Contra las Lenguas de los Maledicientes

hablar-malComparto con ustedes esta exhortación que escribió Tomás de Kempis en su clásico libro “La Imitación de Cristo” escrito como si Dios nos estuviera hablando en momentos de dificultad en nuestras relaciones con otros y vemos amenazada nuestra reputación.

“Hijo, no te enojes si algunos tuvieren mala opinión y crédito de ti y te dijeren lo que no querrías oír.  Tú debes pensar de ti peores cosas y tenerte por el más flaco de todos.  Si andas dentro de ti, no pesarás mucho las palabras que vuelan.  Gran discreción es callar en tal tiempo, y convertirse a mí el corazón, y no turbarse por el juicio humano.  No sea tu paz en la boca de los hombres; que si echaren las cosas a bien o a mal, no serás por eso otro del que eres.

¿Dónde está la verdadera paz y la verdadera gloria? En mí solo por cierto, y el que no codicia contentar a los hombres ni teme desagradarlos gozará de mucha paz.  Del desordenado amor y vano temor nace todo desasosiego de corazón y toda turbación de sentidos.” 

(Tomás de Kempis, “La Imitación de Cristo”, Tratado Tercero – Capítulo XXXIII)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s