2016 será el año de….

2016

Ya podemos dejar atrás un tumultuoso, sorpresivo y complejo año 2015. Aún en las postrimerías del mismo, los diarios y redes sociales no dejaron de publicar noticias que nos dejaron sorprendidos de todo lo que quizás antes no nos había importado en Guatemala y ahora pareciera empezar a hacerlo más.

Estamos ya iniciando el 2016, un año que seguramente nos traerá mucho de que hablar y para el que debemos prepararnos bien. Estaremos estrenando gobierno, uno que a la fecha, no nos ha dado luz clara de qué desea hacer, cómo y con quién. Se nos viene también un año olímpico en el que esperaremos ver si podremos conquistar una nueva medalla. Empezaremos a ver los frutos de los grandes cambios que se están viendo en Sudamérica, así como a especular también de lo que será la elección presidencial en Estados Unidos.

El mundo evangélico tiene su propia dinámica en anticipación de un nuevo año. Últimamente se han puesto de moda las famosas “proclamas proféticas” en las que los líderes de distintas congregaciones “profetizan” acerca de lo que será el “tema del año” para –al menos- sus iglesias. No han hecho falta los rótulos, memes, videos, etc, en los que veremos que el año 2016 “será el año de ______” (llenen ustedes el espacio). Muchos evangélicos esperan con ansias que su líder –porque aparentemente solo a él/ella le habla Dios- les marque la dirección para el año y en función de eso, precondicionan su actitud al menos durante las primeras semanas del año. Se establecen en las iglesias los temas para el año, se predica alrededor de ese tema durante las primeras semanas del año y luego….quedan en el olvido hasta quizás los últimos meses donde se busca recapitular y/o sembrar culpa en los corazones de quienes no tuvieron “su bendición” por no haber tenido suficiente fe en “la visión”.

¿Cuál debería ser una actitud cristiana y bíblica ante un nuevo año? No tenemos precedentes bíblicos que amparen esta idea de las “proclamas proféticas”, sin embargo, tenemos mucho que podemos, desde la cotidianeidad de la vida diaria, hacer para vivir un año marcado por la fidelidad, la obediencia, la esperanza y la fe centrada y anclada firmemente en el Evangelio. A finales del 2016 veremos el resultado acumulado de nuestras decisiones diarias, decisiones que tomamos en libertad, de manera consciente y por las cuales, hemos de hacernos responsables.

La vida cristiana se vive dentro de la hermosa tensión entre la prolepsis y la anamnesis a la que hemos sido invitados a participar. La idea de prolepsis es la idea del “recuerdo presente” que como cristianos vivimos a través de participar en la Santa Cena, de observar Semana Santa, Adviento y Navidad (entre otras fechas y disciplinas espirituales) que mantienen vivo el recuerdo del Evangelio y la promesa de Jesús en nuestra vida. La idea de anamnesis es la idea de entender de que como cristianos, estamos llamados a vivir la esperanza de la Eternidad en el “aquí y ahora” viviendo en obediencia, fidelidad y fe en las Escrituras y los mandatos de Dios, creando una cultura distinta, reflejando el Reino de Dios aquí en la Tierra en anticipación a la consumación completa del Reino en el Último Día…¡MARANATHA!

Es allí donde debemos construir una forma diferente de preparar un nuevo año. Mi invitación es a dejar de lado los delirios de grandeza evangélica y a concentrarnos en ser fieles y obedientes en el día a día, en donde Dios nos ha puesto, viviendo con gozo, aprendiendo a arrepentirnos continuamente y entregados en servicio a aquellos que tenemos cerca.

C.S. Lewis, en su libro “El Peso de la Gloria”, lo pone de esta manera:

“…No he recibido seguridad alguna de que nada que podamos hacer podrá erradicar el sufrimiento. Creo que los mejores resultados se obtienen por personas que trabajan silenciosamente en objetivos limitados, como la abolición de la trata de esclavos, la reforma penitenciaria o contra la tuberculosis, no por aquellos que piensan que pueden alcanzar la justicia, salud o paz universal. Creo que el arte de vivir consiste en atacar cada mal inmediato de la mejor forma posible. … el dentista que puede detener un dolor de muelas merece más de la humanidad que todos los hombres que creen tener algún esquema para producir una raza perfectamente sana.”

El profeta Jeremías, escribiéndole a los israelitas exilados y prisioneros en Babilonia en respuesta a falsos profetas que prometían una pronta liberación del cautiverio, dijo también lo siguiente:

“4«Esto dice el Señor de los Ejércitos Celestiales, Dios de Israel, a los cautivos que él desterró de Jerusalén a Babilonia: 5“Edifiquen casas y hagan planes para quedarse. Planten huertos y coman del fruto que produzcan. 6Cásense y tengan hijos. Luego encuentren esposos y esposas para ellos para que tengan muchos nietos. ¡Multiplíquense! ¡No disminuyan! 7Y trabajen por la paz y prosperidad de la ciudad donde los envié al destierro. Pidan al Señor por la ciudad, porque del bienestar de la ciudad dependerá el bienestar de ustedes”.” (Jeremías 29:4-7, NTV)

 El apóstol Pablo agrega en su carta a los Colosenses:

“9Así que, desde que supimos de ustedes, no dejamos de tenerlos presentes en nuestras oraciones. Le pedimos a Dios que les dé pleno conocimiento de su voluntad y que les conceda sabiduría y comprensión espiritual. 10Entonces la forma en que vivan siempre honrará y agradará al Señor, y sus vidas producirán toda clase de buenos frutos. Mientras tanto, irán creciendo a medida que aprendan a conocer a Dios más y más.” (Colosenses 1:9-10, NTV)

 Fidelidad en la vida diaria, vocación de entrega y servicio a favor de la comunidad en donde Dios nos tiene y crecimiento en el conocimiento de Dios, tres ideas accionables sobre las cuales podemos construir este 2016, sin miedo a lo que venga y libres de la dependencia de agoreros que nos quieran predecir el futuro. Confiemos en Dios cada día de este año y avancemos.

¡Feliz año!

(Este artículo fue originalmente escrito para Actitud News y publicado el 10 de enero en su primera edición impresa de 2016)

Anuncios

2 comments

  1. Profa. Elizabeth Vargas · enero 11, 2016

    Excelente reflexión, gracias por compartirla.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s