8 formas de amar a nuestra esposa

Maridos, amen a sus mujeres y no sean ásperos con ellas. (Colosenses 3:19, NBLH)

Cuándo Dios dice, “Maridos, amen a sus mujeres,” Él se está refiriendo a la mujer como un ser complejo.  Él llama a todos los hombres a que amen a sus esposas de la misma manera en la que el hombre se ama a sí mismo (Efesios 5:29).  Esto significa que un esposo debe hacer todo lo que pueda para entender el mundo de su esposa.  Lo que sigue son ocho recomendaciones a través de las cuales podemos amar a nuestra esposa en varias de sus facetas.

1. Ama su corazón – Amor Emocional

La Biblia usa la palabra “amor” más de 350 veces.  Casi el 10% de esas veces ocurren en el Cantar de los Cantares (que apenas es el 0.5% de toda la Biblia).  Algo que aprendemos de esto es que un esposo debe usar sus palabras para expresar su amor por su esposa.  “Mi amado habló, y me dijo: ‘Levántate, amada mía, hermosa mía, Y ven conmigo.” (Cantares 2:10, NBLH) No conozco a ninguna mujer que no le encantaría escuchar palabras así de su esposo.

2. Ama su mente – Amor Intelectual

Un esposo amoroso convence a su esposa que, para él, ella es la persona más importante en el mundo.  Al decir esto no quiero decir que él la persuade de que nunca la dejará.  Eso no es suficiente, por supuesto.  ¿Sabe tu esposa que la valores por encima de todo?  El amor intelectual significa también relacionarte con la mente de tu esposa.  Muchos hombres ganan el amor de sus esposas a través de conversaciones profundas y bien pensadas.  Muchos hombres fracasan en llevar este hábito a su matrimonio.

3. Ama su cuerpo – Amor Físico

Al nivel más básico, un esposo busca, a través del amor físico, satisfacer las necesidades físicas de su esposa.  Un hombre que está en todas capacidades y elige no proveer  para las necesidades físicas de su esposa, no la ama.  Al mismo tiempo, los hombres deben ayudar a sus esposas a ejercer buena mayordomía sobre la provisión de Dios para poder maximizar sus recursos.

El amor físico también es complementario.  Tu esposa no necesita ser una súper modelo para recibir halagos sinceros de forma regular.  El amor físico debe ser exclusivo.  Ver de reojo a otras mujeres o hablar acerca de su belleza es destructivo.  Cada hombre debe procurar agradar a su propia esposa ( 1 Corintios 7:3 y 33).

4. Amar su alma – Amor Espiritual

Los hombres tendemos a orientarnos hacia las tareas.  Sin embargo, haces de lado una de nuestras mayores responsabilidades; la cultivación de la piedad en nuestras esposas.  Debemos apropiarnos de la frase “…yo y mi casa ” (Josué 24:14-15).  Josué entendió que como cabeza del pacto, sus decisiones tenían un profundo impacto en aquellos bajo su cuidado.   Él debe pensar siempre en el bienestar espiritual de sus dependientes.

Esto significa el tomar decisiones bien pensadas y oradas, aún si estas no son las más populares. “Hoy iremos a la iglesia aunque esa otra señora te haya dicho algo ofensivo la semana pasada.  Debemos tomar tiempo devocional familiar aún a pesar de nuestra apretada agenda.”  Estas son expresiones de amor.

5. Amar sus relaciones – Amor Relacional

Para las parejas con niños, el amor relacionar pueda requerir que el esposo proteja a su esposa de sus “familiares más cercanos”.  Se decisivo y pronto para disciplinar a los niños cuándo le faltan el respeto a mamá.  Resiste la tentación de contradecirla frente a los niños.  Dale un descanso cuándo sea necesario.  Fuera de casa, desarrolla interés por sus amistades.  Ayúdale a enfocarse en aquellas amistades que más bendigan su vida.

6. Ama su humanidad – Amor Realista

Se tierno durante los fracasos de tu esposa.  Ella necesita saber que tu la amas aún si su pecado te entristece.  Se agradecido de que ella es diferente a ti.  Un esposo amoroso ve a su esposa como un regalo de Dios para él, aún si ella no es perfecta.

7. Ama su llamado – Amor que Apoya

Si el llamado más alto de una esposa es el sujetarse a su esposo (Colosenses 3:18), un esposo amoroso ayuda a su esposa a sujetarse.  Algunas esposas nunca aprenden lo que es la sujeción bíblica porque sus esposos rara vez les dan un ejemplo positivo.  Ellos se pelean contra el consejo de la iglesia, hablan de manera blasfema en contra de las autoridades civiles o alegan siempre acerca de las políticas de sus empleos.  Aún así, ellos demandan la total sujeción de sus esposas.  Dios dice que todos los hombres deben someterse a la autoridad (Romanos 13:1).  Apenas podrás ayudar a tu esposa hacer esto si no lo estás haciendo tu mismo.

8. Ama a su Hacedor – Amor Teológico

En última instancia, carecemos de amor porque nos amamos a nosotros mismos más de lo que amamos a Dios y estamos insatisfechos con Su provisión.  Esto significa que mientras más amemos a Dios, mejor equipados estaremos para verdaderamente amar a nuestra esposa.

Por Su incomparable gracia, Dios nos atrae para amarle y nos faculta para amar a otros.  Matthew Henry recalca que las epístolas que más se enfocan en la gloria de la gracia divina y en la majestad del Señor Jesús, “son las que más se enfocan en las responsabilidades entre las distintas relaciones entre personas”.  El Evangelio contiene las buenas nuevas de que el Hijo de Dios “…me amó y se entregó a sí mismo por mi” (Gálatas 2:20).  Cristo ama al cristiano entero -corazón, mente, cuerpo, alma- y todo lo demás.  Únicamente cuándo nos damos cuenta de lo que esto significa es que podremos realmente obedecer la Palabra de Dios.  Maridos, amen a sus mujeres y no sean ásperos con ellas.

(Traducción mía del artículo “Husbands, 8 Admonitions to Love Your Wife” escrito por William Boekestein y disponible en inglés aquí.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s