Manifiesto por la Vida y la Familia (parte 4)

marchaContinuando con la serie de comentarios acerca el Manifiesto por la Vida y la Familia, el día de hoy nos enfocaremos en un punto crucialmente importante y sumamente práctico, el punto 4 del manifiesto que dice así:

Padre y madre son los principales responsables de garantizar una óptima educación de los hijos. Nadie puede sustituirlos en esta tarea.

Este es un punto pivotal en la discusión porque es aquí donde generalmente vamos a encontrar un choque, especialmente en países como el nuestro que tienen una enorme presión de organizaciones internacionales con agendas culturales y educativas bastante definidas y generalmente opuestas a los valores, principios y metas que procuran una sociedad de individuos libres y responsables formados a través del contexto de la familia y matrimonio “tradicional”.

Este punto del manifiesto se sustenta sobre dos principios bíblicos importantes:

6Dirige a tus hijos por el camino correcto,
y cuando sean mayores, no lo abandonarán. (Proverbios 22:6, NTV)
1»Esos son los mandatos, los decretos y las ordenanzas que el Señor tu Dios me encargó que te enseñara. Obedécelos cuando llegues a la tierra donde estás a punto de entrar y que vas a poseer. 2Tú, tus hijos y tus nietos teman al Señor su Dios durante toda la vida. Si obedeces todos los decretos y los mandatos del Señor, disfrutarás de una larga vida. 3Escucha con atención, pueblo de Israel, y asegúrate de obedecer. Entonces todo te saldrá bien, y tendrás muchos hijos en la tierra donde fluyen la leche y la miel, tal como el Señor, Dios de tus antepasados, te lo prometió.
4»¡Escucha, Israel! El Señor es nuestro Dios, solamente el Señor. 5Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. 6Debes comprometerte con todo tu ser a cumplir cada uno de estos mandatos que hoy te entrego. 7Repíteselos a tus hijos una y otra vez. Habla de ellos en tus conversaciones cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. 8Átalos a tus manos y llévalos sobre la frente como un recordatorio.9Escríbelos en los marcos de la entrada de tu casa y sobre las puertas de la ciudad. (Deuteronomio 6:1-8, NTV)
Vemos en estos pasajes la designación especial, específica y clarísima de parte de Dios a los padres de familia acerca de su responsabilidad en la educación y formación de sus hijos.  Ahora, hablar de “educación” en este contexto, y en el espíritu del manifiesto, implica muchísimo más que únicamente la formación técnica o académica.  Aquí estamos hablando acerca de la formación para la vida, que incluye todos los aspectos sociales, espirituales, académicos, culturales, éticos y demás aspectos que forman a un ser humano de manera integral.  Esta es la responsabilidad y prerrogativa EXCLUSIVA de los padres de familia y de allí deviene su derecho y responsabilidad de contar con las opciones e instituciones de soporte que le permitan hacerlo de manera adecuada.
El capítulo 9 de “La Fatal Arrogancia” de Hayek, titulado “La Religión y los Guardianes de la Tradición” nos explica claramente como para sostener en el largo plazo una sociedad fundamentada en libertad genuina, estas instituciones -de carácter voluntario y privado- como la Iglesia, asociaciones culturales, educativas, deportivas, etc., son fundamentales y se convierten, por ende, en el punto de apoyo para que las familias puedan -de acuerdo a sus valores, tradiciones, religión y cultura- ELEGIR la trayectoria educativa y formativa de sus hijos.
No es prerrogativa de los gobiernos, ni mucho menos de agencias internacionales con agendas ocultas y contrarias a los valores que predominan en una sociedad, imponer modelos educativos y formativos a los padres de familia.  Es responsabilidad y prerrogativa de los padres de familia exigir más y mejores opciones de educación para sus hijos, tener todas las facilidades para organizarse y formar esas instituciones de apoyo para enriquecer las experiencias formativas de sus hijos.  Es responsabilidad de las asociaciones culturales, las iglesias y demás instituciones privadas de apoyo el actuar de manera proactiva en favor de la familia y de apoyar a los padres en esta crucial, hermosa y crítica tarea para que podamos realmente aspirar con una Guatemala distinta.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s