Leer SI, y SI la Biblia

El día de hoy, 15 de julio, el diputado Marvin Osorio presentó su iniciativa de ley que busca hacer obligatoria la lectura de la Biblia en las aulas públicas y privadas de educación primaria y secundaria de todo el país.  Desde que en enero se presentó la idea, me he opuesto por cuestiones de fe, de consciencia y de libertad a esta propuesta.

Los argumentos que he dado se fundamentan en el respeto a la libertad de culto, consciencia y pensamiento de los guatemaltecos.  También he expuesto que es prerrogativa de la familia el inculcar en los niños los valores morales y religiosos que de acuerdo a su libre y responsable ejercicio de consciencia, determinen que son los que convienen para dirigir sus vidas.

Lamentablemente, la batalla alrededor de este tema ha tomado otros matices.  El día de ayer, Enrique Pazos del diario digital Nómada, publicó un blog titulado: “Leer sí, pero no la Biblia” en el que presenta sus argumentos de por qué él también se opone a esta iniciativa.  Sin embargo, lo que hace Pazos en su artículo ya no es argumentar sobre la base de la libertad o incluso sobre la base de que vivimos en un estado laico.  Pazos toma otro enfoque y se dedica a demeritar la Biblia ya ponerla por debajo de las obras de otros “grandes pensadores” – incluso citando a Locke, quién en sus obras citó ampliamente el texto bíblico para sustentar sus ideas, pero ese es otro tema.

Pazos cae en el mismo error que el diputado Osorio, ambos reducen la Biblia a un simple libro de “principios y valores morales”.  Osorio considera que la sola lectura del texto bíblico nos va a convertir en mejores personas, mientras que Pazos considera que lo que enseña la Biblia ya no es relevante.  Pazos llega al extremo de considerar que los libros de los “grandes pensadores” que el cita, pueden llegar a sustituir a la Biblia misma.

La vision de Pazos y de Osorio es exactamente la misma y es sumamente escueta.  La Biblia no es primordialmente un libro de “principios y valores”, no es un libro de reglas ni tampoco una colección de mitos o fábulas con algún tipo de enseñanza moral.

La Biblia es la manera en que Dios eligió revelarse a Sí mismo a la humanidad a través de textos redactados por autores humanos -inspirados por el Espíritu Santo- en circunstancias históricas, sociales, culturales y geográficas concretas.  La Biblia apunta hacia un lugar, hacia Jesús (Lucas 24:25-27, Juan 20:30-31, Hechos 8:26-39) y encuentra su máxima expresión en la encarnación misma de Jesús (Juan 1:1-5 y 14). Por supuesto que en todo esto, encontramos instrucciones y mandamientos que son útiles para nuestra vida (solo con leer el Salmo 119 podemos empezar a meditar sobre esto), pero la Biblia va muchísimo más allá.  Es por esta razón que no podemos ponerla a la par de otros textos de grandes pensadores -que, dicho sea de paso, Sr. Pazos, también deben ser interpretados de acuerdo a su contexto cultural, geográfico y social si es que buscamos entenderlos y aplicarlos bien-, y es por esta misma razón que tampoco podemos relegar su enseñanza al sistema de educación formal, porque requiere preparación que excede el mandato del ministerio de educación y que, por la naturaleza misma del texto, obliga a tocar temas acerca de la naturaleza y carácter de Dios, del ser humano, de la salvación, del futuro, etc., que deben ser discutidos en su ámbito de acción propio: la familia y la iglesia.

La oposición a la lectura obligatoria de la Biblia en clase debe sostenerse, pero esto NO SIGNIFICA oponerse a leer la Biblia en sí.  Debemos leer la Biblia, ¡por supuesto! Debemos leer también, si así lo deseamos, a los grandes pensadores de la humanidad.

Incentivar la lectura no debe ser usado como un arma de ataque a aquellos quienes leemos, creemos, buscamos vivir y aplicar y dirigir nuestras vidas de acuerdo a la Biblia y además, cumplir con nuestra responsabilidad de enseñarla a nuestros hijos e hijas. La libertad de todos lo exige.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s