San Valentín


stvalSe acerca un nuevo 14 de febrero, hoy conocido como el “Día del Amor y la Amistad”, pero también aún se le sigue llamando al día por su nombre original, el “Día de San Valentín”.  Normalmente, asociamos el día con el amor romántico, las rosas, chocolates y nunca faltan las tradicionales imágenes de Cupido (palabra en latín que significa “deseo”), el mítico personaje de la mitología romana -en la mitología griega conocido como Eros– a quién se le conocía como el dios del amor y la atracción sexual.

Sin embargo, ¿por qué San Valentín? ¿De dónde sale este nombre tan peculiar para esta celebración que se ha vuelto en comercialmente muy importante a lo largo de los años? ¿Existió un San Valentín? ¿Cuándo? ¿Quién era? ¿Qué hizo?

La respuesta es .  San Valentín fue una persona real y la razón porque se celebra el Día de San Valentín el 14 de febrero, es porque fue un 14 de febrero entre los años 269 y 280 después de Cristo que murió como mártir en Roma.  ¿Por qué murió? La tradición nos cuenta que San Valentín se dedicaba a evangelizar en Roma y a casar a parejas cristianas en medio de la persecución iniciada durante el gobierno del emperador Claudio II.  Valentín incluso tuvo la osadía de evangelizar al emperador y fue después de ese intento que fue condenado a ser vapuleado y posteriormente decapitado por no renunciar a su fe.  La tradición también cuenta que el día de su ejecución el entregó una nota firmada “tu Valentín” a una niña que recibió de parte suya un milagro de sanidad.  De allí para adelante, todo es historia.

Aunque no podemos conectar a San Valentín de manera directa con la celebración del día del cariño a como hoy lo conocemos y vivimos, vemos en lo poco que podemos saber de su vida, una vida dedicada a mostrar el verdadero amor, el amor de Dios tal cual lo conocemos y lo vemos descrito en la Biblia:

  • 9»Yo los he amado a ustedes tanto como el Padre me ha amado a mí. Permanezcan en mi amor. 10Cuando obedecen mis mandamientos, permanecen en mi amor, así como yo obedezco los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. 11Les he dicho estas cosas para que se llenen de mi gozo; así es, desbordarán de gozo. 12Este es mi mandamiento: ámense unos a otros de la misma manera en que yo los he amado. 13No hay un amor más grande que el dar la vida por los amigos. 14Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando. 15Ya no los llamo esclavos, porque el amo no confía sus asuntos a los esclavos. Ustedes ahora son mis amigos, porque les he contado todo lo que el Padre me dijo. 16Ustedes no me eligieron a mí, yo los elegí a ustedes. Les encargué que vayan y produzcan frutos duraderos, así el Padre les dará todo lo que pidan en mi nombre.17Este es mi mandato: ámense unos a otros. (Juan 15:9-17, NTV)
  • 7Queridos amigos, sigamos amándonos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es un hijo de Dios y conoce a Dios; 8pero el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.
    9Dios mostró cuánto nos ama al enviar a su único Hijo al mundo, para que tengamos vida eterna por medio de él. 10En esto consiste el amor verdadero: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como sacrificio para quitar nuestros pecados.
    11Queridos amigos, ya que Dios nos amó tanto, sin duda nosotros también debemos amarnos unos a otros. 12Nadie jamás ha visto a Dios; pero si nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros y su amor llega a la máxima expresión en nosotros.
    13Y Dios nos ha dado su Espíritu como prueba de que vivimos en él y él en nosotros. 14Además, hemos visto con nuestros propios ojos y ahora damos testimonio de que el Padre envió a su Hijo para que fuera el Salvador del mundo. 15Todos los que confiesan que Jesús es el Hijo de Dios, Dios vive en ellos y ellos en Dios. 16Nosotros sabemos cuánto nos ama Dios y hemos puesto nuestra confianza en su amor.
    Dios es amor, y todos los que viven en amor viven en Dios y Dios vive en ellos; 17y al vivir en Dios, nuestro amor crece hasta hacerse perfecto. Por lo tanto, no tendremos temor en el día del juicio, sino que podremos estar ante Dios con confianza, porque vivimos como vivió Jesús en este mundo.
    18En esa clase de amor no hay temor, porque el amor perfecto expulsa todo temor. Si tenemos miedo es por temor al castigo, y esto muestra que no hemos experimentado plenamente el perfecto amor de Dios. 19Nos amamos unos a otros, porque él nos amó primero.
    20Si alguien dice: «Amo a Dios» pero odia a un hermano en Cristo, esa persona es mentirosa pues, si no amamos a quienes podemos ver, ¿cómo vamos a amar a Dios, a quien no podemos ver? 21Y él nos ha dado el siguiente mandato: los que aman a Dios amen también a sus hermanos en Cristo. (1 Juan 4:7-21, NTV)

San Valentín amó primero y se entregó a sí mismo por amor de aquellos a quienes Jesús amó y por quienes Jesús dio su vida.  Predicar el Evangelio es un acto de amor, más aún en medio de las despiadadas persecuciones romanas en contra de los cristianos.  Atreverse a oficiar las bodas de parejas cristianas es una declaración de esperanza en el sí al futuro que expresa el matrimonio cristiano y fe en la soberanía de Dios en medio de la incertidumbre que significa estar marcado para la muerte por causa de profesar una fe que con el paso del tiempo llegó, sin usar la fuerza, a derrocar el sistema que regía en aquel entonces.

Más allá del amor como sacrificio, como fantasía, como la engañosa reducción del mismo a puro deseo físico, San Valentín imitó a Jesús en su forma de expresar el amor, una forma que hoy es cada vez menos común: SACRIFICIO.

En una época confusa, en donde la palabra AMOR ha perdido todo su significado y profundidad, el sacrificio, el dar la vida por el otro, el donarse a sí mismo en favor de la persona amada, es quizás la evidencia más grande de la existencia de Dios que existe, el testimonio entre seres humanos de la belleza del Evangelio y la más clara demostración de fe que hay en la posibilidad de redención para seres imperfectos que aún así, por pura gracia, aprenden a imitar a Su hacedor y aman.  Esa es la lección de San Valentín.

Por San Valentín y su ejemplo de vida podemos afirmar que el verdadero amor ya ganó la batalla contra la mentira, la superficialidad y la mera sensualidad que hoy se nos vende.  Por la fe que nos mostró San Valentín, podemos confiar que el amor de Dios nunca cambia, que es para siempre y que es para aquellos que menos lo merecen, pero que en un despertar de humildad provocado por el Espíritu Santo, alzan la mirada al cielo y se dan cuenta de lo mucho que lo necesitan.

San Valentín amó porque entendió cuánto fue él amado primero y en respuesta a ese amor, el pudo hacer lo mismo.  Hoy, en este año, podemos redimir este y el resto de 14’s de febrero que queden y hacer lo mismo, una persona a la vez, y así, mostrarle al mundo la gloria, belleza y esperanza que hay en el amor de Dios.

Shakespeare y la Naturaleza Inamovible del Amor


el-buen-amor-con-nube-de-marc3adaSe acerca una fecha que para muchos es motivo de gran celebración, para otros es de mucho estrés y ansiedad, y para muchos otros incontables, una fecha de mucha nostalgia.  El día del cariño, o día de San Valentín –un santo cristiano de la antigüedad que se ocupaba de celebrar el amor y el matrimonio en medio de tiempos difíciles y de persecución– es un día cargado de emociones, de carreras y de deseos por que ese día o noche “sean perfectos”.  Es un buen deseo, sin embargo, en medio de lo que ese día representa para muchos, se nos puede llegar a escapar la naturaleza del amor genuino, el amor cristiano, el amor que viene de Dios.

Colosenses nos llama a buscar la unidad sobre la base del amor “que es el vínculo perfecto” (Colosenses 3:14), Efesios nos llama siempre a hablar entre nosotros “la verdad en amor” (Efesios 4:15), Jesús nos recordó que el amor más grande es estar dispuestos a sacrificar la vida por el otro (Juan 15:12-17) y Pablo nos recuerda que ese tipo de amor, el amor genuino, el amor cristiano, el amor que viene de Dios, “nunca deja de ser” (1 Corintios 13:1-8).

Curiosamente, ninguno de esos pasajes tiene por objeto tratar el amor de pareja (¡ni siquiera 1 de Corintios 13!), sin embargo nos sientan algunas bases que deben ayudarnos a reflexionar acerca de la manera en que vivimos nuestros sentimientos afectivos y aún de amor romántico.  Shakespeare, el gran dramaturgo británico, a mi criterio, toma algunos de estos conceptos y los traslada al ámbito del amor de pareja en su Soneto 116:

“Permitid que no admita impedimento
ante el enlace de las almas fieles
no es amor el amor que cambia siempre por momentos
o que a distanciarse en la distancia tiende.

El amor es igual que un faro imperturbable,
que ve las tempestades y nunca se estremece.
Es la estrella que guía la nave a la deriva,
de un valor ignorado, aún sabiendo su altura.

No es juguete del Tiempo, aun si rosados labios
o mejillas alcanza, la guadaña implacable.
Ni se altera con horas o semanas fugaces,
sino que aguanta y dura hasta el último abismo.

Si es error lo que digo y en mí puede probarse,
decid, que nunca he escrito, ni amó jamás el hombre.”

(original en inglés puede leerse aquí)

Shakespeare resalta que la cualidad más importante, la que define el amor entre un hombre y una mujer es su inamovilidad a pesar y en medio aún de las peores circunstancias, la confusión y/o la incertidumbre.

Este tipo de amor es humanamente imposible.  Sin embargo, es precisamente esa imposibilidad la que nos debe llenar de esperanza, ya que la única manera en que se puede llegar a expresar un amor de este tipo es si primero lo hemos recibido.  De esto se trata el Evangelio, del amor inamovible de Dios, del amor confiable de Dios, el amor que amó primero, aún cuando aquellos que eran objeto de su amor no se dieron cuenta o incluso, no lo querían.

“7Queridos amigos, sigamos amándonos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es un hijo de Dios y conoce a Dios; 8pero el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.
9Dios mostró cuánto nos ama al enviar a su único Hijo al mundo, para que tengamos vida eterna por medio de él. 10En esto consiste el amor verdadero: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como sacrificio para quitar nuestros pecados.
11Queridos amigos, ya que Dios nos amó tanto, sin duda nosotros también debemos amarnos unos a otros. 12Nadie jamás ha visto a Dios; pero si nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros y su amor llega a la máxima expresión en nosotros.
13Y Dios nos ha dado su Espíritu como prueba de que vivimos en él y él en nosotros. 14Además, hemos visto con nuestros propios ojos y ahora damos testimonio de que el Padre envió a su Hijo para que fuera el Salvador del mundo.15Todos los que confiesan que Jesús es el Hijo de Dios, Dios vive en ellos y ellos en Dios. 16Nosotros sabemos cuánto nos ama Dios y hemos puesto nuestra confianza en su amor.
Dios es amor, y todos los que viven en amor viven en Dios y Dios vive en ellos; 17y al vivir en Dios, nuestro amor crece hasta hacerse perfecto. Por lo tanto, no tendremos temor en el día del juicio, sino que podremos estar ante Dios con confianza, porque vivimos como vivió Jesús en este mundo.
18En esa clase de amor no hay temor, porque el amor perfecto expulsa todo temor. Si tenemos miedo es por temor al castigo, y esto muestra que no hemos experimentado plenamente el perfecto amor de Dios. 19Nos amamos unos a otros, porque él nos amó primero.
20Si alguien dice: «Amo a Dios» pero odia a un hermano en Cristo, esa persona es mentirosa pues, si no amamos a quienes podemos ver, ¿cómo vamos a amar a Dios, a quien no podemos ver? 21Y él nos ha dado el siguiente mandato: los que aman a Dios amen también a sus hermanos en Cristo.” (1 Juan 4:7-21, NTV)
Descansemos sobre esta inmensa verdad.  El amor genuino depende única y exclusivamente de la gracia de Dios, la gracia que fue, es y siempre será incondicional e irresistible.  Si aprendemos a ser amados así, podremos amar así.  Que la verdad del inamovible amor de Dios y la posibilidad del amor inamovible (aunque siempre imperfecto) entre personas, sustentado y facultado por la gracia de Dios, alivie nuestra ansiedad de anclar el amor que podamos sentir o que querramos expresar, a un “día del Cariño perfecto”.