¿Es necesario un “Te Deum”?

5fd678c9-ef5c-4415-afce-525b737a09f7_749_499Este pasado 14 y 15 de enero, como parte de los actos públicos de traspaso de mando al presidente Jimmy Morales, el vice presidente Jafeth Cabrera y el gabinete del ejecutivo, así como alcaldes y diputados, se celebraron una serie de ceremonias religiosas públicas que hoy ya la mayoría conocemos como los “Te Deum”.

En el caso del presidente Morales y el vice presidente Cabrera, ambos participaron -en compañía de sus distinguidas esposas y otros invitados importantes- de las ceremonias organizadas por la Iglesia Católica presidida por Monseñor Oscar Vian y por la Iglesia Evangélica representada en esta ocasión por el pastor Jorge H. López.  Una ceremonia se realizó en la Catedral Metropolitana y la otra en la Mega Frater.

No es la primera vez que se realizan estas ceremonias y han sido eventos importantes para los cambios de gobierno, especialmente desde que se agregó una ceremonia evangélica que de alguna u otra forma, busca representar a la alta proporción de cristianos evangélicos en el país (al menos un 40%).

Por supuesto, estas ceremonias no están libres de controversia dado que hay quienes abogan, desde una postura “laicista” por una separación Iglesia-Estado que pretende anular la consciencia y vida religiosa de los funcionarios públicos reduciéndola a una esfera “privada” que pretende separar esa parte de su vida de su trabajo como funcionarios, algo que, por supuesto, es imposible si una persona busca ser consistente y fiel a aquellos principios que son centrales y que gobiernan su toma de decisiones.  Para los laicistas, un Te Deum es una invasión de la Iglesia sobre asuntos de Estado y por ende, no debería realizarse.  Personalmente, no comparto la motivación laicista para cuestionar la necesidad de realizar un Te Deum.

Sin embargo, como cristiano, considero que vale la pena considerar si es necesario o no realizar estas ceremonias y hacer de ellas un evento público e incluso, mediático.  Desde mi perspectiva, no considero que el Te Deum sea un evento necesario porque contraviene algunos principios bíblicos que debemos considerar:

  1. Podemos buscar la bendición y la guía de Dios sin necesidad de recurrir a “autoridades” religiosas que incluso, son ajenas a nuestra vida individual y familiar de fe.  Una reunión más discreta, sin necesidad de medios de comunicación y discursos, puede ser mucho más profunda y transformadora que un acto de la envergadura de los que se realizaron.  Recordemos las palabras de Jesús:
    • 5»Cuando ores, no hagas como los hipócritas a quienes les encanta orar en público, en las esquinas de las calles y en las sinagogas donde todos pueden verlos. Les digo la verdad, no recibirán otra recompensa más que esa. 6Pero tú, cuando ores, apártate a solas, cierra la puerta detrás de ti y ora a tu Padre en privado. Entonces, tu Padre, quien todo lo ve, te recompensará.
      7»Cuando ores, no parlotees de manera interminable como hacen los seguidores de otras religiones. Piensan que sus oraciones recibirán respuesta solo por repetir las mismas palabras una y otra vez. 8No seas como ellos, porque tu Padre sabe exactamente lo que necesitas, incluso antes de que se lo pidas. 9Ora de la siguiente manera:
      Padre nuestro que estás en el cielo,
      que sea siempre santo tu nombre.
      10Que tu reino venga pronto.
      Que se cumpla tu voluntad en la tierra
      como se cumple en el cielo.
      11Danos hoy el alimento que necesitamos,
      12y perdónanos nuestros pecados,
      así como hemos perdonado a los que pecan contra nosotros.
      13No permitas que cedamos ante la tentación,
      sino rescátanos del maligno. (Mateo 6:5-13, NTV)
  2. Si como evangélicos creemos en el “sacerdocio de todos los creyentes”, entonces podemos confiar en que nuestra oración en conjunto con nuestra familia e incluso con ministros que sean cercanos a nosotros, es suficiente delante de Dios para escuchar nuestras peticiones, mostrar el pecado en nuestro corazón y movernos a la fe, al arrepentimiento y a la toma de decisiones para hacer las cosas bien:
    • 13¿Alguno de ustedes está pasando por dificultades? Que ore. ¿Alguno está feliz? Que cante alabanzas. 14¿Alguno está enfermo? Que llame a los ancianos de la iglesia, para que vengan y oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor. 15Una oración ofrecida con fe, sanará al enfermo, y el Señor hará que se recupere; y si ha cometido pecados, será perdonado.
      16Confiésense los pecados unos a otros y oren los unos por los otros, para que sean sanados. La oración ferviente de una persona justa tiene mucho poder y da resultados maravillosos. (Santiago 5:13-16, NTV)
    • 9Pero ustedes no son así porque son un pueblo elegido. Son sacerdotes del Rey, una nación santa, posesión exclusiva de Dios. Por eso pueden mostrar a otros la bondad de Dios, pues él los ha llamado a salir de la oscuridad y entrar en su luz maravillosa. (1 Pedro 2:9, NTV)

Sobre estas líneas, es muy importante y, para mí, mucho más valioso y consistente con una vida que busca mantenerse fiel a la fe en todos los ámbitos en los que se desenvuelve, reconocer las palabras de Jimmy al inicio de su discurso de toma de posesión: “Gracias Dios mío, por el privilegio que me has dado de servir a mi pueblo”.  Esas palabras revelan para mí, el corazón de Jimmy respecto a su gestión y esperemos que pueda caminar en esa dirección con el consejo, dirección y discipulado que como creyente necesita y sobre todo, con el soporte moral, emocional y en oración de su señora esposa, doña Patricia de Morales.

No es necesario hacer un Te Deum con toda la parafernalia que las tradiciones católica y evangélica puedan desplegar.  Lo que sí es necesario, es que cada congregación aprenda a orar por sus autoridades y también a hacerse responsables por procurar, a través de las distintas vocaciones de sus miembros, el “bienestar de su ciudad” (ver Jeremías 29). También es necesario por parte del presidente y su equipo de trabajo, así como para cada uno de nosotros, buscar la dirección de Dios en todo lo que hacemos y con ello procurar siempre la Gloria de Dios por sobre todas las cosas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s