Gobernando con Temor


Este año estuvo muy cerca el que mi fecha de cumpleaños pasara a la historia de Guatemala. Era 12 de mayo y se escucharon rumores de golpe de estado y miles de personas pedían en diferentes manifestaciones la renuncia de nuestro presidente constitucional. Hacía unos días atrás un abogado de buena reputación y trayectoria laboral y social había sido cobardemente asesinado. Inmediatamente después de su servicio fúnebre fue publicado en todos los medios de comunicación un video que el mismo abogado dejara grabado previo a su asesinato. En el video responsabilizaba de su muerte al presidente de la republica y a sus más íntimos allegados. Además de la acusación de homicidio, el ahora mártir y declarado héroe nacional por muchos por su valentía en accionar en contra de la corrupción arriesgando y sacrificando hasta su propia vida, culpaba al presidente y a sus colaboradores de robo, lavado de dinero, y narcotráfico, entre otros delitos. También instaba al pueblo guatemalteco a levantarse en contra del mandatario y su gobierno para así recuperar al país del estado de secuestro en el que se encuentra a merced de tiranos y ponerlo una vez más en las manos de guatemaltecos honrados, íntegros y trabajadores.

Obviamente cansado del clima de inseguridad y violencia exagerada, crecientes denuncias de corrupción e impunidad y un desacelere económico provocado entre otros factores por la poca capacidad de gobernabilidad del actual régimen político, el pueblo se encuentra ahora tratando de tomar acción y jura no permitir que la muerte de este ciudadano con buenas intenciones para la patria haya sido en vano. No se mucho de política y aspectos legales, pero si hipotéticamente llegara a pasar algo fuera de lo común y el pueblo pudiera ganar esta batalla en contra del acusado gobernante, me pregunto ¿que tan mejor podremos estar? Supongamos que esta situación abriera las puertas a un cambio de líderes en el gobierno de nuestro país, ¿podremos encontrar como nación sedienta de paz y justicia a los indicados y adecuados para generar el cambio y progreso anhelado? ¿Llegaremos a ver en un futuro cercano a dirigentes honrados, virtuosos, responsables, éticos, y moralmente íntegros al frente de nuestro país y con la responsabilidad de nuestro destino como nación en sus manos? Mas importante aun, ¿serán esas las cualidades que deberíamos estar buscando en nuestros líderes y serán estas suficientes? Read More