Gracia a los 40

IMG_0573¡Hoy es mi cumpleaños! Se llegó el día de cumplir 40 años de nacido.  Para mí, marcar cada año de vida siempre ha sido algo importante y cada año siempre llama a la reflexión y a revisar un poco dónde he estado, dónde estoy y hacia dónde voy.

Cumplir 40 me invita a escribir algunas de estas reflexiones y agradezco a cada uno de ustedes que tome un tiempo para leer estas líneas.

Este año quiero reconocer y celebrar la gracia de Dios.  Por definición, hablar de la gracia de Dios sobre mi vida -o sobre la vida de cualquier persona- es hablar de lo que no merezco, lo que no he ganado y que a pesar de la falta de mérito e incluso a pesar de mucho demérito, Dios en Su misericordia ha decidido soberanamente otorgarme.

Durante estos años he aprendido a buscar evidencias de la gracia de Dios en mi vida.  Estas evidencias me han llevado a conocerle un poco más, a maravillarme un poco más y a reconocer mi fragilidad e incapacidad un poco más.  Dios ha sido bueno.  He experimentado lo que significa estar rodeado de Su amor al reconocerlo en la incondicionalidad, paciencia y misericordia que mi familia me ha mostrado.  He aprendido del milagro de la vida y un poco del amor del Padre a través de mi corta e sumamente falible experiencia como papá de dos hermosas niñas.  He aprendido a conocerle como verdaderamente suficiente en los momentos cuando verdaderamente no he tenido a nada ni a nadie más, y en eso, conocer la gracia que sostiene y empuja hacia adelante.  He conocido lo mucho que me falta y el gran amor derramado en la Cruz cada vez que el Espíritu me hace doblar rodilla en arrepentimiento.  He degustado -imperfectamente- la libertad del perdón hacia quienes me han lastimado y la libertad que viene cuándo he sido perdonado por mis múltiples ofensas y pecados.

Quienes me conocen, saben de mis imperfecciones, conocen mis debilidades y aún así, algunos han permanecido con paciencia y amor a mi lado.  Sepan que mi gratitud es profunda y que uds. han sido verdaderas fuentes de la gracia de Dios para mi vida, gracia que espero a través de mi amistad, amor y servicio, poder también darles siempre.

“12No quiero decir que ya haya logrado estas cosas ni que ya haya alcanzado la perfección; pero sigo adelante a fin de hacer mía esa perfección para la cual Cristo Jesús primeramente me hizo suyo. 13No, amados hermanos, no lo he logrado,pero me concentro sólo en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así 14avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús.” (Filipenses 3:12-14, NTV)

Mi deseo hoy es que en los años que Dios tiene planificados para mi, me permita vivir para Su gloria siendo obediente, fiel, humilde y agradecido.  Mi anhelo es amar bien, servir bien y hacer el bien.  Espero ser usado por Dios para que mis hijas puedan conocerle, amarle y servirle.  Espero poder dar a conocer a otros la “multiforme gracia de Dios” (1 Pedro 4:10)ser un buen hijo, tío, hermano y amigo.

Sé que jamás podré pagar a Dios el amor, misericordia y gracia que me ha mostrado.  Solo puedo doblar rodilla, agradecer y -tomando una frase de Gloria Estefan- levantar a mi Dios y Salvador esta oración: “…con los años que me quedan por vivir, te mostraré cuánto te quiero…”.

Han sido 40 años…40 años en los que puedo afirmar que en definitiva, la gracia de Dios cambia todo….TODO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s