Días del futuro pasado

Me confieso cinéfila y fan de Marvel y aunque X-Men Días del futuro pasado (Days of the future past) me pareció fantástica, me confieso apasionada por algo más grande, que hoy en medio de una mañana difícil necesitaba recordar y esta película me ayudó. Para aquellos no que tienen idea de la película les comparto este video, y los fans espero que se emocionen como yo (no se preocupen no voy a arruinar el final).

Días del pasado

Todos tenemos un pasado y nuestro pasado tiene matices, lugares, colores, aromas, sabores… personas y decisiones que tomamos, también tiene victorias y derrotas, logros y fracasos, gozo y dolor. Cuando miramos atrás ¿Qué recordamos de nuestro pasado? ¿Cuáles son las imágenes, pensamientos o sentimientos que vienen a nosotros? Puede ser un pasado lejano… años atrás o puede ser un pasado más inmediato como esta mañana. Creo que todos quisiéramos ver atrás y sonreír, pero a veces al ver atrás nos lamentamos, y aunque sería fantástico poder regresar en el tiempo, sabemos que solo pasa en las películas.

Nuestra confianza, nuestra esperanza

“Profesor X: [a su yo más joven] Tienes miedo. Recuerdo. /…/ Por favor… necesitamos que vuelvas a tener esperanza” 

Esta escena en particular, me recordó las palabras de Benedicto XVI en Spe Salvi “Podemos tratar de limitar el sufrimiento, luchar contra él, pero no podemos suprimirlo. Precisamente cuando los hombres, intentando evitar toda dolencia, tratan de alejarse de todo lo que podría significar aflicción, cuando quieren ahorrarse la fatiga y el dolor de la verdad, del amor y del bien, caen en una vida vacía en la que quizá ya no existe el dolor, pero en la que la oscura sensación de la falta de sentido y de la soledad es mucho mayor aún. Lo que cura al hombre no es esquivar el sufrimiento y huir ante el dolor, sino la capacidad de aceptar la tribulación, madurar en ella y encontrar en ella un sentido mediante la unión con Cristo, que sufrido con amor infinito.”

Esto es esperanza para mí, es la virtud por la que confiamos en Dios a través de Cristo (1 Corintios 15:57), por la que podemos esperar con certeza, en palabras de John Piper “una expectativa confiada y deseo de algo bueno en el futuro”, no por nosotros sino por el, como lo dijo Jesús en Juan 16:33. El origen de nuestra esperanza es Dios, entonces sin importar nuestra historia personal todos podemos relacionarnos con ella, va más allá de nosotros, trasciende épocas, culturas e historias.

Días del futuro

Todos tenemos luchas, batallas e incluso guerras, vivimos en este mundo corrompido y día a día enfrentamos tentaciones, pecado, abuso, dolor y temor; así que aunque ciertamente podría usar esas palabras con mi yo más joven, también son palabras que necesito escuchar hoy y que necesitaré mañana también como David en el Salmo 42:5.

Las consecuencias de las decisiones que tomamos en esperanza trascienden más allá de lo que podemos imaginar. Pienso en aquellos que esperan del otro lado de tu obediencia a Dios, de mi obediencia a Dios, necesitan que volvamos a tener esperanza, necesitan que tengamos esperanza hoy. Y mientras caminamos con esperanza también necesitamos amigos, personas que Dios use para dirigirnos, para mostrarnos paciencia, para guiarnos, para acompañarnos mientras nos convertimos en las personas que fuimos llamados a ser.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s