¿Qué es un Predicador? (10 Respuestas Equivocadas)


Existen muchas ideas falsas acerca de lo que un predicador debería ser.  Algunas de estas concepciones erróneas son:

  • Un artista: alguien que está allí para hacerme sentir feliz.
  • Un curador: alguien que está allí para administrar un museo y asegurarse de que nada cambie.
  • Un conferencista: alguien que está allí para enseñar, transmitir datos e información religiosa, pero no para cambiar mi vida.
  • Un gurú: alguien que ofrece comentario cristiano acerca de eventos de actualidad importantes.
  • Un socializador: alguien que es amigable y socialmente hábil, que no nos hará quedar mal en bodas o funerales.
  • Un trabajador social: alguien que resuelve todos mis problemas familiares.
  • Un ritualista: alguien a quién usamos para bautizos, comuniones, etc., y toda vez lo haga bien (en cuánto a forma y rutina) en estos eventos, lo toleraremos en otras ocasiones.
  • Un gerente: una especie de CEO eclesiástico que es hábil para administrar gente y papeles.
  • Un ángel: alguien que hace todo bien, que nunca se equivoca, que ora y predica de manera perfecta cada vez sin jamás ofendernos.
  • Un psicólogo: un terapeuta barato que me ayuda con mis emociones.

Por supuesto, existen algunos elementos verdaderos en estas ideas.  El predicador debe enseñar, debe a veces ofrecer algún comentario espiritual acerca de nuestra cultura, debe involucrarse en los problemas de la gente, etc.  Sin embargo, estas no son las funciones principales o las categorías y términos que la Biblia utiliza para describir a un predicador.  En futuros artículos discutiremos estas.

¿Opiniones?

(Traducido del artículo “What is a preacher? (10 Wrong Answers)” por David Murray, disponible aquí.)

Una Oración sobre la Disruptiva Comodidad de la Soberanía de Dios


8»¡No olviden esto! ¡Ténganlo presente!

Recuérdenlo, ustedes los culpables.

9Recuerden las cosas que hice en el pasado.
¡Pues solo yo soy Dios!
Yo soy Dios, y no hay otro como yo.
10Solo yo puedo predecir el futuro
antes que suceda.
Todos mis planes se cumplirán
porque yo hago todo lo que deseo. (Isaías 46:8-10, NTV)
 
Padre santo y lleno de gracia, hoy no ofrezco oposición alguna por que me llamas “culpable”.  No sólo soy culpable de rebeldía a tus mandamientos, sino también de rebelarme contra tu evangelio.  Mi única esperanza está en saber que tú completarás la buena obra de salvación que iniciaste en mí.  Tú haces todo lo que deseas, y te place justificar y transformar a rebeldes como yo. ¡Aleluya!
 
También encuentro gran esperanza hoy en saber que tus propósitos para todo lo demás permanecerán.  Esta verdad es a la vez disruptiva y reconfortante.  Hay algunas cosas por las que estoy desesperado que actúes Padre – cosas que hacen todo el sentido del mundo para mí, pero no que no sucederán.
 
Hay otras cosas para las que no tengo la fe para confiar en ti – cosas que no puede imaginar que lleguen a suceder.  Sin embargo, como un hermoso jardín floreciendo en el árido desierto, esas son las cosas que llegarán a suceder.
 
Padre, ayúdame a grabar esta verdad en mi mente y en mi corazón.  Tú eres Dios y tú haces lo que te place.  Nadie puede, en última instancia, resistir Tu voluntad y actuamos como necios cuándo tratamos de hacerlo.  Tú no eres una deidad manipulable; no eres predecible; no eres programable.  Tú eres misterioso – bueno, pero misterioso.
 
 
Mientras atravieso esta semana llena de decisiones difíciles, estoy tan agradecido de que eres un Padre soberano que cuida de igual forma de cada uno de sus hijos.  Puedo confiar en ti.  No tengo que entrar en pánico.  No tengo que preocuparme.  No tengo que tomar las cosas en mis propias manos.  No tengo que tener miedo a los resultados, al “¿qué pasaría sí?”, o al “si tan solo…”.  Mi duda debe rendirse a la cordura del evangelio.
 
Padre, ayúdame a desear que tus propósitos prevalezcan más que mi deseo a que mi vida no sea un relajo.  Ayúdame a gloriarme en tu placer más que a desear menos líos.  Ayúdame a aceptar la disrupción como una parte necesaria de la transformación.  No existe comodidad como la comodidad que viene de conocerte y llamarte Abba, Padre.  Oro en el confiable nombre de Jesús, amén.
 

¿Es siempre necesaria la “información de trasfondo” para entender la Biblia?


(Traducción mía del artículo: “Is “Background Information” Ever Necessary to Understand the Bible” por Andy Naselli, disponible en inglés aquí.)

Mi respuesta es un cauteloso sí: la “información de trasfondo” (que prefiero llamar “contexto histórico” es necesaria a veces para poder entender la Biblia con precisión.

Digo “cauteloso” porque hay peligros tanto en contestar con un categórico sí como con un categórico “no”.

Peligros de Contestar “Sí”

  1. Pueden existir abusos de la información de trasfondo con la intención de torcer el texto y contradecir lo que dice de manera transparente,  (los pensadores Bob Stein, Clint Arnold y Doug Moo comparten algo de este tema aquí.)
  2. Algunos se enfocan tanto en la información de trasfondo que terminan trayendo al frente lo que está en el trasfondo y llevando hacia atrás lo que debería estar al frente. Y a pesar de lo importante que pueda ser la literatura judía extra-canónica para el estudio del Nuevo Testamento (ver aquí y aquí ), estos estudios normalmente siguen la ley de rendimientos decrecientes.

Es importante recordar las tres precauciones que nos da John Piper en The Future of Justification: A Response to N. T. Wright (Wheaton: Crossway, 2007), 34-36:

  1. Podemos entender mal las fuentes.
  2. Podemos asumir estar de acuerdo con una fuente cuándo en realidad no hay acuerdo alguno.
  3. Podemos aplicar mal el significado de la fuente.

Peligros de Contestar “No”

Algunos argumentan que la información de trasfondo nunca es necesaria : la arqueología y otras fuentes de conocimiento histórico pueden confirmar lo que correctamente entendemos de la Biblia y pueden enriquecer nuestro entendimiento, pero no son necesaria.  En consecuencia:

  1. Algunos descartan la información de trasfondo como algo relativamente poco importante y entonces, no vale la pena estudiarla cuidadosamente.
  2. Algunos incluso la ven como una amenaza a la claridad y suficiencia de la Biblia.

Aquellos que se aferran a esta idea pueden fallar en reconocer cuánta información de trasfondo básica están usando de manera habitual para poder entender la Biblia con precisión. Read More

Dominio y Pies Limpios


¿Qué es lo que hace Jesús en Juan 13 sabiendo que “el Padre había puesto todas las cosas en sus manos” y que “de Dios había salido y a Dios volvía” (Juan 13:3, NBLH)? ¿Reclama el trono? ¿Utiliza su autoridad en contra de sus detractores? ¿Llama a diez mil ángeles? ¿Usa la coerción para que sus discípulos sigan sus órdenes?

4se levantó de la cena y se quitó el manto, y tomando una toalla, se la ciñó. 5Luego echó agua en una vasija, y comenzó a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla que tenía ceñida. (Juan 13:4-5, NBLH)

Lavamiento de pies.  El dominio de Jesús sobre todas las cosas no es un dominio de mano dura y manipulación, sino un señorío de servicio y deferencia y humildad.  Jesús, teniendo ya todas las cosas en sus manos, no se desvió de atender las necesidades de otros, sino precisamente fue hacia atender sus necesidades al lavar sus pies y mas significativamente, al morir por ellos y por todos aquellos que con gozo aceptan ser servidos de tal forma.

Es precisamente esta definición de la idea de “dominio” la que mueve a aquellos por quienes El murió a hacer lo mismo.

“13Ustedes Me llaman Maestro y Señor; y tienen razón, porque Lo soy. 14Pues si Yo, el Señor y el Maestro, les lavé los pies, ustedes también deben lavarse los pies unos a otros. 15Porque les he dado ejemplo, para que como Yo les he hecho, también ustedes lo hagan.” (Juan 13:13-15, NBLH)

El hecho de que Jesús ejerza su dominio universal a través del lavamiento de pies no es simplemente un mero ejemplo.  Su auto sacrificio es nuestra salvación.  Pero tampoco podemos considerar esto como algo menos que un ejemplo.  Aquellos que han sido aceptados por Dios a través de su sacrificio aman replicar ese sacrificio único en el servicio hacia otros.  Piensan en la fuerza en términos de servicio.  Piensan en el privilegio en términos del sacrificio.  Piensan en el poder en términos de darse a sí mismos.

Que esta nueva definición de Jesús acerca del dominio en su singular sacrificio produzca en nosotros un sabor distinto de la fuerza, privilegio y poder en aquellos que nos hacemos llamar cristianos.

(Traducción mía del artículo “The Dominion of Foot-Washing” escrito por David Mathis, disponible aquí.)

David Mathis (@davidcmathis) es anciano en Bethlehem Baptist Church, Twin Cities, y es director y editor ejecutivo en Desiring God. Él escribe regularmente en www.desiringGod.org.

 

Una Oración para Llevar Corazones Cargados a Jesús


28“Vengan a Mí, todos los que están cansados y cargados, y Yo los haré descansar. 29Tomen Mi yugo sobre ustedes y aprendan de Mí, que Yo soy manso y humilde de corazón, y hallaran descanso para sus almas. 30Porque Mi yugo es fácil y Mi carga ligera.” (Mateo 11:28-30, NBLH)

22Echa sobre el Señor tu carga, y El te sustentará; El nunca permitirá que el justo sea sacudido. (Salmo 55:22, NBLH)

6Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El los exalte a su debido tiempo, 7echando toda su ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de ustedes. (1 Pedro 5:6-7, NBLH)

Amado Señor Jesús, me estoy amarrando los zapatos esta mañana para llegar a ti lo mas rápido que pueda.  Tu gentil y humilde corazón es simplemente irresistible para mi.  Tu fácil yugo y ligera carga me llaman, y con gusto los llevare.  Tu promesa de descanso para el alma jamás había llegado tan en tiempo o había sido tan necesaria, porque hoy empiezo el día con ansiedad.  Gracias por recibirme, por entenderme y por ser tan bondadoso conmigo.

La carga y confusión que estoy sintiendo están claramente conectadas con viejas heridas y un dolor latente.  Algunas veces las heridas frescas se convierten en lupas o megáfonos a través de los cuales nos recuerdas de lo mucho que todavía necesita resolverse en nuestras almas.  Como un hueso roto que no ha pegado correctamente, los corazones quebrantados que no fueron sanados la primera vez son susceptibles al dolor recurrente.  Te alabo porque no desprecias ni nuestras lagrimas y nuestros desgarres – nuestro quebrantamiento ni nuestra debilidad.

Señor Jesús, te necesitamos.  Inunda nuestros corazones con tu paz.  Besa nuestras almas con la seguridad de que tú eres suficiente.  Confirma la promesa de que podemos –que yo puedo, hacer todas las cosas a través de ti que nos fortaleces.  Danos la gracia suficiente que nos has prometido, las nuevas misericordias y tu permanente presencia –agua viva en el desierto; flores en el desierto; tu gozo que nos deja sin palabras en medio de los gritos del desastre.

Mientras abogas por nosotros delante de nuestro Padre, no permitas que el enemigo aproveche el caos para disparar sus toxinas.  No tendré mil bocas para alabarte, pero permite que la única que tengo hable con la sabiduría del Evangelio, en lugar de hablar con el veneno de la incredulidad.

Mientras avanza el día, ayúdame a separar cada tema.  Necesito sabiduría para tratar con las preocupaciones inmediatas delante de mi.  No puedo darme el lujo de arrastrar dolores antiguos este día.   Si hago eso, me pondré a la defensiva y estaré a la ofensiva.  Como siempre, no se trata de mi, sino se trata de tu gloria.

Jesús, ayúdame a caminar hoy como una persona de fe, esperanza y amor.  Dame la sabiduría y el poder que prometes.  ¡Glorifícate hoy!  Escribe historias de arrepentimiento y restauración, por la fe y verdad del Evangelio.  Así que, ¡AMEN! Oro en tu Nombre tan digno y lleno de gracia. ¡Amén!

(Traducido del artículo “A Prayer for Bringing Heavy-Laden Hearts to Jesus” por Scotty Smith, disponible en inglés aquí)

La Falsa Libertad de Estuardo Zapeta


El día 9 de julio, el reconocido antropólogo y periodista guatemalteco, Estuardo Zapeta, publicó en el diario Siglo XXI una columna titulada “La Cuestión Gay“.  En su tradicional estilo controversial, Zapeta presentó lo que a su juicio, debería ser una posición “libertaria” a la controversia actual sobre el “matrimonio” entre personas del mismo sexo.  Lo más preocupante de la columna no es su defensa de lo indefendible (el “derecho” a dos personas del mismo sexo a contraer “matrimonio”), sino la manera que sustenta su argumento desde una óptica libertaria vacía de una sólida antropología y un claro entendimiento de la moral y los valores que sustentan la libertad que Zapeta defiende.

Cito a Zapeta:

El libertario jamás aceptará esas posiciones “librecambistas”, o pragmáticas, sino que apelará a Valores fundamentales de la Persona Humana y de su dignidad para la coexistencia pacífica.

Por eso, en temas como la descriminalización, despenalización, y legalización de la producción, comercio, distribución, y consumo de drogas que ahora son prohibidas por los Estados, libertarios y conservadores chocamos, porque para el conservador “ahí sí debe intervenir el Estado”, y para un libertario el valor de la libertad individual –sin violentar la vida, libertad y propiedad de terceros– es superior a las calenturas de los Estados y de los conservadores.

Por temas así, y la posición libertaria basada en valores, los conservadores nos llaman “anarquistas”, y otros nos describen como “anarco-capitalistas.”

Pero la diferencia abismal entre conservadores y libertarios puede notarse en el “approach” al denominado “tema Gay”. Un conservador utilizará en ese caso su ya gastado argumento “moralino”, digo “moralista”, y condenará de manera enérgica, y así lo dicen, esa “aberración moral” de la homosexualidad, y mucho de su argumento estará basado en la religión, sobre todo católica romana, la cual, en el tema “gay” deberá hacer muchas “revisiones” doctrinarias, y que sirve de base para sus “pre-juicios”, que un conservador confundirá como “valores”. 

Un libertario apelará al valor fundamental de libertad individual. Y en el caso del casamiento de dos personas del mismo sexo se aplica el mismo test fundamental de no violentar la Vida, la Libertad ni la Propiedad de terceros. La decisión que ambas personas tomen es la posición libertaria; deberá respetarse en cuanto es un acuerdo en ejercicio de la libertad individual de cada persona, y en el cual no hubo ni coerción ni privilegios.

Admiro a muchos conservadores y socialistas que cada vez más recurren a los valores humanos (no los religiosos)para asumir posiciones inteligentes ante temas difíciles, y exploran en el universo libertario mejores opciones para entender la acción humana. Bienvenidos.

El argumento central de Zapeta descansa en la dicotomía que el encuentra entre una posición “conservadora” -fundamentada en una concepción de moralidad absoluta y guiada por la religión- y una posición libertaria que encuentra la “dignidad de la Persona Humana” en un set -que no dice cuál es- de “valores humanos” (no religiosos).

¿Cuál es el problema?  El problema está en que la libertad que busca definir Zapeta no existe porque descansa en puras arbitrariedades al no encontrar un fundamento sólido en un concepto que para todo libertario es fundamental: la VERDAD.  Zapeta sabe, y libertarios ilustres como Hayek afirman, que no es posible tener verdadera libertad -que resulta en una verdadera capacidad de toma de decisiones, pilar fundamental de la Acción Humana- sin fundamentos sólidos e inamovibles.  Buscar “valores humanos” es buscar arbitrariedades que cambian con el tiempo, la cultura y las calenturas del momento.  Aparte del ancla de la verdad absoluta, definimos lo que vale según lo que nos conviene en el momento y maximiza nuestro placer, lo que nos hace precisamente lo opuesto a lo que buscamos….nos hace esclavos a nuestras pasiones. Read More

Sufrimiento y Comunidad: 2 experiencias que nos roba la Teología de la Prosperidad


Necesitamos revisar estos temas….

Revista Emergente

3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, 4 quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que también nosotros podamos consolar a los que están sufriendo, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios. 5 Porque así como abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así también por el mismo Cristo abunda nuestra consolación. 6 Si nosotros sufrimos, es para que ustedes reciban consolación y salvación; si somos consolados, es para que ustedes reciban consuelo y puedan soportar como nosotros cuando pasen por los mismos sufrimientos. 7 Firme es nuestra esperanza respecto a ustedes, pues sabemos que así como participan en nuestras aflicciones, también participan en nuestra consolación. (2 Corintios 1:3-7 RVC) 

Este pasaje nos abre los ojos a dos misericordias y bendiciones que Dios nos da y a las que hoy, la…

Ver la entrada original 451 palabras más

Cada Persona Importa y Vale


Recientemente leí un tweet de un líder cristiano que me paró los pelos.  El tweet dice lo siguiente: “Sólo las personas talentosas (no sólo las personas) constituyen la verdadera ventaja competitiva de una organización” . El contexto del tweet, intuyo por el “timeline” de la personas, es el Human Capital Forum 2013, una de esas reuniones en dónde un grupo de “gurús” viene a decirle a muchos gerentes y ejecutivos medios que aspiran a la “grandeza” todo lo mal que están haciendo a cambio de algunas frases motivacionales twitteables que poco o nada pueden hacer para rescatar una organización o decadente cultura gerencial…..me estoy yendo por la tangente.

Regresando al tweet en cuestión, es de miedo y verdaderamente preocupante que como cristianos, regurgitemos cualquier basura que nos trae algún extranjero y lo tiremos al ciber espacio como si fuese una verdad absoluta sin tan siquiera reparar en las implicaciones de forma y fondo que una frase como estas dice a la luz del Evangelio -que es nuestra norma final y absoluta de fe y vida-.  Frases como estas reflejan una antropología casi Randiana en la que asignamos valor a una persona únicamente en función de lo que hace y no en función de quién es.  Las personas se vuelven activos con una vida útil y de esa cuenta, son también descartables cuándo cumplen su función o sus talentos ya no son más una fuente de “ventaja competitiva”.  Ayn Rand lo expone en esta entrevista:

Dentro de las doctrinas más importantes del cristianismo bíblico, histórico y ortodoxo, está la doctrina del Imago Dei.  Esta doctrina está anclada en Génesis 1:26-31 y Génesis 2:7-8.  Luego está soportada con el establecimiento del matrimonio y familia humana en Génesis 2:18-25.  La doctrina del Imago Dei nos revela algo importantísimo acerca de la persona humana: su posición única de valor y dignidad como criatura de Dios, hecha a Su imagen y semejanza.

Este valor y dignidad es propio de cada persona por la mera condición de ser persona y no en función de un set de talentos, dones o habilidades que cada persona tenga.  Eso nos mueve por fuera de la dimensión de definirnos por lo que hacemos y empezar a definirnos, apreciarnos y valorarnos por quienes somos. Read More

Una Declaración sobre la Enseñanza de la Prosperidad


(Traducción mía del artículo: “A Statement on Prosperity Teaching” disponible en inglés aquí.)

Del Grupo de Trabajo Teológico de Lausana, capítulo de África luego de las consultas en Akropong, Ghana, 8-9 de septiembre, 2008 y 1-4 septiembre 2009

Nota: Esta declaración, ofrecida como una discusión para continua reflexión (teológica, ética, pastoral, misiológica, socio-política y económica) acerca del fenómeno del surgimiento de la enseñanza de la prosperidad a nivel mundial y en África en particular.  Los puntos discutidos a continuación son el resumen de muchos puntos hechos durante la discusión de tres ensayos presentados en la consulta de octubre 2008 y de otros diez ensayos presentados en la consulta de septiembre 2009.

Nosotros definimos el evangelio de la prosperidad como la enseñanza de que los creyentes tienen derecho a las bendiciones de la salud y la riqueza y de que pueden obtener estas bendiciones a través de confesiones de fe positivas y la “siempre de semillas” a través del pago fiel de diezmos y ofrendas.  Nosotros reconocemos que la enseñanza de la prosperidad es un fenómeno que atraviesa todas las denominaciones.  La enseñanza de la prosperidad la podemos encontrar a distintos niveles en iglesias de denominaciones protestantes tradicionales, pentecostales y carismáticas.  En esta declaración tratamos con el fenómeno de la enseñanza de la prosperidad y no contra alguna denominación o tradición.

Además, reconocemos que existen dimensiones de la enseñanza de la prosperidad que tienen sus raíces en la Biblia, y afirmamos esos elementos más adelante como verdad.  No queremos ser exclusivamente negativos, y reconocemos las impactantes realidades sociales dentro de las cuales esta enseñanza florece y la medida de esperanza que le da a gente desesperada.  Sin embargo, mientras reconocemos esos aspectos positivos, es nuestra visión general de que las enseñanzas de quienes más vigorosamente promueven el “evangelio de la prosperidad” son falsas y distorsionan gravemente la Biblia, que su práctica es muchas veces anti-ética y poco parecida a Cristo, y que el impacto en muchas iglesias es pastoralmente desastroso, espiritualmente insano, y no sólo no ofrece una esperanza duradera, sino puede alejar a la gente del mensaje y los medios para la salvación eterna.  En tales dimensiones, únicamente podemos describir esta enseñanza como un falso evangelio.

Hacemos un llamado para mayor reflexión sobre estos temas dentro de la Iglesia cristiana y le solicitamos al movimiento de Lausana declare enfáticamente su rechazo a los excesos de la enseñanza de la prosperidad como incompatibles con el cristianismo bíblico evangélico. Read More

Cuándo el Pecado es Grave y la Gracia es Sorprendente


(Traducción mía del artículo “When Sin is Grievous and Grace is Stunning por Tim Keller, disponible en inglés aquí.)

A lo largo de los años me he dado cuenta de que algunos ministerios, en sus esfuerzos por hacer énfasis en la vida santa, no hacen suficiente énfasis en la aceptación –por gracia- de Dios hacia nosotros a pesar de nuestros pecados.  Otros ministerios, en sus esfuerzos por evitar el legalismo, se abstienen de llamar a las personas hacia una profunda e incómoda introspección y al arrepentimiento genuino.  Sin embargo, el pastor del siglo XVIII, John Newton, hace un maravilloso trabajo en darle igual peso a la introspección y a la gracia.

En un artículo anterior, pudimos ver cómo Newton nos provee de algunas maneras profundamente incisivas para poder examinar nuestros corazones.  Los cristianos, él nos dice, le ponen muy poco tiempo y esfuerzo a examinarse a sí mismos y a buscar crecer en santidad, en el fruto del Espíritu.  Pero, ¿significa eso que esa profunda introspección nos condene a sentirnos siempre inadecuados, avergonzados y culpables? No, porque Newton sabe que un conocimiento profundo del pecado nos puede llevar a un gozo más enriquecedor en la gracia.  Nadie era mejor que Newton en urgir a la gente a “usar el evangelio de la gracia” en el corazón para poder cambiarlo.   A continuación, comparto dos cosas que he aprendido de Newton a través de los años de cómo poder hacer esto.

A menudo, la gente trata de llenar su corazón con el peligro de lo que están haciendo.  Puedes decirte a ti mismo, Si sigo haciendo esto, me causaré problemas. Esto podrá ser cierto y podrá ser una buena forma de reaccionar y reconocer el problema.  Sin embargo, si esto es todo lo que le dices a tu corazón, esto efectivamente doblará el metal de tu corazón pero no lo suavizará, ni tampoco lo transformará de manera permanente.  La motivación es, en última instancia, egoísta y únicamente traerá cambios en el corto plazo.

Necesitamos ir más profundo hacia la única manera duradera de cambiar nuestro corazón –llevarlo a la costosa y radical gracia de Dios manifestada en Cristo en la Cruz.  Le muestras a tu corazón las infinitas profundidades a las que Él fue para que tu pudieras ser libre del pecado y su condenación.  Esto te llena con una sensación no sólo del peligro del pecado, sino también de su gravedad.  Piensa en lo ingrato que es, piensa en como tu pecado no sólo es en contra de la ley de Dios, pero también contra Su corazón.  Que tu corazón se derrita con el conocimiento de lo que Él ha hecho por ti.  Tiembla ante el conocimiento de lo digno que Él es –digno de toda la gloria.

Un segundo y poderoso pensamiento de Newton es este:  pecamos no sólo a partir de un deseo rebelde de ser nuestros propios señores, sino también porque estamos buscando otras cosas aparte de Dios para satisfacernos y llenarnos.  Al mismo tiempo en que Newton señalaba muy bien el peligro de tener un entendimiento muy pobre o “light” de nuestro pecado, también era muy bueno en señalar el problema opuesto –un entendimiento muy “light” de lo que Jesús ha hecho por nosotros.  Newton le escribió lo siguiente a un hombre que estaba desmotivado:

“Me dices que te parece difícil creer que es compatible a la divina pureza el abrazar o usar a un monstruo como tu.  Al pensar esto, tu no sólo expresas una baja opinión de ti mismo, que es correcto, pero también expresas una muy baja opinión de la persona, obra y promesas del Redentor; lo que está definitivamente equivocado….Satanás se transforma a sí mismo en un ángel de luz.  Él a veces nos ofrece enseñarnos humildad; pero a pesar de que deseo ser humilde, no deseo aprenderlo en esta escuela.  Sus premisas podrán ser ciertas al afirmar que somos criaturas viles y malvadas –pero luego el nos atrae a las abominables conclusiones de que entonces, deberíamos cuestionar ya sea el poder, o la disposición, o la fidelidad de Cristo.  Así es, a pesar de que nuestras preocupaciones sean buenas, al punto de que nacen de un disgusto con el pecado; sin embargo, cuando las examinamos de cerca, muchas veces hay mucha voluntad propia, justicia propia, incredulidad, orgullo e impaciencia mezcladas con ellas, tanto así que no son mejores que los peores males de lo que nos quejamos….Tu no has tenido, y no podrás tener, nada a la vista de Dios más allá de lo que derives de la justicia y propiciación de Jesús.  Si podrías mantenerlo más a la vista, estarás más cómodo.  Él será más honrado….Oremos para que podamos ser capaces de seguir el mandamiento que el Señor nos dio a través del apóstol: “Regocíjense en el Señor siempre, otra vez les digo, regocíjense.”  Tenemos poco de qué regocijarnos en nosotros mismos,  pero tenemos el derecho y muchas razones para regocijarnos en Él.” ( Traducido de “Letter XI, to the Rev. Mr. S.,” Works of John Newton, Vol. 6, 185-187)

Si vamos a crecer en la gracia, debemos estar conscientes de ser al mismo tiempo pecadores y también hijos amados en Cristo.  Necesitamos una consciencia fuerte de nuestro pecado delante de Dios y una convicción clara y profunda de nuestra unión y aceptación en Cristo.

Al final de cuentas, es el gozo y maravilla del Evangelio lo que te cambiará permanentemente.

Tim Keller is the senior pastor of Redeemer Presbyterian Church (PCA) in Manhattan, New York. He is also co-founder and vice president of The Gospel Coalition. For more resources by Tim Keller visit Redeemer City to City.