¡60 es nota y lo demás es vanidad! La Fábula del Prof. Jaimito

maxresdefaultLa escuela del barrio estaba muy emocionada por el nuevo maestro que contrató para el sexto grado de primaria.  Los padres de familia y los niños se sintieron muy emocionados cuando les anunciaron que el nuevo maestro, quién estaría a cargo de ayudar a los alumnos y alumnas a hacer la transición de la primaria al ciclo básico, sería el Profesor Jaimito.

Por muchos años el Prof. Jaimito había dirigido con mucho éxito la clase de drama de la escuela y lo había hecho muy bien.  Ahora estaba asumiendo un nuevo reto y estaba muy emocionado.  Su carisma, buen humor y creatividad eran las claves bajo las cuales esperaba inspirar a sus alumnos a salir adelante y emocionarse por aprender matemáticas, lenguaje, estudios sociales y educación física.

Esta promoción de la escuela venía de algunos años muy complicados.  Tuvo malos maestros, y además de eso, el entusiasmo personal por aprender de parte de los alumnos había caído.  Muchos alumnos le hacían regalos especiales a los maestros quienes, sin mayor reparo, los aceptaban y con eso les daban una manita con las notas para que ganaran sus clases.

El Profesor Jaimito tenía un gran reto.  Vino enero y el nuevo año escolar inició con mucho entusiasmo.  Con el pasar de los meses, era evidente que esta promoción necesitaba ayuda en muchos sentidos, pero sobre todo, la motivación por aprender de los alumnos y su sentido de responsabilidad, afectaba mucho a la clase y con eso, costaba que se dieran los resultados.  Aún así, había alumnos que destacaban continuamente.  Eran diligentes en el tiempo de clase, prestaban atención, se esforzaban en sus tareas en casa, entregaban todo en tiempo y sus resultados, por ende, eran excelentes.  Estos alumnos estaban muy emocionados de ver su esfuerzo personal rendir frutos muy positivos que les ayudarían, incluso, a obtener becas en las secundarias más prestigiosas de la ciudad.

Al Profesor Jaimito le pareció una excelente idea diseñar un nuevo esquema para ayudar a los alumnos que se estaban quedando atrás.  Se le ocurrió diseñar un nuevo sistema de justicia académica para lograr motivar a los peores alumnos y de esa manera, mejorar el resultado grupa y ganarse el favor de los padres y la comunidad como el mejor maestro.

¿Cómo funcionaría este innovador sistema?  Al Profesor Jaimito se le ocurrió lo siguiente:

  • Si un alumno sacaba entre 90-100 puntos en sus exámenes, este alumno “donaría” 30 puntos al gran “Bolsón de Justicia Académica”.
  • Si un alumno sacaba entre 80-89 puntos, “donaría” 2o puntos.
  • Si un alumno sacaba entre 70-79 puntos, “donaría” 10 puntos.
  • Si un alumno sacaba entre 60-69 puntos, no donaría puntos porque perdería.

Todos estos puntos que se “donaban” al bolsón, el Profesor Jaimito luego los redistribuiría entre los alumnos que sacaban menos de 60 puntos de manera de ayudarlos a subir sus promedios.  La repartición de los puntos dependería completamente del beneplácito del Profesor Jaimito y pronto resultó evidente que los más beneficiados eran los que mejor le caían.

Al poco tiempo, todos los alumnos que sacaban más de 70 puntos en sus clases optaron por esforzarse menos y sacar solo lo suficiente para ganar el curso y evitar donar puntos.  Fue así como en esa aula, de esa escuelita, de ese barrio, de esa ciudad y de ese país que surgió la frase que definió a la promoción de sexto grado de esa escuela por el resto de sus vidas: “¡60 es nota y lo demás es vanidad!”

Nadie destacó. Nadie ganó beca. Nadie fue a la universidad. Todo siguió igual.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s