Dios se hizo hombre….¿Y…? (parte 3)

En las últimas dos reflexiones, hemos venido hablando acerca de dos aspectos importantísimos del hecho de que Jesús se haya hecho hombre.  El primero es ver que este hecho significa que Dios mismo entró en nuestra historia, en la historia de Su Creación y que esto significa que (el segundo aspecto), que Dios se dio a conocer a nosotros y con ello, la posibilidad de poder nosotros conocer la verdad y actuar en función de ella -y obtener como fruto, verdadera libertad para nuestras vidas.

Estas dos primeras grandes e importantísimas afirmaciones que hemos hecho, tienen mucho que ver con la naturaleza divina de Jesús.  Él es Dios.  Él es la Verdad.  Pero, ¿qué de su humanidad? ¿Qué tiene que aportar a nuestra vida el hecho de que Jesús haya tomado forma humana?

Jesús se encarnó y tomó forma 100% humana.  Filipenses 2 nos recuerda que el se hizo “semejante a nosotros” al humillarse a Sí mismo para venir a servir.  Al tomar esta naturaleza para Sí, fue exactamente como cada uno de nosotros: tuvo hambre, sed, sueño, se rió, lloró, se enojó, creció, aprendió, trabajó…en fin, 100% humano.

Es allí dónde quiero reflexionar hoy.  Inspirado en lo que el Apóstol Pedro nos dejó dicho:

21Pues Dios los llamó a hacer lo bueno, aunque eso signifique que tengan que sufrir, tal como Cristo sufrió por ustedes. Él es su ejemplo, y deben seguir sus pasos. (1 Pedro 2:21, NTV)

Jesús es nuestro ejemplo.  A partir de su vida terrenal, su obra y su sufrimiento, tenemos para nosotros un ejemplo, un modelo, una visión de que es posible ser humano en el más pleno, bello y esperanzador sentido de la palabra.

En un mundo que vive hoy sin mayores esperanzas para el futuro; en un mundo en donde la dignidad de la persona humana es constantemente atropellada por estados totalitarios, sistemas opresivos, distorsiones y desvalorizaciones de nuestro género y sexualidad, en dónde los niños son una carga, los inocentes son asesinados y en dónde se nos ha olvidado ser y hacer amigos, ser y hacer familia, ser y hacer iglesia….el paradigma de lo que significa “ser humano” no es nada alentador….

Henri Nouwen, en “El Sanador Herido“, nos describe el panorama de la parálisis que sufre una sociedad que se ha olvidado de ser humana y que no tiene esperanza en el futuro:

“Aquellos que no saben a donde van o a qué tipo de mundo se dirigen, que se preguntan si traer niños a este caótico mundo no termina siendo un acto de crueldad en lugar de amor, estarán muy tentados a tornarse sarcásticos y hasta cínicos.  Se burlan de sus amigos que viven ocupados, pero no pueden ofrecerles alternativa a sus actividades.  Protestan contra muchas cosas, pero no saben ser testigos a nada.” (traducción mía)

Ante esa panorámica, ver en Jesús la redención de lo que significa ser verdaderamente humano, de que esto es posible y que esto cambia el mundo, debería llenarnos de esperanza.  ¿De qué manera llega esa esperanza?

La experiencia nos ha mostrado -y la Biblia nos lo ha anunciado una y otra vez- que como seres humanos finitos, nuestra naturaleza misma hace imposible que podamos alcanzar el estándar de perfección de Jesús.  Basta con ver a un niño de 1 año jalarle el pelo a otro para quitarle una galleta, para darnos cuenta que venimos ya manchados con algo.  No somos pecadores porque pecamos.  Pecamos porque somos pecadores.

Ante esta realidad, el ejemplo perfecto de Jesús -quién nunca pecó (Hebreos 4:15)- a la vez que nos inspira al ver lo que significa ser humano en toda su plenitud, pareciera a la vez ponernos un estándar imposible de alcanzar y eso, si no entendemos bien la historia, puede llevarnos a la frustración.

Sin embargo, la esperanza está cuando unimos lo que venimos hablando de Jesús acerca de su completa divinidad con lo que hoy hemos visto acerca de su completa y perfecta humanidad.  La esperanza está en que Jesús no vino desde arriba a simplemente plantearnos un modelo y ejemplo para después irse y solo dejarnos un ideal al qué aspirar.  Ver a Jesús así es reducirlo a “el mejor líder de la historia” -quizás el error más grande que la iglesia evangélica comete cuándo habla de Él-, o a un gurú espiritual, un buen maestro, filósofo o guía.  Jesús no sólo nos dio el modelo….el vino a someterse a toda la experiencia humana y a darse a Sí mismo para cerrar esa brecha de imposibilidad que tenemos los seres humanos en llenar ese modelo de perfección:

14Por lo tanto, ya que tenemos un gran Sumo Sacerdote que entró en el cielo, Jesús el Hijo de Dios, aferrémonos a lo que creemos. 15Nuestro Sumo Sacerdote comprende nuestras debilidades, porque enfrentó todas y cada una de las pruebas que enfrentamos nosotros, sin embargo, él nunca pecó. 16Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos. (Hebreos 4:14-16, NTV)

1Antes ustedes estaban muertos a causa de su desobediencia y sus muchos pecados. 2Vivían en pecado, igual que el resto de la gente, obedeciendo al diablo —el líder de los poderes del mundo invisible—, quien es el espíritu que actúa en el corazón de los que se niegan a obedecer a Dios. 3Todos vivíamos así en el pasado, siguiendo los deseos de nuestras pasiones y la inclinación de nuestra naturaleza pecaminosa. Por nuestra propia naturaleza, éramos objeto del enojo de Dios igual que todos los demás.
4Pero Dios es tan rico en misericordia y nos amó tanto 5que, a pesar de que estábamos muertos por causa de nuestros pecados, nos dio vida cuando levantó a Cristo de los muertos. (Efesios 2:1-5, NTV)
4Sin embargo, fueron nuestras debilidades las que él cargó;
fueron nuestros dolores los que lo agobiaron.
Y pensamos que sus dificultades eran un castigo de Dios;
¡un castigo por sus propios pecados!
5Pero él fue traspasado por nuestras rebeliones
y aplastado por nuestros pecados.
Fue golpeado para que nosotros estuviéramos en paz,
fue azotado para que pudiéramos ser sanados.
6Todos nosotros nos hemos extraviado como ovejas;
hemos dejado los caminos de Dios para seguir los nuestros.
Sin embargo, el Señor puso sobre él
los pecados de todos nosotros.
7Fue oprimido y tratado con crueldad,
sin embargo, no dijo ni una sola palabra.
Como cordero fue llevado al matadero.
Y como oveja en silencio ante sus trasquiladores,
no abrió su boca.
8Al ser condenado injustamente,
se lo llevaron.
A nadie le importó que muriera sin descendientes;
ni que le quitaran la vida a mitad de camino.
Pero lo hirieron de muerte
por la rebelión de mi pueblo.
9Él no había hecho nada malo,
y jamás había engañado a nadie.
Pero fue enterrado como un criminal;
fue puesto en la tumba de un hombre rico.
10Formaba parte del buen plan del Señor aplastarlo
y causarle dolor.
Sin embargo, cuando su vida sea entregada en ofrenda por el pecado,
tendrá muchos descendientes.
Disfrutará de una larga vida,
y en sus manos el buen plan del Señor prosperará.
11Cuando vea todo lo que se logró mediante su angustia,
quedará satisfecho.
Y a causa de lo que sufrió,
mi siervo justo hará posible
que muchos sean contados entre los justos,
porque él cargará con todos los pecados de ellos. (Isaías 53:4-11, NTV)
Para esto se encarnó Jesús.  No fue solo para “darnos carita” al mostrarnos una perfección inalcanzable y un ejemplo moral que es, en última instancia, imposible de imitar.  Vino a mostrarnos ejemplo, a mostrarnos el camino y a ser Él mismo EL CAMINO.  Jesús vino a ayudar a los débiles, a socorrer a los desesperanzados, a dar vida a los muertos.  De eso se trata Navidad, que en su perfecta y completa divinidad y humanidad, Jesús vino a redimir y rescatar nuestra finita e imperfecta humanidad, para reconciliarnos, en el poder del Espíritu Santo, con el Padre para darnos, juntamente con Él, vida eterna.
¿Existe mejor regalo de Navidad que este?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s