendrán su nombre escrito en la frente. 5Allí no existirá la noche —no habrá necesidad de la luz de lámparas ni del sol— porque el Señor Dios brillará sobre ellos. Y ellos reinarán por siempre y para siempre. (Apocalipsis 22:3-5, NTV)
Anhelar el retorno de Jesús no es escapismo.  Anhelar el retorno de Jesús, especialmente cuando vemos cara a cara la tragedia, es lanzarnos en fe hacia la esperanza, hacia el futuro.  Cuando todo a nuestro alrededor apunta a la destrucción y la desesperanza, la fe nos apunta a la restauración, hacia la oportunidad, hacia la esperanza…y a una esperanza que no está restringida al orden temporal, a la decadencia, al deterioro….es una esperanza eterna, objetiva y más tangible de lo que nos podemos imaginar.
Esta Semana Santa hablemos de esperanza, de la esperanza que hay en Jesús.  Sentémonos  alrededor de la mesa con un pedazo de pan y una copa de vino y recordemos Su muerte, resurrección y ascensión…y no dejemos de anunciar con alegría Su retorno.
Los dejo con una canción vieja que nos ayuda a tener en mente que como Iglesia, como cristianos, debemos anhelar y pedir por el pronto retorno de nuestro Señor a la Tierra:

BBQ Challenge 2016: Evidencia de la Gracia


1609904_1715945731952662_3171961069518839283_n

Foto: Facebook BBQ Challenge

Hoy tuve la oportunidad de ir con mi hermano al BBQ Challenge 2016 organizado por el Club Rotario en Ciudad de Guatemala.  Por sexto año consecutivo, con el objetivo de recaudar fondos para sus diversas obras sociales, los Rotarios han reunido a más de 40 equipos de parrilleros amateur, conformado por familiares y amigos entusiastas de la parrilla, a que puedan dar a conocer su talento culinario y proveer a los asistentes de una experiencia familiar deliciosa y por demás agradable.

El BBQ Challenge de este año abrió mis ojos a una nueva manifestación de la gracia de Dios, una que nos debe abrir los ojos sobre la posibilidad real de ver en nuestras iglesias algo de lo que todos hablamos y que la gran mayoría de las veces, nos deja con nuestras expectativas cortas.  El BBQ Challenge hoy me reflejó la posibilidad real de hacer, tener, experimentar y compartir en una comunidad orgánica, genuina y libre.

Varias cosas suceden en un BBQ Challenge a las que hoy pude poner atención:

  1. Vemos a grupos de familias y amigos que pagan para poder tener la oportunidad de servir a otros a través de hacer su máximo y mejor esfuerzo en preparar los platillos con los que buscan agradar y sorprender a los comensales que llegamos.
  2. Vemos a familias completas, amigos y personas de todas las edades compartir en el caótico orden espontáneo de ir de puesto en puesto degustando, respetándose los unos a los otros, esperando turno -sin que nadie se los diga u ordene- y cediendo lugar de manera natural, fluida, orgánica.
  3. Sobre todo, vemos que el BBQ Challenge nos hace capaz de reunirnos en un ambiente de alegría, paz y del simple disfrute de la buena comida, bebida y compañía.  El BBQ Challenge nos reúne alrededor de un punto focal muy importante para nuestra vida, nos reúne alrededor de la mesa.

Como cristianos, alrededor del mundo, la mesa del Señor ha sido -y debe seguir siendo- el

12794610_1715945745285994_7712374634844911795_n

Foto: Facebook BBQ Challenge

punto focal que nos une como comunidad y que nos mueve a fortalecer nuestra vida en comunidad con gozo y alegría.  La mesa del Señor nos afianza en un hecho histórico concreto que es el punto central de nuestra fe y la restauración de nuestras vidas: la Cruz.  La mesa del Señor también nos catapulta en fe hacia el futuro, hacia el retorno del Señor, hacia la restauración de todas las cosas, hacia la vida eterna.

Si el BBQ Challenge nos ayuda a recordar el poder de reunirnos a celebrar la gracia de la buena comida, bebida y compañía, nuestra fe nos permite unirnos como comunidad alrededor del espíritu genuino de celebración.  Josef Pieper, en su ensayo acerca del “Ocio y la Vida Intelectual” nos lo plantea de esta manera:

El alma del ocio, puede decirse, descansa en la “celebración”. La celebración es el punto en donde los tres elementos del ocio emergen juntos: la calma y relajación, la sencillez y su superioridad a toda y cualquier actividad funcional.  

Pero si la “celebración” es el corazón del ocio, entonces el ocio solo puede ser posible e incluso justificable sobre la misma base que un banquete de celebración: la adoración divina.

No existe tal cosa como un banquete “sin los dioses”- sea este un carnaval o una boda.  No existe fiesta alguna que no derive en última instancia su vida de la adoración divina y que no obtenga su vitalidad de esa misma adoración divina.”

Celebrar, en última instancia, es el punto más alto de nuestro reconocimiento de las evidencias de la gracia de Dios en nuestra vida.  Cuando nuestra celebración -de un cumpleaños, de una boda, de Semana Santa, de un hito importante en la vida, de Navidad, etc.- nos orienta de manera orgánica y genuina a ver hacia arriba, entonces nuestros ojos nos permiten contemplar la hermosura de Dios y literalmente “probar” que Él es bueno.

Que nos inspire lo que sucedió en la vida de las personas que compartieron la mesa con el Señor: los discípulos en la Última Cena, los dos discípulos en el camino a Emaús, el desayuno con Pedro y los otros discípulos a la orilla de la playa.  El Salmo 23 y el libro de Apocalipsis nos recuerdan también que estamos invitados a celebrar alrededor de la mesa con Jesús.

Como cristianos, familias e iglesias, necesitamos abrir los ojos a la simpleza de la comunidad orgánica reunida para celebrar las evidencias de la gracia de Dios con buena comida, bebida y compañía.  Estamos llamados a servirnos los unos a los otros y si algo nos enseña el BBQ Challenge, es que esto es verdaderamente posible.

¡Gracias a los Rotarios y a todos los equipos que hoy pusieron a nuestro servicio su increíble talento culinario! ¡Gracias por enseñarme lecciones tan valiosas! ¡Gracias por haber reflejado -de manera consciente o inconsciente- algo de la gracia de Dios sobre la vida de todos los que hoy estuvimos allí!

Hora de Arremangarse


el-hombre-arremanga-las-mangas-39492532

Se libró una dura batalla hace casi dos semanas en los medios de comunicación masiva, redes sociales, el Congreso de la República y seguramente, mientras familiares y/o amigos discutían con un café la polémica generada por la Ley Nacional de la Juventud. Se logró una victoria parcial para quienes nos oponemos a ella luego de que la ley fuera enviada a discusión a una comisión de trabajo por 30 días, una manera, según algunos expertos, de condenar este proyecto a ser engavetado…pero no cantemos victoria.

Ahora viene el desafío más grande. El clamor en contra de la ley usó como argumento principal la prerrogativa exclusiva de los padres a la educación de los hijos menores de edad e incluso, se usó como respaldo el Artículo 73 de la Constitución Política de la República. Quienes apoyan el proyecto argumentan de la ignorancia de los padres de familia e ignoran el papel fundamental que las asociaciones intermedias privadas (como la Iglesia) juegan en este proceso educativo y subsidiario (en el sentido de estar cerca del problema y por ende, tener mejores herramientas y argumentos para solucionarlo).

La Alianza Evangélica se pronunció de una manera muy clara en contra de este proyecto de ley y con ello, intentó definir la postura evangélica alrededor de estos temas. Sin embargo, es preocupante la ausencia de líderes cristianos e iglesias locales que estuvieran dispuestas a arriesgar su nombre y reputación a favor de los jóvenes de sus iglesias y comunidades. No los vimos en los medios, escribiendo, hablando en la radio.

Jesús nos dijo que “no hay amor más grande que el dar la vida por los amigos” (Juan 15:13) y todos sabemos que Él vivió esto de la manera más literal, trascendiendo toda retórica. Este estilo de vida de amor sacrificial se fortalece cuando la iglesia local y su liderazgo, en complicidad con las familias de las que se conforma, trabajan juntos para alcanzar el fin que nos indica Efesios 4:11-13. La iglesia tiene el papel de preparar y cada uno de nosotros como miembros y familias, tenemos la responsabilidad de asimilar y vivir esa preparación para dar testimonio al mundo de la verdad, relevancia y sensatez de la Palabra de Dios.   Esto requiere amor sacrificial de ambas partes. Disposición de parte del liderazgo de la iglesia de volcarse en servicio de las familias y disposición de parte de cada familia de transmitir y formar a los niños y niñas bajo estos preceptos (Deuteronomio 6:4-9).

Como padre de familia, asumo el compromiso de vivir sacrificialmente a favor de mis hijas para enseñarles el camino correcto en estos asuntos para que vivan sin vergüenza y con esperanza, de manera libre y responsable, la vida que Dios diseñó para ellas.

¡Es hora de arremangarse las mangas iglesia! ¡Es hora de pronunciarse y arriesgar el nombre propio a favor de los y las jóvenes de nuestras iglesias y comunidades inmediatas y con eso, glorificar verdaderamente el nombre de Dios! ¡Es hora de trabajar en complicidad con cada familia que se congrega para transformar el futuro de nuestra nación a partir de la bendita herencia que son los hijos de parte de Dios (Salmo 127:3-5).

(Esta columna fue originalmente escrita para la edición del 21 de febrero de 2016 de Actitud News en su sección de opinión.)

Post Data:

Quiero agradecer de manera muy especial a Vivian Vásquez por su invaluable aporte y consejo en ayudarme a temperar y a reorientar el tono de este artículo hacia el llamado a la responsabilidad, la colaboración y la propuesta. (Proverbios 27:17)