¿Por qué me opongo a una redefinición jurídica de la institución social del matrimonio en Guatemala?


Escribo esto, después de dos días de gran reflexión, y después de una montaña rusa de emociones y sentimientos. Gracias a todos aquellos que se han tomado el tiempo de escribirme, de enviarme artículos, de llamarme, con el fin de poder entender lo que para nosotros, los guatemaltecos que creemos en el matrimonio, significa la decisión que tomo la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, con respecto a la redefinición del matrimonio.

¿Por qué me opongo a una redefinición jurídica de la institución social del matrimonio en Guatemala?

El matrimonio es una institución natural que antecede al Estado, y como tal, no es una realidad social que cambia y evoluciona al libre sentir de las personas, ni es potestad del Estado definir qué se entiende por matrimonio. Las normas sobre el surgimiento de la familia, como lo son el matrimonio, han sido producto de un surgimiento espontáneo y desarrollo del matrimonio como institución natural, que ha existido siempre independientemente del Estado. El Estado no es el poder que creó la institución del matrimonio, ni son sus leyes las que determinan su naturaleza.

Históricamente, en Guatemala los cuatro Códigos Civiles que han regido nuestro ordenamiento jurídico, han definido el matrimonio como uno entre un hombre y una mujer, y el propósito de protección y reconocimiento del mismo ha sido siempre y especialmente porque a partir de él se establece la familia, y de ella la subsistencia del Estado. La diferencia de sexos en el matrimonio, es uno de los elementos esenciales, interpretando a la institución junto con sus fines, la potencialidad de la pareja de continuar con la preservación de la especie humana. El pretender despojarla de estos fines, desnaturalizaría el propósito de la existencia del matrimonio. Si bien es cierto, no todas las uniones de matrimonio traen como consecuencia la procreación, todas las uniones entre un hombre y una mujer tienen el potencial de hacerlo.

El argumento principal de los proponentes del matrimonio homosexual es la existencia de una discriminación al no tener igualdad de derecho de que la unión se equipare a un matrimonio. En este caso, considero que no existe tal discriminación ya que las consideraciones hechas en cuanto a la naturaleza y finalidades de la institución justifican el mantenimiento de la normativa tal y como nuestro Código Civil la mantiene. La igualdad ante la ley no significa que no se excluyan a unos de lo que se otorga en igualdad de condiciones a otros. En igualdad de condiciones, tanto hombres como mujeres tienen derecho a acceder a la institución del matrimonio, cumpliendo con los requisitos objetivos y razonables impuestos por la institución, no existe impedimento alguno para hacerlo. Las personas que practican la homosexualidad tienen igual dignidad como personas que el resto, pero ello no implica admitir que se equipare el matrimonio como institución a una relación homosexual, ya que como se ha expuesto anteriormente, desnaturalizaría la institución y desvirtuaría la finalidad de la misma.

El matrimonio como institución natural, que antecede al Estado, ha tenido históricamente elementos que la han consolidado como el fundamento esencial para la convivencia en sociedad y el desarrollo integral de la persona. El redefinir la institución traería consecuencias catastróficas para la vida en sociedad ya que si se hace de acuerdo con las tendencias legislativas mundiales, se estaría despojando la protección a los elementos esenciales que componen el matrimonio y por lo tanto se estaría desnaturalizando la institución como la conocemos aún hoy.

Al redefinir el matrimonio, no se estaría simplemente modificando la institución, sino se estaría tratando de crear una completamente distinta a la que originalmente existe y que sería producto de una reingeniería constructivista de la voluntad humana, o peor aún una imposición gubernamental, desvirtuando por completo siglos de historia.

La redefinición del matrimonio, considerándola como una institución sin género, conlleva riesgos a violaciones de libertades fundamentales, para quienes creemos en la definición del matrimonio, como unión entre un hombre y una mujer. La verdadera libertad y dignidad de la persona se ve externalizada en el momento de poder actuar y tomar decisiones conforme a su consciencia, el poder expresar sus ideales y su voluntad sin que exista discriminación por sus decisiones como persona viviendo en sociedad pacíficamente. Uno de los problemas principales con la redefinición del matrimonio es que amenazaría con la libertad de las personas de vivir de acuerdo con sus creencias religiosas. Además, a los profesionales los obligaría a llevar a cabo actos jurídicos que pudieran ir en contra de su consciencia[1] y el Estado estaría coaccionando a la participación de esos actos tanto a los profesionales como a los grupos religiosos. Iglesias de influencia predominante en Guatemala, se verían coaccionados por el Estado a participar en autorizar matrimonios en contra de sus creencias. Las convicciones religiosas serían descalificadas y se instauraría un pensamiento intolerante hacia lo religioso en un país de tradiciones religiosas importantes. Asimismo, se limitaría la libertad de expresión del individuo y de empresas que quisieran manifestar su desacuerdo con la modificación y redefinición del matrimonio. Estas consecuencias de actuar intolerante, ya las hemos visto en varios países que han adoptado la nueva definición del matrimonio.[2]

Guatemala no debe ceder a presiones internacionales de redefinición de una de las instituciones más primitivas de cuya subsistencia depende el desarrollo de una sociedad libre y virtuosa. La sociedad evoluciona, pero los valores fundamentales y principios sobre los cuales se forma no deben hacerlo.

Abro el espacio para dialogo, dialogo sin sentimentalismos ni insultos, esperando que como Guatemaltecos entendamos que la única forma de contribuir a un país libre, es aprendiendo a respetar las ideas de quienes no piensan igual que nosotros.

[1] Ejemplo: http://blog.alliancedefendingfreedom.org/2015/06/17/same-sex-marriage-doesnt-affect-anyone-just-ask-jack-phillips/

[2] Historia de Barronelle Stutzman: https://www.youtube.com/watch?v=MDETkcCw63c

Llamado a la Marcha para Familias Imperfectas


Sí, la Familia al Centro. Este es un llamado a la marcha, a todas aquellas familias imperfectas. A las familias que sufren por división dentro de sus núcleos, a las que enfrentan batallas a diario, batallas de enfermedad, dolor, tristeza, depresión, violencia, abuso, ausencia, escasez, engaño, a las que enfrentan problemas económicos y emocionales, a las familias que sufren por momentos difíciles. Este es un llamado a todas las familias.

marchaNo hay una sola familia perfecta en este mundo, y por eso marchamos.

No se pretende presentar a la familia como una solución a la problemática de los guatemaltecos, ni siquiera se pretende ignorar la realidad de lo que viven los hogares en nuestro país a diario. Los problemas existen, el sufrimiento es real y precisamente por eso es que decidimos marchar.

La familia representa para Guatemala el terreno fértil para una esperanza.

La esperanza de la reconciliación, la esperanza del perdón, la esperanza de la unidad, la esperanza de un cooperar y trabajar juntos para que individualmente podamos contribuir dentro de nuestras propias casas a hacer de nuestra vida en familia una mejor. Es el único lugar en el que encontramos que se puede amar incondicionalmente y perdonar hasta las más grandes agresiones.

La familia como génesis primario y fundamental de los valores espirituales de nuestra sociedad y del Estado de Guatemala tiene el potencial de reconciliar pueblos, si tan sólo como guatemaltecos asumimos la responsabilidad por nuestro rol en cada una de nuestras casas, de humillarnos y reconocer nuestros errores y trabajar para la reconciliación con nuestro prójimo, nuestros Padres, hermanos, esposos, hijos, y demás familia extendida.

No hay familia perfecta, pero esto no significa que debemos dejar de soñar, de trabajar de buscar alcanzar el ideal de amar incluso a quienes nos han lastimado.

Las mejores familias son aquellas que viven de manera honesta, con sus problemas, con sus golpes, con sus batallas, pero que deciden trabajar para darle a las generaciones que vienen una mejor vida.

Trabajemos por nuestras familias, trabajemos por Guatemala, marchemos todos juntos como familias imperfectas, pero familias que buscan sobreponerse al dolor, y que busquen amar por el compromiso de un futuro mejor para nuestra Guatemala.

¿Quién me acompaña?

Este 11 de mayo de 2014, a las 8:00 am.

Cuando Dios cumple los deseos de nuestro corazón


Hace aproximadamente dos años, escribí en el post, Pensamientos sobre la Fe, sobre una inquietud honesta que Dios había puesto en mi corazón sobre los motivos de mi Fe. ¿Cuál era realmente la razón por la cual yo lo proclamaba a Él como mi Señor y Salvador? En ese momento, Dios estaba empezando un trabajo sumamente duro  en mi corazón, mostrándome mis ídolos y poco a poco destruyéndolos. Mi decisión hace dos años de caminar por Fe y no por vista.  Fue una decisión que únicamente el Espíritu Santo pudo haber puesto en mi corazón, y únicamente Él me pudo haber llevado de la mano para comenzar una obra que hasta el día de hoy no entiendo y que tardará el resto de mi vida en completar hasta el día que Dios regrese por mí.

No es una vida fácil el entregarle a Dios nuestra vida entera. No es una decisión sencilla decidir confiar plenamente en Dios y su soberanía. ¿Por qué? Esto implica una reingeniería de nuestro corazón, implica estar dispuestos a enfrentarnos a nuestros peores pecados y tentaciones. Implica tener que soltar control, implica tener que dejar ir, implica una sumisión completa y sin reservas. Implica realmente dejar nuestra vieja naturaleza y poner en segundo lugar aquello que en algún momento nos daba identidad y valor.

Sé que Dios no ha terminado conmigo, como no ha terminado con ninguno de los que lo llamamos Dios, pero Él en su infinita misericordia esta semana me dio una de las mejores  lecciones que no quiero dejar de compartir. Rendir nuestros anhelos y sueños ante Él, es la mejor decisión que podemos tomar en nuestra vida. Reconocerlo a Él como el único suficiente para nuestro corazón trae una paz indescriptible en momentos de gran tensión. Estudiar su Palabra es la mejor manera de conocerlo y enamorarse más de Dios. Obedecer sus mandamientos trae bendición. Caminar en comunidad con los hermanos nos ayuda a crecer en humildad y amor. Reconocer nuestra dependencia completa de Dios nos hace crecer en nuestras relaciones con quienes tenemos al lado porque reconocemos que al igual que ellos, tenemos defectos y necesitamos un salvador. Saber que fuera de Dios no podemos hacer nada es la mejor respuesta a nuestras oraciones porque encontramos que el Dios Todopoderoso, creador del universo, se toma el tiempo de atender nuestros caprichos y detalles.  Encontrar nuestro deleite en Dios sobre pasa cualquier emoción o logro que podamos alcanzar ¿Por qué? Porque nada se compara a saber que a pesar de mí soy amada, que no hay nada que yo pueda hacer que pueda separarme del amor de Cristo, que tengo un Dios que conoce mi corazón y cumple mis anhelos conforme a sus propósitos en Gloria.

El trabajo en mi corazón y la batalla dentro de él apenas comienza, pero tengo una esperanza eterna que trae paz y gozo cuando menos me lo espero.

Escribo esto el día después de que aprobé mi examen privado para terminar la carrera por la que tanto me afane por 6 años, y lo único que puedo pensar es esto: Me llamo Natalia Callejas Aquino, soy hija y sierva de Dios por la gracia de Dios, y únicamente después de ese título tan increíble puedo agregarme el Abogada y Notaria.

Soli Deo Gloria

A quien interese…


Desde que Obama hizo su famosa declaración a favor del matrimonio homosexual, han surgido innumerables  comentarios apoyando su postura o rechazándola. Si el Presidente Obama quería causar controversia, discusión o debate, lo logró. Su comentario traspasó las fronteras de Estados Unidos y la discusión del Matrimonio Homosexual en Guatemala está más vigente que nunca. El problema es el siguiente: la falta de argumentos jurídicos, sociológicos, y morales sólidos por parte de los proponentes de las uniones homosexuales  y la ignorancia de quienes se oponen a las mismas.

Discriminar conlleva dos acepciones principales: seleccionar excluyendo o dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, etc. El caballo de batalla de los proponentes del matrimonio homosexual es la discriminación abierta que se hace a quienes “tienen derecho de vivir como quieran, a una preferencia sexual libre, y a imponer estas preferencias a la sociedad”. Se les está excluyendo y vulnerando el acceso a un reconocimiento legal de su unión, y no cualquier unión, sino al matrimonio. Dentro de los argumentos sentimentalistas que se exponen, está el típico argumento del pensamiento retrogrado, especialmente de quienes profesan la religión cristiana en considerar a los homosexuales como personas inferiores al resto de la sociedad. Y aquí es donde entra la ignorancia de quienes profesamos la religión cristiana al momento de vivir nuestra fe intencionalmente y no como los fariseos contra quienes Jesús tuvo difíciles discusiones al entre líneas  hacerles cuestionar su verdadero corazón y conocimiento del evangelio y la salvación. Read More

Democracia, les guste o no.


Las reacciones a las recientes elecciones son sorprendentes. Nos jactamos de ser ciudadanos responsables que velan por la democracia y que exhortan a otros a emitir un voto consiente. Sin embargo, veo una gran contradicción entre esto y las reacciones que muchos han tenido referente a los resultados electorales.

No se vale que insulten a un sector de la población que votó por determinado candidato como “estúpidos, ignorantes, mantenidos, etc” (no sigo con los comentarios porque son denigrantes para las personas). Por un momento parece que la mayoría olvida esos valores de igualdad y justicia sólo porque el candidato de su elección no fue la opción ganadora.

Mis queridos chapines, si esta es la democracia que ustedes conocen, con razón tenemos los gobernantes que nos merecemos. Si para ustedes la democracia es que todos voten de acuerdo a lo que ustedes prefieren, con todo respeto, están equivocados. El propósito mismo de la democracia desde Aristóteles era para que los individuos obtuvieran al menos una parte del ideal de libertad, que es la eterna búsqueda del hombre. ¿Qué sentido tiene que ustedes busquen un país en dónde se proteja la seguridad, justicia, igualdad, libertad, y otros valores supremos, si ustedes lo primero que hacen es insultar a quienes libremente o en las condiciones particulares que fueran, escogieron su voto y lo ejercieron con todo el derecho que se les otorga?

Considero que es muy hipócrita de nuestra parte si nos unimos y hacemos organizaciones políticas y ponemos en nuestro “status” de facebook o en nuestro twitter que apoyamos a Guate, que invitamos al voto inteligente, que queremos seguridad y justicia, o que deseamos un mejor país, y a la vez no respetamos la voluntad política de nuestros guatemaltecos.

Sí, es cierto, el panorama político se ve duro, y el país necesita de nuestro trabajo para lograr la educación de nuestros niños, para reducir el TERRIBLE caso de desnutrición que se vive en el país, y para empezar a soñar con una educación cívica para nuestras futuras generaciones. Sin embargo, no podemos, de manera arrogante, llegar a pensar que todos vamos a llegar a las mismas preferencias de candidatos ni que vayamos a valorar las mismas características, porque nosotros tenemos la verdad absoluta.

Guatemala empieza a cambiar cuando dejemos a un lado nuestros prejuicios y empecemos por respetar la dignidad humana de quienes piensan de manera diferente a nosotros. Todos somos hechos a imagen y semejanza de Dios y como tal debemos ser respetados. No nos metamos a juzgar las decisiones si antes no estamos conscientes de la realidad de los que más sufren en nuestro país. La mayoría, sino TODOS los que leen este pequeño comentario, tienen acceso a internet, techo sobre el cual vivir, comida diaria, y demás bendiciones que Dios les ha dado y no pueden simpatizarse con la realidad de un 80% de nuestra población. Si este año no se logró el resultado que esperaban de sus candidatos…se trabaja más para las próximas elecciones y no nos rendimos por amor a nuestra Guatemala. Pero antes y sobre todo, se empieza por aplicar la regla de oro descrita en Mateo 7:12 “Así que en todo traten ustedes a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes.”

Amar a Guatemala, implica amar a quienes la integran, nos guste o no sus decisiones.

Críticas a las críticas del foro sobre la vida y educación sexual.


Mi nombre es Natalia Callejas Aquino, tengo 23 años, estudio derecho en la Universidad Francisco Marroquín, y para efectos de esta opinión, profeso la “religión” cristiana evangélica protestante (aunque me rehúso a encasillar mi creencia y adoración a Jesús en una denominación eclesiástica).

La semana pasada, se llevó a cabo el foro Por la Vida y la Educación, organizado por la Conferencia Episcopal de Guatemala (CEG) –leer nota de Prensa Libre aquí-, al cual asistieron 11 aspirantes al a presidencia de la República de Guatemala, el objeto de este foro, era discutir temas relevantes y de sumo interés para la Iglesia Católica y la ciudadanía guatemalteca con el fin de conocer las posturas de los candidatos respecto al tema de la vida, el matrimonio, la familia, y la educación sexual.

A raíz de este foro, surgieron muchas críticas, tanto a los candidatos como a la misma Iglesia, principalmente porque se consideró que las posturas de este foro eran manipuladas, intolerantes, muy conservadoras, e incluso retrogradas. Se catalogó a la Iglesia Católica de intolerante al no representar los ideales de la mayoría de la población e imponer a los candidatos y a los televidentes posturas a las que no todos estaban de acuerdo. Incluso, muchos no tardaron en citar de manera muy efusiva Mateo capítulo 22. Ahora antes de continuar, es necesario aclarar la historia de Jesús con los fariseos y el problema del pago del impuesto al César. Read More

El Problema con el Silencio y la Responsabilidad que Acarrea


Hoy, irónicamente un día después de celebrar el Día de la Madre, en una columna de opinión de Prensa Libre escrita por el señor Julio Ligorría en la cual se discute el tema de 44 Asamblea de la Comisión de Población y Desarrollo de la ONU, en la que para sorpresa de muchos Guatemaltecos, la delegación de la República de Guatemala manifestó que se retiraran las reservas hechas a el documento de la Conferencia del Cairo, precisamente fueron puestas para evitar la legalización del aborto en Guatemala (Se puede leer la declaración hecha por la delegación de Guatemala recientemente aquí). Muchos se preguntarán ¿Qué es una reserva? ¿Porqué es tan dramático que Guatemala levante las reservas? Y  ¿Puede hacerlo la delegación de la ONU? Las respuestas son las siguientes: a) Las reservas  es un derecho que como país que ratifica el convenio, tratado o declaración  para no adherirse a una parte del documento legal por no estar de acuerdo en incluir como parte de su legislación interna. b)Las reservas hechas por Guatemala en el documento firmado para la Conferencia del Cairo iban principalmente dirigidas al uso del lenguaje comúnmente conocido como lenguaje abortivo y en cuanto a la implementación de los recién llamados derechos reproductivos. Las reservas protegían al país de estar obligados a implementar normativa que fuera contraria a la Constitución Política de la República principalmente a la protección de la vida desde su concepción en el 3er artículo. Guatemala es un país eminentemente cristiano (en el sentido amplio de la palabra) y podría decirse que hasta el día de hoy, en su mayoría, el aborto es considerado inmoral, inexcusable, y para muchos, un grave delito y asesinato de una persona creada a imagen y semejanza de Dios.  El señor Ligorría menciona una acusación hecha en contra de la diputada y supuesta candidata a la presidencia Zury Ríos, y también a la ex primera dama  y también supuesta candidata a la presidencia Sandra Torres. Hace una serie de preguntas muy interesantes que considero importante de compartir ¿Quién giró la orden de levantar las reservas de nuestro Estado sobre la Conferencia de El Cairo? ¿Fue el presidente, alguien del Congreso o la todapoderosa ex primera dama? ¿Cuál es la razón de fondo para abrir la posibilidad a que el aborto se legalice en el país? Preguntas muy válidas a mi juicio y que requieren respuesta. Sin embargo mi preocupación principal es otra, comunidad “cristiana” de Guatemala, ¿Qué piensan de esto?  Se han preguntado que piensan cada uno de sus candidatos a la presidencia, o a diputados sobre estos temas.  Francamente, a mi no me importa si fue la diputada o la ex primera dama quien giró la orden, a mi me importa que este acto sea revertido y que se prevengan estas acciones en Guatemala. Read More

El gran ejemplo de Pedro


Estudiando el libro de Hechos, encontré una cualidad de Pedro y Juan que me sorprendió mucho. Es una cualidad rara, no se encuentra mucho hoy, y menos en líderes espirituales. Mi intención no es criticar a ningún líder espiritual,  no tengo la autoridad para hacerlo. Sin embargo, sí es mi intención subrayar la actitud de Pedro y presentarla ante quienes sí tienen esa autoridad como líderes de alguna comunidad en iglesia, grupos en casa, o cualquier posición de liderazgo.

La historia empieza en el capítulo 3  del libro de Hechos, cuando Juan y Pedro se encuentran con un hombre lisiado de nacimiento en la puerta del templo. Pedro, al ver que le pedía limosna le dijo el muy famoso versículo de ¨No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy. En el nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡Levántate y anda!¨ (Hechos 3:6) y para no hacerles larga la historia, el hombre por gracia de Dios fue sano y alabó a Dios y toda la gente que lo había visto en la puerta del templo se asombró y admiró lo que había ocurrido.

Pero lo interesante de la historia, a mi punto de vista viene después, cuando Pedro se dirige a los espectadores que estaban asombrados de lo que había ocurrido y se les acercaban. Yo me imagino algo así como cuando un grupo de fans ve a su artista favorito y corre por el autógrafo, la foto, o simplemente que digan…LO TOQUE! Read More

A Wilberforce le tomó 20 años.


Estaba leyendo la biografía de William Wilberforce. Para los que no lo conocen, él fue quien promovió que se aboliera el tráfico de esclavos en Inglaterra, y su lucha duró 20 años. Esta lucha le costó su salud desde muy joven, sus alianzas políticas, demandó tiempo, estudio, preparación y pasión. Dentro de uno de sus primeros discursos en el parlamento, él dijo lo siguiente (me permito citar en inglés porque no quiero cambiar el sentido a algunas palabras que utilizó):

Policy, Sir, is not my principle, and I am not ashamed to say it. There is a principle above everything that is political. And when I reflect on the command that says, ‘Thou shalt do no murder,’ believing the authority to be divine, how can I dare set up any reasonings of my own against it? And, Sir, when we think of eternity, and of the future consequences of all human conduct, what is here in this life which should  make any man contradict the principles of his own conscience, the principles of justice, the laws of religion, and of God?

Sir the nature and all the circumstances of this Trade are now laid open to us . We can no longer plead ignorance, we cannot evade it, it is now an object placed before us, we cannot pass it. We may spurn it, we may kick it out of our way, but we cannot turn aside so as to avoid seeing it. For it is brought now so directly before our eyes that this House must decide, and must justify to all the world, and to their own consciences, the rectitudes of their grounds and of the principles of their decision…Let not Parliament be the only body that is insensible to national justice.”

Creo que Wilberforce tenía la audacia, coraje, y fe suficiente, así como los argumentos necesarios para enfrentar a un parlamento que estaba ausente en defender la vida y libertad de quienes estaban sufriendo grandemente en África y otras colonias. Esto hace falta…una visión enfocada…una mente que piense en principios que van antes que cualquier estrategia política, y una perseverancia que puede costar salud, vida, y puede traer consigo muchos sacrificios, pero la recompensa es grande.  Veo estos ejemplos….y me dan ganas de seguir, no tiro la toalla…para adelante…

Guatemala, Yo NUNCA te abandonaré.

Derecho a la Vida


Ver las recientes publicaciones en distintos diarios del país, sobre nuevos métodos para promover la educación sexual y planificación familiar, me alarmó. Guatemala está entrando a una gran batalla en contra de quienes más protección necesitan. Abajo les dejo el testimonio de alguien quien entiende el valor de su vida, el perdón, y de la cruz. Mi pregunta  a ustedes sería la siguiente ¿Será la Iglesia y seremos los cristianos simples espectadores de una industria que quiere adueñarse de nuestro país?