¡Ya no los hacen como Epafras!

¿Epa quién? ¡Epafras!  No culpo a nadie por no conocer mucho sobre este antiguo “líder” dentro de la primera iglesia en Colosas.  Las referencias bíblicas acerca de este personaje son pocas, pero, a mi criterio, cargadas de significado y relevancia…especialmente para la cultura de hoy que vive obsesionada con el liderazgo y el protagonismo, especial y tristemente, en la Iglesia.

¿Qué nos dice la Escritura sobre Epafras?

“3Siempre que oramos por ustedes, damos gracias a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, 4pues hemos recibido noticias de su fe en Cristo Jesús y del amor que tienen por todos los santos 5a causa de la esperanza reservada para ustedes en el cielo. De esta esperanza ya han sabido por la palabra de verdad, que es el evangelio6que ha llegado hasta ustedes. Este evangelio está dando fruto y creciendo en todo el mundo, como también ha sucedido entre ustedes desde el día en que supieron de la gracia de Dios y la comprendieron plenamente. 7Así lo aprendieron de Epafras, nuestro querido colaborador y fiel servidor de Cristo para el bien de ustedes. 8Fue él quien nos contó del amor que tienen en el Espíritu.” (Colosenses 1:3-8 NVI, énfasis mío)

“12Les manda saludos Epafras, que es uno de ustedes. Este siervo de Cristo Jesús está siempre luchando en oración por ustedes, para que, plenamente convencidos, se mantengan firmes, cumpliendo en todo la voluntad de Dios. 13A mí me consta que él se preocupa mucho por ustedes y por los que están en Laodicea y en Hierápolis.” (Colosenses 4:12-13 NVI)

“23Te mandan saludos Epafras, mi compañero de cárcel en Cristo Jesús,24y también Marcos, Aristarco, Demas y Lucas, mis compañeros de trabajo.” (Filemón 1:23-24 NVI)

Vemos por todos los textos anteriores a un hombre comprometido con el Evangelio y al mismo tiempo, comprometido con su pueblo, su comunidad, su iglesia.  Si bien al final de la carrera vemos a Epafras encarcelado con Pablo, en Colosenses leemos del celo que tenía porque su comunidad conociera bien el Evangelio y diera fruto a través y a partir del Evangelio.

Epafras tiene el privilegio de contarle a Pablo el fruto que ve a través del crecimiento que los colosenses han tenido a partir de su aprendizaje y puesta en práctica del Evangelio.  Epafras no sólo predica y enseña, sino también se mantiene en profunda oración y batalla espiritual a favor de sus hermanos, con una oración muy sencilla, pero muy profunda:

1. Que se mantengan firmes

2. Que cumplan en todo la voluntad de Dios

Epafras no ora por liderazgo, fama, fortuna o prosperidad.  Su oración por sus hermanos es sencilla: que puedan vivir fielmente la vida cristiana en medio de las vicisitudes de la vida y de esa manera, que puedan vivir de acuerdo con la voluntad de Dios.  Es la misma oración que Pablo hace por la iglesia en Colosas cuándo leemos Colosenses 1:9-14.

¿No les parece un excelente ejemplo a seguir? ¿Qué tal si dejamos de un lado los delirios de grandeza y nos ocupamos de nuestra comunidad local y oramos lo básico, que a la vez, es lo más profundo y esencial?

Quizás ya no los hagan como Epafras….pero podemos confiar y pedir a Dios que nos ayude a seguir su ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s