Tere

1011819_10151579691269682_576206637_n

Tere en el “Festival de Grupos” de Casa de Libertad en 2013.

Escribo esto a manera de homenaje a una hermana en el Señor que ha sido una tremenda bendición y evidencia verdadera, tangible y genuina de lo que la Gracia transformadora de Jesús puede hacer en una vida y como eso impacta a más personas.

No conozco a profundidad la vida de Tere, pero los años que la he conocido en la iglesia y en el grupo en casa evidencian el amor de Dios derramado sobre la vida de alguien que, sin temor a exponer el quebrantamiento en su vida, se dejó amar por Él y a partir de allí mostrar una feroz pasión por el Evangelio, por crecer, por aprender, servir, dar y sobre todas las cosas, vivir…vivir de verdad.

De Tere sólo conozco sonrisas, fe y un coraje impresionante para caminar, para ver hacia el frente, construir y no perder jamás la esperanza.  Recuerdo aún que en medio de circunstancias de vida duras -como el terrible cáncer que hoy afecta su cuerpo- me pidió que la apoyara en contestarle a su mamá preguntas difíciles acerca de la fe para que ella supiera que podemos confiar en Dios, aún cuándo las circunstancias de la vida en ese momento nos apunten a desesperar y tirar la toalla.  Incluso, Tere mantuvo su casa abierta para su grupo en casa a pesar de que su cuerpo pedía descanso.  Ese coraje y valentía se reconocen.

Al final, lo que quiero es que todos quienes conocemos a Tere tomemos un tiempo para celebrar su vida.  En alguna ocasión el Apóstol Pablo escribió las siguientes palabras, “Imítenme a mí, como yo imito a Cristo.” (1 Corintios 11:1, NVI).  Es difícil poder pedir eso a otras personas poniendo la vida propia como ejemplo.  Tere, en mi opinión, se ganó ese derecho.  La vida de Tere muestra el camino de la Salvación….fue creada, cayó, fue redimida, está siendo santificada y la espera la hermosa glorificación que es la esperanza viva, real, tangible y hermosa del cristiano.  En medio de una épica batalla contra circunstancias de vida que hubiesen quizás enloquecido a la mayoría, en medio también de una terrible batalla con un cáncer devastador, en medio de eso, vemos la luz de la batalla que Jesús peleó por Tere y a la cual ella se sumó con valentía, humildad, coraje y pasión.  Esa es una vida digna de celebrar…una vida digna de imitar.

Imitemos a Tere, como ella imita a Cristo.

Mi oración es porque la paz que sobrepasa todo entendimiento, porque el Amor del Padre, la Gracia del Hijo y la Comunión con el Espíritu Santo sigan acompañando a Tere hoy, que llenen de esperanza a su amado esposo y a sus amados hijos.  Que su mamá, hermana y demás familia vean un ejemplo de lo que significa vivir bien, amar bien, caminar bien.  Que su iglesia, y en particular las mujeres de su iglesia, se vean inspiradas por su vida a caer de rodillas delante del Trono y ser llenas de esa Gracia, Amor y Fe que sólo podemos recibir de Jesús.  Tere es una evidencia clara que no hay circunstancia en la vida que esté por encima de la Cruz, que la esperanza de vida eterna descansa en la obra de Jesús y no en nuestra lista de méritos, y que a partir de allí es posible VIVIR…vivir de verdad, vivir bien, simplemente….VIVIR.

Hoy, Tere, honramos, celebramos y damos gracias a Dios por su vida y a usted por su amistad, sonrisa, pasión, servicio y ejemplo.

Sigamos orando y creyendo con esperanza por la vida de Tere.  Dios ha sido, es y seguirá siendo bueno….siempre.

¡MARANATHA!

Anuncios

5 comments

  1. José Antonio Ochoa · febrero 17, 2014

    La Gracia de Dios esta sobré ella, aún antes que ella lo supiera, su ejemplo sencillamente me llena de alegría, pues sólo refleja una cosa, la Presencia de Dios en su vida, mi corazón y mis oraciones contigo mi querida Tere, y por supuesto con toda tu querida familia…

    Me gusta

  2. Gloria Borjes · febrero 18, 2014

    Todos y todas estamos unidos de corazon, en oracion por la Tere….!!! en cada grupo de intercesion, en cada casa, en cada celula, a cada momento…. te amamos Tere y confiamos en que Dios esta contigo, EL te ama muchisimo mas de lo que podamos imaginarnos…..

    Me gusta

  3. Mario Alejandro Pérez · febrero 18, 2014

    Desde Nicaragua oraré por Tere. Mi hermano también luchó contra una leucemia y pude ver, al igual que usted comparte, como el Señor lo santificó en esa agotadora batalla. Oraré por la salud de Tere, pero sobre todo oraré para que al igual que Pablo, siga peleando la buena batalla, acabe su carrera y guarde su fe (2 Tim 4:7-8), pues tengo la certeza que a Tere, por el testimonio que hoy leo, nuestro Padre que es justo, le tiene guardada una preciosa corona de justicia.

    Un abrazo y ánimos.

    Me gusta

  4. Scarlet · febrero 20, 2014

    Se del amor del Señor y se que ama profundamente a Tere y por ese amor le dará la fuerza que necesita, sólo el sabe lo que nos conviene ,sólo tomate fuertemente de El y no sentirás soledad en este camino ,

    Me gusta

  5. Mash · febrero 26, 2014

    Mis oraciones han estado contigo y tu familia desde el inicio. Te quiero y te admiro!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s