Liderando con Amor (Book Review)

Tenía mucho tiempo de no leer un libro completo en un día.  Quizás tenga mucho tiempo en mis manos, o quizás el libro era así de agradable de leer.  Creo que es una combinación de los dos y honestamente me sorprendí lo rápido que avanza la lectura de este libro.  Tenía muchísimo tiempo de no leer a Ken Blanchard, y por cuestiones de una serie de conferencias que tendré la oportunidad de dar en las próximas semanas, fui a buscar lectura fresca y decidí comprar este libro, “Liderando con Amor” (en inglés, “Lead with Luv“) que escribió Blanchard en colaboración con Colleen Barret, Presidente Emérita de Southwest Airlines.

Después de leer muchísimos libros de temas teológicos, de economía y algunas novelas, fue (aunque me cueste admitirlo) refrescante volver a leer un libro de gerencia.  El cambio de temática fue bueno, y me ayudó a aterrizar de manera muy tangible algunas ideas que había estado explorando en los libros “Stewardship: Choosing Service over Self-Interest” de Peter Block y “The Fifth Discipline: The Art & Practice of the Learning Organization” de Peter Senge, dos libros que tratan con las ideas del Liderazgo Basado en Servicio desde una perspectiva más macro y filosófica.

El libro trata, en esencia, de la puesta en acción de la filosofía del Liderazgo Basado en Servicio a través del testimonio de Barret.  Está escrito a manera de entrevista y conversación, así que eso ayuda en la fluidez de la lectura y lo hace más humano.  A ratos el libro abusa de las múltiples referencias a los otros libros de Blanchard (una especie de “product placement“) y la traducción al español se siente un poco forzada a veces, pero a pesar de eso, la lectura es fluida.

Los conceptos del liderazgo basado en servicio son conceptos que debemos considerar de manera profunda y urgente en Latinoamérica.  El paradigma de liderazgo basado en el control, la intimidación, la posición y el abuso de poder ha cobrado demasiadas víctimas en nuestras familias, empresas, iglesias y naciones.  El autoritarismo con el que estamos acostumbrados a mandar (no a liderar) tiene mucha responsabilidad sobre nuestro retraso cultural, social y económico.  El libro plantea una manera distinta de ver las cosas.  El líder sirve antes de dirigir y su meta principal no es su propio engrandecimiento, sino la búsqueda del éxito, prosperidad y florecimiento de las personas que han sido puestas bajo su liderazgo.  De esa cuenta, los resultados extraordinarios se vuelven posibles a través de facultar a las personas que están más cerca de cada situación, problema y oportunidad a tomar decisiones, ser reconocidos por sus éxitos e incluso, a ser más flexibles con las políticas y procedimientos (siempre dentro de los marcos éticos y legales correspondientes), con el único objetivo de servir y servir bien a sus clientes (internos -fundamentalmente- y externos).

Al definir el liderazgo basado en servicio como “amor en acción”, el libro asume una idea que como cristianos debemos aprender, recalcar, vivir y enseñar, que es el del valor y dignidad de la persona humana en tanto persona -extraído esto de la hermosa doctrina del “Imago Dei“-.  Sin un cambio profundo en la mente y el corazón acerca de nuestra concepción de la persona humana, de una visión materialista, consumista y utilitarista, a una fundamentada en la dignidad y valor de la misma por el hecho de ser un ser creado a imagen y semejanza de Dios, las ideas del libro de Blanchard y Barret no tienen sentido alguno.

Jesús lo dijo claramente:

12Este es mi mandamiento: ámense unos a otros de la misma manera en que yo los he amado. 13No hay un amor más grande que el dar la vida por los amigos. (Juan 15:13, NTV)

25Jesús les dijo: «En este mundo, los reyes y los grandes hombres tratan a su pueblo con prepotencia; sin embargo, son llamados “amigos del pueblo”. 26Pero entre ustedes será diferente. El más importante de ustedes deberá tomar el puesto más bajo, y el líder debe ser como un sirviente. 27¿Quién es más importante: el que se sienta a la mesa o el que la sirve? El que se sienta a la mesa, por supuesto. ¡Pero en este caso no!, pues yo estoy entre ustedes como uno que sirve. (Lucas 22:25-27, NTV)

Recomiendo muchísimo la lectura de este libro.  Es un libro que debemos leer para nosotros mismos y vivirlo nosotros mismos, no es un libro de aquellos de “se lo digo a Pedro para que lo oiga Juan”.  Retémonos a nosotros mismos y en oración, busquemos la gracia del Espíritu Santo para verdaderamente liderar con amor.

Les dejo un par de videos de Ken Blanchard y Colleen Barrett para que conozcan más a los autores:

One comment

  1. Juan Callejas · noviembre 15, 2013

    Reblogged this on Asociación de Empresarios Cristianos and commented:
    ¡Buen libro!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s