Aborto: Razonamiento Causal Erróneo

bb1-599x275El debate acerca del aborto en Guatemala fue reiniciado de manera bastante agresiva hoy con dos notas de Prensa Libre: la primera que presenta el tema como uno de los puntos que no permiten que sea aprobada la nefasta “Ley de la Juventud” en el Congreso (disponible aquí) y la segunda, es una columna escrita por Carolina Vásquez Araya titulada: “El aborto, como la espina en el ojo”.  Es a esta columna a la que quiero referirme el día de hoy.

La señora Vásquez Araya manifiesta en la columna su preocupación porque Guatemala -y muchos países de latinoamérica- se resisten a abrir su normativa legal a una regularización del aborto, especialmente a la luz de que la ONU hiciera manifiesta su agenda abortista usando como bandera la reciente “crisis” del virus del zika como excusa y defensa de su causa.  La ONU defiende este tema como un “derecho humano”, y al hacerlo, politiza la discusión haciendo totalmente de lado el derecho a la vida digna del ser humano no-nacido en el vientre y de su madre.

En su columna, la señora Vásquez Araya cae en al menos dos grandes errores que vale la pena aclarar porque sobre estos errores se ancla su razonamiento y por ende, de estos mismos errores se derivan sus erróneas conclusiones:

  1. Afirma que la “cultura católica” es un obstáculo para nuestro desarrollo: De acuerdo al artículo: “La prevalencia de la doctrina católica en los países latinoamericanos, cuya influencia ha sido estampada hasta en los textos constitucionales —aun cuando la mayoría de Estados se autodenomina laico— constituye un obstáculo aparentemente infranqueable para uno de los problemas sociales de mayor impacto en estos países de población mayoritariamente pobre y sin acceso a la salud, y mucho menos a la educación sexual y reproductiva.” La señora Vásquez Araya ignora la rica cultura de vida que existe en el cristianismo y que coloca las salvaguardas más seguras para la prevención de todos los males generados a partir de una sexualidad desordenada, sino también provee a la sexualidad humana de la dignidad, valor y riqueza con y para la cual fue creada por Dios y por ende, dignifica a las personas -hombres y mujeres- que la viven así y a los niños que son resultado de esta.  Ha sido el cristianismo -de todas las denominaciones- la que ha estado siempre dispuesto a través de sus distintas instituciones, a atender a la viuda, al pobre, al menesteroso, al enfermo, al huérfano y a la madre soltera.  La cultura cristiana es, entonces, defensora de la vida, dignificadora de la vida y la mejor orientadora de la misma hacia los propósitos para los cuales Dios permitió que existamos, vivamos y nos reproduzcamos de la manera que Él lo diseñó.  Por el otro lado, el párrafo citado parecería atribuir a nuestra “cultura católica” la pobreza y las faltas de acceso a la salud y la educación que tanto afectan a los guatemaltecos.
  2. Culpa la existencia de los abortos ilegales a la inexistencia de abortos legales: De acuerdo al artículo: “De ahí que el temor de un incremento incontrolado de abortos clandestinos con consecuencias fatales surja como derivado de restricciones a la práctica del aborto en establecimientos sanitarios legales y bien equipados.”  La señora Vásquez Araya nuevamente se equivoca en asignar culpa.  La existencia de abortos ilegales no puede atribuirse a que nuestra legislación proteja la vida desde la concepción hasta la muerte natural.  Un poco de análisis nos hace ver que en realidad, la existencia de estas prácticas ilegales y peligrosas son causadas por médicos y otros personajes inescrupulosos que se prestan a ofrecer estos “servicios” a cambio de altas sumas de dinero, a la falta de diálogo entre las familias que enfrentan el desafío de un embarazo no planificado, a la decisión de los padres del bebé de terminar con su vida como solución inmediata a su “problema”, a la falta de estructuras de apoyo sociales y privadas (iglesias, grupos de apoyo, fundaciones, etc.) que puedan dar soporte a las madres y a sus hijos. Se olvida también, en todo esto, la decisión individual de exponerse a procrear fuera del marco de referencia del matrimonio, y la falta de la pronta y eficaz persecución penal a los violadores. En fin, son muchas las causas por las cuales existen estas prácticas criminales de asesinato de niños, no es una cuestión de falta de leyes, es una cuestión de falta de ética, de moral y de cultura de vida.

Por último, vale la pena mencionar que al abrir un poco la puerta, como lo hace en su columna la señora Vásquez Araya, al aborto para prevenir el zika, ¿qué impide que ahora se busquen más excusas para terminar con la vida de bebés no-nacidos? La vida de incontables personas está en juego, de niños y niñas con síndrome de down que no nacerán, de niños y niñas con discapacidad que no vendrán a traer esa alegría única que solo ellos pueden traer a sus familias y además, ¿contempla la señora Vásquez Araya las consecuencias físicas, emocionales y espirituales en la vida de las madres que consienten al asesinato de su bebé?

Como cristianos, debemos prepararnos para discutir de mejor manera estos temas.  No podemos dejar que nuestras voces se ahoguen bajo los gritos y la intolerancia de la supuesta “agenda progresista” que atenta contra nuestro futuro y contra la vida.  Recomiendo a continuación algunos libros (en inglés) que pueden ayudar a abrir esta discusión en nuestras familias, grupos en casa e iglesias:

  1. Disability and the Sovereign Goodness of God (John Piper)
  2. Exposing the Dark Work of Abortion (John Piper)
  3. Abortion: A Rational Look at an Emotional Issue (R.C. Sproul)
  4. Encíclica “Evangelium Vitae” (Juan Pablo II) -en español-

Por último, un video de Matt Chandler donde toca de manera directa y contundente el tema:

Quizás, al final de cuentas, la “espina en el ojo” sea que no estamos haciendo lo suficiente para defender a toda costa la vida y como cristianos en Guatemala, nos urge levantarnos de manera más fuerte, agresiva, intencional y estratégica para librar una batalla que de verdad, vale la pena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s