Tres Oraciones de Gratitud (3): 1 Tesalonicenses 1:2-4

2Siempre damos gracias a Dios por todos ustedes y continuamente los tenemos presentes en nuestras oraciones. 3Al orar a nuestro Dios y Padre por ustedes, pensamos en el fiel trabajo que hacen, las acciones de amor que realizan y la constante esperanza que tienen a causa de nuestro Señor Jesucristo.
4Sabemos, amados hermanos, que Dios los ama y los ha elegido para que sean su pueblo. (1 Tesalonicenses 1:2-4, NTV)
Concluimos esta serie de preparación para el Día de Acción de Gracias con esta tercera oración que hace el Apóstol Pablo, esta vez, por los creyentes en Tesalónica.
Vemos reflejada en esta oración un corazón similar al que vimos de parte de Pablo para Colosas y Efeso.  Gratitud a Dios por ellos, gratitud anclada en verdades muy concretas, eternas y que vienen a desafiar las razones por las que cada uno de nosotros normalmente dice primero a la hora de dar gracias a Dios.
¿Por qué está agradecido Pablo en esta ocasión?
1. El fiel trabajo que hacen: La iglesia en Tesalónica es una iglesia trabajadora, fiel y comprometida.  Pablo lo reconoce y los motiva a seguir adelante (1 Tesalonicences 4:1) luego de haber recibido excelentes noticias de ellos de parte de Timoteo (1 Tesalonicenses 3:6).
2. Las acciones de amor que realizan: La iglesia en Tesalónica es una volcada al servicio.  Es una iglesia generosa que se apoya entre sí y apoya a otras iglesias de la región.  Es por esto que Pablo los reconoce, porque es este amor el que demuestra a Quién pertenecemos y de Quién somos discípulos y por eso, a manera de testimonio vivo ante los no creyentes, los motiva a crecer en ese amor (1 Tesalonicenses 4:9-12).
3. La constante esperanza que tienen a causa de Jesús:  De nuevo, la base de la gratitud, la base de las buenas acciones y la base del fiel trabajo es la ESPERANZA, la esperanza que tienen en Jesús y a causa de Su obra salvadora.  Trabajar incansablemente y esforzarnos por amar a los demás no tiene sentido alguno si no partimos de la certeza y seguridad de que todo lo que necesitamos para la vida eterna ya fue provisto para nosotros gracias al precio que Jesús pagó en nuestro favor en la Cruz.  Es justamente esta certeza la que libera nuestro potencial humano de hacer bien y amar bien.  Esto no proviene de ninguna fuerza interna que podamos desarrollar a partir de fuerza de voluntad, motivación o esfuerzo propio…esto viene de fuera, viene del Cielo mismo (1 Tesalonicenses 5:8-11).  Ese por esto que Pablo, al cerrar esta primera carta a los Tesalonicenses, concluye re-afirmando esta misma esperanza: 23Ahora, que el Dios de paz los haga santos en todos los aspectos, y que todo su espíritu, alma y cuerpo se mantenga sin culpa hasta que nuestro Señor Jesucristo vuelva. 24Dios hará que esto suceda, porque aquel que los llama es fiel. (1 Tesalonicenses 5:23-24, NTV)
Trabajo fiel
Amor por todos
Esperanza
¡Qué razones más increíbles para agradecer y para reconocer que, al final de cuentas estos es únicamente posible por el inmenso amor de Dios y prueba irrefutable de Su soberana e incondicional elección de aquellos pecadores que -como nosotros mismos- sin merecerlo, sin mérito o atributo alguno que nos permita acceder a ello, han sido electos por el Padre para salvación!
¡Disfrutemos con profunda gratitud el banquete que mañana nos espera!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s