Locos & Cuerdas: 20 años


portada-discoEl 31 de diciembre de 1996, Alex, Donald, Jorge, Rodrigo y su servidor (Juan) se reunieron por primera vez en casa de Jorge a darle forma a una nueva idea de grupo de música rock cristiana en Guatemala.  En ese primer ensayo le dimos forma a una primera y extraña versión de la canción “Mal Día” que luego grabaríamos en nuestro primer y único disco “¿Qué tan Loco estás Tu?” preservando algunos elementos de esa primera versión original pero modificada a una canción que incorporó mucho de cada uno de nosotros, incluyendo mi particular inclinación por el rap.

De ese primer ensayo, el grupo sufrió modificaciones.  Jorge se retiró, ingresaron Otto, Ángeles y Renato con quienes grabamos los primeros singles y versiones de nuestras canciones “Fue Tu Amor” y “Cerca Muy Cerca, versiones que en opinión de muchos, son mejores que las que quedaron grabadas en el disco final.  Estos primeros singles los grabamos en el estudio de Adolfo Robb y nos sirvieron para nuestras primeras incursiones en la radio.  Desde el inicio, radios como Metrostereo, Stereo Visión y Radio Viva fueron los canales a través de los cuales la música de L&C se dio a conocer y que nos abrió la puerta para llevar un mensaje de esperanza en Jesús a miles de jóvenes en toda Guatemala.  Para esta grabación ya el grupo estaba conformado por Ángeles, Alex, Donald, Otto, Renato, Rodrigo y su servidor.

El disco “¿Qué tan Loco estás Tu?” lo grabamos en 1998 en Audio Track.  Recuerdo que hicimos una rifa para financiar los gastos de la grabación y contamos con el apoyo de grandes músicos y técnicos asesorándonos e incluso colaborando con la grabación.  Allí fue cuando grabamos nuestro “Bonus Track“…una combinación de una canción acapella que usualmente cantábamos en la iglesia y luego una imitación del famoso programa “Rescate 911”.

Con el pasar de los meses y años se unieron al grupo Emanuel, Wichita, Kenny, Nistch y Deyna.  En una ocasión nos apoyó también Luis Azurdia de “Lluvia Tardía” en un concierto un Sábado de Gloria en el Puerto de San José.  Tuvimos la oportunidad de compartir escenario con Vox Dei, Parousía, Sebna, Rescate y muchos otros.  Fueron al menos 10 años continuos de conciertos y eventos en donde tuvimos la oportunidad de servir y ministrar en la más grande diversidad de escenarios compartiendo con jóvenes de todo el país hambrientos de Jesús y apasionados por adorarle y pasarla bien.

Hoy, 20 años después de esa primer intento a hacer algo de música, lo más valioso y precioso que rescato de ese tiempo es la inmensa gracia de Dios sobre un grupo de amigos que sin ser los mejores músicos y sin tan siquiera merecerlo para poder servir a otros cumpliendo a la vez el sueño de hacer música.

Miro hacia esa época y en mi corazón hay gratitud y asombro por el inmenso privilegio de tocar, servir y formar amistades que con el tiempo y la distancia, aún están unidas por la música y el amor de y  a Jesús.

¡Gracias a todos los que nos apoyaron, los que fueron a los conciertos, quienes consiguieron la música, quienes la piratearon, y a quienes la pidieron en la radio! ¡Sobre todo, gracias Señor por las vidas cambiadas a través de lo que nos permitiste hacer!

“¡Ojalá me toleraseis un poco de locura! Sí, toleradme.” (2 Corintios 11:1, RV60)

“Porque si estamos locos, es para Dios; y si somos cuerdos, es para vosotros.” (2 Corintios 5:13, RV60)

¿Quién quita? A lo mejor en este 2017 tocamos al menos una vez más….

http://noisetrade.com/service/widgetv2/e028c732-1eaf-4544-89e0-96890c557d3e

Anuncios

Una Oración para esta Navidad


advent_wreath_with_candles“4Estén siempre llenos de alegría en el Señor. Lo repito, ¡alégrense! 5Que todo el mundo vea que son considerados en todo lo que hacen. Recuerden que el Señor vuelve pronto.
6No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. 7Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús.
8Y ahora, amados hermanos, una cosa más para terminar. Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza. 9No dejen de poner en práctica todo lo que aprendieron y recibieron de mí, todo lo que oyeron de mis labios y vieron que hice. Entonces el Dios de paz estará con ustedes.” (Filipenses 4:4-9, NTV)

Tomada del Capítulo XVI, Tratado IV de “Imitación de Cristo” por Tomás de Kempis

Que debemos manifsetar a Cristo nuestras necesidades y pedirle su gracia

¡Oh dulcísimo y muy amado Señor, a quin yo deseo ahora recibir devotamente, tú sabes mi enfermedas, y la necesidad que padezco, y en cuántos males y vicios estoy caído, cuántas veces soy agraviado, tentado, turbado y ensuciado! A ti vengo por remedio, a ti demando consolación y alivio.  A ti, Señor, que sabes todas las cosas, hablo, a quien son manifiestos todos los secretos de mi corazón, y que solo me puedes consolar y perfectamente ayudar.  Tú sabes mejor que ninguno lo que me falta, cuán pobre soy de virtudes; vesme aquí delante de ti, pobre y desnudo, demandando gracia y pidiendo misericordia.

Harta, Señor, a este tu hambriento mendigo, enciende mi frialdad con el fuego de tu amor, alumbra mi ceguedad con la claridad de tu presencia, vuélveme todo lo terreno en amargura, todo lo contrario y pesado en paciencia, todo lo criado en menosprecio y olvido.  Levanta, Señor, mi corazón a ti en el cielo, y no me dejes vaguear por la tierra.  Tú solo, Señor, desde ahora me seas dulce para siempre, que tú solo eres mi manjar, mi amor, mi gozo, mi dulzura y todo mi bien.

¡Oh si me encendieses del todo en tu presencia y me abrasases y trasmudases en ti, para que sea hecho un espíritu contigo por la gracia de la unión interior y por derretimiento de tu abrasado amor!  No me consientas, Señor, partirme de ti ayuno y seco, mas obra conmigo piadosamente, como muchas veces lo has hecho maravillosamente con tus santos.  ¡Qué maravilla si todo yo estuviese hecho fuego por ti y desfalleciese en mí, pues tú eres fuego que siempre arde y nunca cesa, amor que alimpia los corazones y alumbra los entendimientos!

 

¡Vuelve! La Gran Esperanza Navideña


La temporada de Adviento y la celebración cristiana de Navidad son el punto de encuentro de dos grandes verdades para los cristianos: la promesa cumplida de la venida de Jesús a la Tierra para redimirnos de nuestros pecados y reconciliarnos de vuelta al Padre (Colosenses 1:19-20) y la anticipación al cumplimiento de la promesa de que Jesús regresará por nosotros quienes hemos puesto nuestra confianza en Él (Hechos 1:6-11).

De allí que Navidad es una catapulta hacia el futuro.  Navidad es la evidencia de la fidelidad de Dios y nos coloca en terreno firme para tener la certza de que la promesa futura será cumplida muchísimo más allá de nuestras expectativas.

Durante esta y quizás en todas las navidades del pasado y seguro del futuro, alrededor nuestro experimentaremos al lado de la inmensa alegría de la época, la nostalgia, tristeza y dolor de la pérdida que acompaña la experiencia humana en un mundo caído.  Metas quedarán sin cumplirse, relaciones habrán sufrido daño y desgaste y personas que amamos morirán.

La esperanza del Segundo Adviento nos ayuda, en medio de las circunstancias difíciles que hoy podemos estar viviendo, a ser fortalecidos por las palabras del Apóstol Pablo:

51Pero permítanme revelarles un secreto maravilloso. ¡No todos moriremos, pero todos seremos transformados! 52Sucederá en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, cuando se toque la trompeta final. Pues, cuando suene la trompeta, los que hayan muerto resucitarán para vivir por siempre. Y nosotros, los que estemos vivos, también seremos transformados. 53Pues nuestros cuerpos mortales tienen que ser transformados en cuerpos que nunca morirán; nuestros cuerpos mortales deben ser transformados en cuerpos inmortales.
54Entonces, cuando nuestros cuerpos mortales hayan sido transformados en cuerpos que nunca morirán, se cumplirá la siguiente Escritura:
«La muerte es devorada en victoria.
55Oh muerte, ¿dónde está tu victoria?
Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón?».
56Pues el pecado es el aguijón que termina en muerte, y la ley le da al pecado su poder. 57¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria sobre el pecado y la muerte por medio de nuestro Señor Jesucristo.
58Por lo tanto, mis amados hermanos, permanezcan fuertes y constantes. Trabajen siempre para el Señor con entusiasmo, porque ustedes saben que nada de lo que hacen para el Señor es inútil. (1 Corintios 15:51-58, NTV)
El Apóstol Juan también nos reafirma la esperanza segura que nos aguarda y que al celebrar Navidad podemos siempre recordar y ser fortalecidos en ella…especialmente cuando nos cuesta entrar en el “espíritu navideño” por las circunstancias del mundo caído en el que vivimos:
1Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido y también el mar. 2Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo desde la presencia de Dios, como una novia hermosamente vestida para su esposo.
3Oí una fuerte voz que salía del trono y decía: «¡Miren, el hogar de Dios ahora está entre su pueblo! Él vivirá con ellos, y ellos serán su pueblo. Dios mismo estará con ellos.4Él les secará toda lágrima de los ojos, y no habrá más muerte ni tristeza ni llanto ni dolor. Todas esas cosas ya no existirán más».
5Y el que estaba sentado en el trono dijo: «¡Miren, hago nuevas todas las cosas!». Entonces me dijo: «Escribe esto, porque lo que te digo es verdadero y digno de confianza». 6También dijo: «¡Todo ha terminado! Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. A todo el que tenga sed, yo le daré a beber gratuitamente de los manantiales del agua de la vida. 7Los que salgan vencedores heredarán todas esas bendiciones, y yo seré su Dios, y ellos serán mis hijos. (Apocalipsis 21:1-7, NTV)
La verdadera esperanza navideña está allí entonces….en anhelar fervientemente y esperar con fe el regreso del Señor Jesús y ver cumplidas allí anhelos y sueños que hoy ni siquiera somos capaces de empezar a imaginar.
17El Espíritu y la esposa dicen: «Ven». Que todos los que oyen esto, digan: «Ven». Todos los que tengan sed, vengan. Todo aquel que quiera, beba gratuitamente del agua de la vida. 18Yo declaro solemnemente a todos los que oyen las palabras de la profecía escritas en este libro: si alguien agrega algo a lo que está escrito aquí, Dios le agregará a esa persona las plagas que se describen en este libro. 19Y si alguien quita cualquiera de las palabras de este libro de profecía, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa que se describen en este libro.
20Aquel que es el testigo fiel de todas esas cosas dice: «¡Sí, yo vengo pronto!».
¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús!
21Que la gracia del Señor Jesús sea con el pueblo santo de Dios. (Apocalipsis 22:17-21, NTV)
Les dejo esta canción que seguramente no entra dentro de la mayoría de playlists de la época, pero que espero nos ayude a reafirmar hoy y siempre esta hermosa esperanza que sostiene nuestras vidas:
¡Feliz Navidad y….MARANATHA!