Una Propuesta para esta Cuaresma

Hoy es martes de carnaval (17/2/2015) y mañana es el “Miércoles de Ceniza” celebrado en el mundo cristiano más tradicional y que guarda el calendario litúrgico.  Este día marca el inicio de la cuaresma, el período de 40 días que nos motiva a preparar nuestro corazón para una reflexión profunda a través del arrepentimiento, la contrición y el ayuno, acerca de la Crucifixión y Resurrección de Jesús.

Esta no es considerada una “tradición evangélica”, pero hay al menos 5 razones por las cuales vale la pena tomar en cuenta este período del calendario litúrgico.  También debemos siempre recordar la centralidad que tienen el arrepentimiento y la contrición en la vida del cristiano y como esto nos apunta a un futuro lleno de esperanza.  Así que existe, para nosotros en la tradición evangélica y reformada, una gran oportunidad para hacer nuestro este tiempo y usarlo para la gloria de Dios y el gozo de Su pueblo.

Normalmente, asociamos la idea de la cuaresma con el ayuno o el negarnos algunas cosas que nos gustan a manera de sacrificio.  Eso es una parte importante de este período de reflexión pero quisiera proponer algo más aquí.  ¿Por qué no empezamos a hablar sobre lo que VAMOS A HACER durante estos 40 días? ¿De qué manera viviremos diferente este período para que, más allá de los 40 días estrictos de la cuaresma, hayamos cultivado una forma distinta de vida que nos impulse hacia el futuro?

Estemos claros, no estoy hablando de “nuevos hábitos” o únicamente leer uno de los tantos devocionales disponibles en YouVersion acerca de la cuaresma.  Estoy proponiendo empezar cambios importantes de vida a través de enfatizar de manera más profunda aspectos importantes de la disciplina cristiana.  Aquí algunas propuestas:

1. Leamos los Evangelios durante estos 40 días: Los 4 Evangelios (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) suman 89 capítulos.  Leyendo 2.225 capítulos diarios (propongo 3 diarios), habremos tenido la oportunidad de encontrarnos con Jesús de manera completa durante este tiempo.  Quizás si hacemos eso, dejaremos de depender de “memes” motivacionales o algoritmos en redes sociales que tratan la Biblia cual horóscopo y podremos compartir verdades profundas y transformadoras con todos los que nos rodean, más allá de la burbuja de las redes sociales.

2. Leamos Salmos durante estos 40 días: El libro de Salmos cuenta con 150 capítulos.  Leyendo 4 Salmos al día, habremos leído todo el libro y a la vez, habremos encontrado un renovado y más honesto, orgánico y hasta crudo idioma para hablar con Dios, para encontrarnos con Él en medio de cualquier situación que la vida nos arroje y poder llevarla a Sus pies con súplica, ruego, grito, celebración, llanto, desesperación y esperanza.

3. Volvamos a ser amigos durante estos 40 días: Si algo hemos perdido como sociedad y más aún, me atrevería a decir, como iglesia, es la capacidad de ser verdaderos amigos y de disfrutar de la amistad como fin en sí mismo.  El Whatsapp y las demás redes sociales nos han complicado el poder relacionarnos cara a cara, frente a frente, de manera encarnada, vulnerable y genuina. Sin embargo, estos 40 días pueden ser la oportunidad de volver a tomar el teléfono y llamar en lugar de enviar un texto, de invitar a un café y tener una conversación solo por el hecho de tenerla, porque es agradable.  De ver y tratar a la persona, al otro, al amigo y amiga como fines en sí mismos y no con agenda escondida, como proyecto o como medio de consumo.

4. Compartamos la esperanza del Evangelio con otras personas durante estos 40 días: Más allá de las tradiciones cuaresmales, el calendario litúrgico o la Semana Santa, si de algo se trata este tiempo es del Evangelio.  No existe otra esperanza para el mundo.  El Evangelio es la esperanza para todo y para todos (vale la pena escuchar este mensaje).  Seamos evangelistas durante este tiempo.  Hablemos de Dios, hablemos de nuestras luchas y de la gracia que nos ha salvado, que nos sostiene y que nos impulsa hacia adelante.  ¿Cuándo fue la última vez que compartiste el Evangelio con alguien más? ¡Esto es más urgente de lo que imaginas!

Mañana inicia cuaresma.  Aprovechemos este tiempo.  Oremos, ayunemos, adoremos, leamos y vivamos este espacio de manera distinta, profunda y transformadora.  Que esta cuaresma sea apenas el trampolín para una vida espiritual renovada, fortalecida y catapultada por el Espíritu Santo para disfrutar más a Dios, disfrutar más a los demás y disfrutar más la esperanza del Evangelio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s