10 Consejos de Gordon Fee de cómo interpretar las Narrativas Bíblicas

Uno de los momentos más importantes de mi vida fue en una de mis clases del MBA de Regent University.  En una clase acerca de principios bíblicos de liderazgo, dictada por el Dr. Michael Zigarelli, se nos asignó la lectura del libro “La Lectura Eficaz de la Biblia” (How to Read the Bible for All It’s Worth) de Gordon Fee y Douglas Stuart.  Ese libro ha sido uno de los libros más importantes que he leído.

En esta ocasión, quisiera compartir con ustedes una traducción de 10 consejos que el Dr. Fee nos da para poder interpretar correctamente las narrativas de la Biblia y de esa forma poder aplicarlas y enseñarlas bien.

  1. Generalmente, una narrativa del Antiguo Testamento no nos da una enseñanza doctrinal directa.
  2. Una narrativa del Antiguo Testamento usualmente nos ilustrará alguna doctrina que se enseña de manera clara en otros pasajes.
  3. Las narrativas nos cuentan lo que pasó, no necesariamente lo que debería haber sucedido o lo que tiene que suceder todas las veces.  De esa cuenta, no todas las narrativas cuentan con una moraleja claramente identificable.
  4. Lo que las personas hacen en las narrativas no siempre son buenos ejemplos para nosotros.  Usualmente es totalmente lo opuesto.
  5. Muchos de los personajes del Antiguo Testamento están muy lejos de la perfección, y en consecuencia, sus acciones también.
  6. Al final de una narrativa, no siempre se nos dice si lo que sucedió fue bueno o malo.  Debemos juzgar esto en base a lo que Dios ya nos ha enseñado de manera categórica y directa en otros pasajes de las Escrituras.
  7. Todas las narrativas son selectivas y están incompletas.  No siempre se nos dan todos los detalles (ver Juan 21:25).  Lo que sí aparece en las narrativas es aquello que el autor, inspirado por Dios, quería que supiéramos.
  8. Las narrativas no fueron escritas para responder a todas nuestras preguntas teológicas.  Ellas tienen un propósito particular, específico, especial y delimitado al tratar ciertos temas, dejando que los temas que quedan fuera sean tratados de manera distinta en otros pasajes.
  9. Las narrativas pueden enseñar tanto de manera explícita (al declarar algo de manera directa) o de manera implícita (al ilustrar algo de manera clara sin decirlo de manera directa).
  10. En el análisis final, Dios es el héroe de todas las narrativas bíblicas.

Los dejo con un video en dónde Gordon Fee nos habla sobre cómo debemos leer la Biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s