Tres Oraciones de Gratitud (1): Colosenses 1:3-5

Estamos en la semana oficial del Día de Acción de Gracias, que a pesar de uno ser una celebración guatemalteca, es uno de los días más importantes del año para mi, mi familia y mi iglesia, Casa de Libertad.  De esa cuenta, y en preparación para este jueves, quiero hacer una serie de 3 reflexiones sobre tres oraciones de acción de gracias que encontramos en el Nuevo Testamento y que pueden ser útiles para preparar nuestro corazón para el gran banquete.

3Siempre oramos por ustedes y le damos gracias a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, 4porque hemos oído de su fe en Cristo Jesús y del amor que tienen por todo el pueblo de Dios. 5Ambas cosas provienen de la firme esperanza puesta en lo que Dios les ha reservado en el cielo. Ustedes han tenido esa esperanza desde la primera vez que escucharon la verdad de la Buena Noticia. (Colosenses 1:3-5, NTV – -énfasis mío)
En este bello pasaje con el que arranca la carta del Apóstol Pablo a la iglesia en Colosas, vemos que Pablo está muy agradecido por dos cosas muy específicas con respecto a sus hermanos allí: 1. ellos dan testimonio de su fe en Cristo Jesús y 2. ellos demuestran su amor los unos con los otros.
Vamos por partes:
1. Pablo oraba por ellos: Esto pareciera ser un ejercicio en citar lo obvio, pero creo que cuando normalmente leemos las epístolas de Pablo, pasamos por alto los saludos y vamos directo a “la carne” del texto.  Estos saludos son también Palabra de Dios, inspirados por el Espíritu Santo y por ende, valiosísimos para crecer en nuestro conocimiento acerca del carácter y naturaleza de Dios, así como Su Voluntad para nuestra vida.  Pablo oraba por sus amigos, amigas, hermanos y hermanas en Colosas.  Pero, como vemos aquí, su oración, al menos al inicio, no es una petición….es ACCION DE GRACIAS.  ¿Para qué una oración de acción de gracias? ¿Acaso no sirve más una petición a Dios a favor de ellos de parte de este gran apóstol?  Lo que Pablo está demostrándonos aquí -que es algo que hemos perdido y que hemos de volver a tomar para nuestras vidas- es un reconocimiento del inmenso valor que tiene la vida de cada persona y reconociendo a Dios mismo como fuente de esa vida.  Pablo no les agradece a ellos su buena conducta o muestras de vida piadosa…agradece al Padre, agradece Su inmensa bondad en conceder a los creyentes en Colosas la capacidad de poder vivir de esa forma.  Es aquí en dónde vemos claramente la importancia de reconocer el verdadero e inmenso don que es la vida que Dios nos da.
2. Gratitud por la fe de ellos en Cristo Jesús: Pablo pudo haber agradecido por cualquier cosa.  Por las ofrendas, por escuchar sus mensajes, leer sus cartas o quién sabe qué otras razones.  Sin embargo, Pablo empieza agradeciéndoles por aquello que, incluso para él mismo, es lo más importante (1 Corintios 15:1-8): la fe de ellos en el Evangelio.  No existe nada más crucial y vital en la vida de cualquier persona que haya vivido, viva o vivirá que esto.  La eternidad de cada uno depende de dónde esté puesta nuestra fe….en Jesús o en cualquier otra cosa.  Pablo reconoce en los Colosenses esta fe y la afirma, valora y resalta como primordial.  ¿Estamos agradecidos cada uno por la fe que tenemos en Jesús? ¿Estamos agradecidos por la fe que aquellos a quienes más amamos tienen en Jesús?  ¿Es esto lo más importante en nuestras vidas y las vidas de quienes más amamos?
3. Gratitud por el amor que se muestran entre ellos: Pablo agradece porque los creyentes están mostrando la evidencia más sublime y real de la transformación que el Evangelio produce en una persona y en una comunidad: el amor.  Es interesante ver que el amor que demuestra la iglesia en Colosas no es únicamente para una comunidad cerrada, sino para todo el pueblo de Dios.  Jesús mismo lo dijo: 34Así que ahora les doy un nuevo mandamiento: ámense unos a otros. Tal como yo los he amado, ustedes deben amarse unos a otros. 35El amor que tengan unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos». (Juan 13:34-35, NTV)  Y es que este amor no es únicamente para el bienestar de la comunidad inmediata o la Iglesia en general….el amor que nos tenemos entre nosotros es un ANUNCIO del Evangelio.  Es la forma más importante de demostrar el Evangelio que nos cambió hacia el mundo que aún no conoce a Jesús.
El Fundamento de la Gratitud
Esperanza. ¡Qué palabra más sublime! Pablo le da fundamento sólido a la razón por la cual los Colosenses demuestran su fe en Jesús y demuestran amor los unos por los otros y por toda la Iglesia: la esperanza de vida eterna.  Pablo no fundamenta la esperanza en mejores circunstancias terrenales o buenos deseos, sino en una sólida, verdadera y tangible esperanza: el Cielo.  El Cielo es REAL no porque una muy mala película nos lo diga, sino porque Jesús está allí.  Jesús ascendió físicamente al cielo y es allí en dónde está a la diestra del Padre intercediendo por nosotros y preparando la morada que tendremos allí.  Esa es la base de nuestra esperanza y la base de la esperanza de los Colosenses que los llevó a proclamar y vivir el Evangelio de tal manera que constantemente movió al apóstol Pablo a agradecer al Padre por ellos.
Fe.
Amor.
Esperanza.
¡Qué grandes motivos para dar gracias este jueves!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s