Dios se hizo hombre…¿Y…..? (parte 1)

Estamos en pleno inicio de la temporada de Adviento, en preparación para la gran celebración de Nochebuena y Navidad.  En estas fechas se dice de todo, se habla de paz, familia, unidad, generosidad, armonía y esperanza.  Algunos anclan su esperanza en un señor gordo barbudo que una marca de gaseosas se inventó allá de 1931 que premia, aparentemente, solo a los bien portados en el año.  Sin embargo, veo con gran esperanza como existe una creciente presión por hacer de estas fiestas algo verdaderamente significativo y que gire alrededor de la verdadera -y única- razón de la Navidad: Jesús.

Ahora, alrededor de esto también se dice mucho.  Unos quieren que Jesús “vuelva a nacer en nuestros corazones”, otros creen que Navidad es un cumpleaños cósmico o una especie de baby shower en esteroides.  Pero, ¿qué significa realmente que Jesús haya nacido? ¿Quién realmente era Jesús?  Responder de manera correcta a esas preguntas es FUNDAMENTAL si nuestra Navidad -y nuestro cristianismo- ha de tener sentido alguno.  Si Navidad no sólo es memoria, sino una catapulta de esperanza hacia el futuro, ¿qué implica que Jesús haya habitado entre nosotros?

Quisiera ofrecer algunas reflexiones a lo largo de esta corta serie de artículos acerca de lo que implica el nacimiento de Jesús.  No pretendo que hagamos un estudio de Cristología extenso (para eso, pueden descargar este bosquejo: Cristología Básica).  Pero sí que veamos algunas ideas básicas que nos ayuden un poco más.

El primer y más importante significado que tiene Navidad es el siguiente: DIOS SE HIZO HOMBRE.  Jesús es Dios.  Jesús es la segunda persona de la Trinidad (ver siguiente bosquejo: 1-latrinidad, completamente Dios, igual en sustancia con Dios el Padre y Dios el Espíritu Santo, eterno, omnisciente, omnipotente y omnipresente.  El Apóstol Juan nos lo dijo:

1En el principio la Palabra ya existía.
La Palabra estaba con Dios,
y la Palabra era Dios.
2El que es la Palabra existía en el principio con Dios.
3Dios creó todas las cosas por medio de él,
y nada fue creado sin él.
4La Palabra le dio vida a todo lo creado,
y su vida trajo luz a todos.
5La luz brilla en la oscuridad,
y la oscuridad jamás podrá apagarla. (Juan 1:1-5, NTV)
Y luego, en el momento indicado (Hebreos 1:1-4), Jesús entró a la historia de la humanidad, de Su propia Creación:
14Entonces la Palabra se hizo hombre y vino a vivir entre nosotros. Estaba lleno de fidelidad y amor inagotable. Y hemos visto su gloria, la gloria del único Hijo del Padre. (Juan 1:14, NTV)
Aquel del Quién el Profeta Isaías anunció cientos de años antes que se llamaría “Dios con nosotros” (Isaías 7:14)  nació.
Piénsenlo…..Dios se hizo hombre.  Dios nació.  Jesús adoptó para sí una naturaleza completamente humana y junto con su naturaleza completamente divina, se encarnó.  Dios mismo entró en la historia, a vivir con nosotros, como uno de nosotros, con todas las vicisitudes que la experiencia humana tiene con un propósito y un propósito solamente: redimirla.
10Pues el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar a los que están perdidos. (Lucas 19:10, NTV)
De esto se trata Navidad.  De que Jesús vino con este propósito….a buscarnos y a salvarnos.  Cada vez que veamos un nacimiento, que reflexionemos en que “Jesús es la razón de la celebración”, recordemos esto: DIOS SE HIZO HOMBRE y vino a BUSCARNOS y a SALVARNOS.  Nosotros no se lo pedimos…Él lo hizo en favor nuestros.
¡Qué gran razón para celebrar con alegría y con verdadera esperanza esta hermosa época del año!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s