Una Vida que Genera Gratitud a Dios

10Pues es Dios quien provee la semilla al agricultor y luego el pan para comer. De la misma manera, él proveerá y aumentará los recursos de ustedes y luego producirá una gran cosecha de generosidad en ustedes.
11Efectivamente, serán enriquecidos en todo sentido para que siempre puedan ser generosos; y cuando llevemos sus ofrendas a los que las necesitan, ellos darán gracias a Dios.12Entonces dos cosas buenas resultarán del ministerio de dar: se satisfarán las necesidades de los creyentes de Jerusalén y ellos expresarán con alegría su agradecimiento a Dios.
13Como resultado del ministerio de ustedes, ellos darán la gloria a Dios. Pues la generosidad de ustedes tanto hacia ellos como a todos los creyentes demostrará que son obedientes a la Buena Noticia de Cristo. 14Y ellos orarán por ustedes con un profundo cariño debido a la desbordante gracia que Dios les ha dado a ustedes.15¡Gracias a Dios por este don que es tan maravilloso que no puede describirse con palabras! (2 Corintios 9:10-15, NTV)
¡Feliz Día de Acción de Gracias! Llegó el jueves más esperado del año para mi y para mi familia.  Una tradición que adoptamos de Estados Unidos, ha sido un importante pilar en las tradiciones que como familia hemos construido desde que tengo memoria.
Durante esta semana, hemos venido reflexionando sobre tres oraciones que Pablo hace por distintas iglesias que lo motivan a él a dar gracias.  Nos enfocamos en las oraciones que Pablo hace por los Colosenses, los Efesios y los Tesalonicenses.  Vimos que la gratitud de Pablo por estas 3 iglesias hacia Dios se enfoca en tres grandes temas:
1. La firmeza en la fe en Jesús
2. El amor los unos por los otros
3. La esperanza que tienen de vida eterna
Pablo no agradece por las bendiciones materiales, ni siquiera por la familia o las amistades, tampoco empieza agradeciendo a las personas….su gratitud empieza y se centra en Dios y de allí fluye todo lo demás.
Hoy, como cierre de estas reflexiones acerca del Día de Acción de Gracias, quiero presentarnos a todos con un desafío a partir de esta exhortación que Pablo hace a la iglesia de Corinto: ¿son nuestras vidas testimonio para que otros den gracias a Dios?
Muchas veces, en este mundo y cultura que nos motiva al egocentrismo y a la satisfacción personal, nuestra expectativa a partir de las buenas obras que hagamos por los demás es a que se nos agradezca…y mejor si es públicamente.  Esperamos gratitud de nuestros hijos e hijas, hermanos y hermanas, padres, empleados y compañeros de trabajo, de nuestra iglesia y de nuestros amigos.  Que se nos agradezca públicamente por algo es quizás una de las formas de alabanza más altas que una persona puede recibir, y por ende, nuestro corazón idólatra y egocéntrico anhela la gratitud de otros y por eso, muchas veces, nos sentimos motivados para hacer algo bueno por alguien más….para que nos agradezcan.
En este pasaje, Pablo -en el contexto de confirmar la consistencia de la iglesia en Corinto a partir de una ofrenda que habían ofrecido preparar y motivándolos a una vida de generosidad- ofrece la siguiente motivación a sus hermanos y hermanas: que sus buenas obras y ofrendas resulten en ACCIONES DE GRACIAS A DIOS. ¡Qué increíble cambio de mentalidad y motivación del corazón! Algo pasa en nosotros cuando dejamos de estar motivados por nuestros propios deseos de grandeza, de crecer en “influencia” y de ser reconocidos por otros y nuestra motivación más grande es que otros puedan voltear a ver a Dios en nuestras acciones y le agradezcan, le glorifiquen y principalmente, se vuelvan a Él.
Los creyentes en Corinto, a partir de su generosidad, estarían haciendo dos cosas muy concretas que darían testimonio del Evangelio actuando en sus vidas:
1. Satisfarían las necesidades materiales y temporales de sus hermanos y hermanas en otras regiones.
2. Motivarían a los recipientes de estas ayudas a dar gracias y glorificar a Dios.
¡Qué llamado más noble y qué motivación más increíble para actuar bien en favor de otros!
Dios nos da el privilegio de actuar en Su Nombre en esta Tierra, para Su Gloria y para que otros puedan reconocer en Él la fuente eterna y provisión segura de verdadera vida, paz, libertad y esperanza. ¡Qué razones más increíbles para hoy, de rodillas y en familia, dar gracias!
HAPPY THANKSGIVING!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s