La Historia Secular de la Salvación

(Traducción mía del artículo “The Secular Salvation Story” por Kevin DeYoung publicada originalmente en inglés aquí.)

Todos vivimos alrededor de alguna meta-narrativa.  No podemos evitar el tratar de darle algún sentido a nuestra vida.  No vivimos la vida o experimentamos la realidad a secas, estamos contantemente interpretándola.

Todos creemos en alguna historia de salvación.

El mensaje cristiano de la salvación relata la historia del pecado, el arrepentimiento y el perdón.

La historia secular de la salvación es una versión derivada y desviada de la narrativa cristiana más antigua.  Relata la historia del yo, la autenticidad y la aceptación.

En lugar del pecado cometido en contra de un Dios santo, tenemos infracciones cometidas en contra del yo.  No batallamos para cumplir la ley de Dios.  Batallamos para mantener nuestro propio sentido de lo que es correcto e incorrecto.  El problema no es ofender a Dios, sino la integración e identidad personal.

En lugar del arrepentimiento delante de un Dios santo, tenemos la autenticidad de la auto expresión.  No lamentamos el ser mucho menos de lo que deberíamos ser.  Lamentamos no estar en contacto con quienes realmente somos.  Nuestra confesión no es “¡Ay de mí, que estoy perdido! Soy un hombre de labios impuros…” (Isaías 6:5 NVI), sino “¡Ay de mí si me llego a considerar impuro!”.

En lugar de buscar el perdón de un Dios santo, tenemos la aceptación casual de simplemente ser como queremos ser.  No vemos que las demandas de la justicia hayan sido satisfechas en el sufrimiento de Cristo.  Vemos a la voz de la consciencia silenciada en los  gritos de los buenos deseos.  La buena nueva no es la gracia y la misericordia, sino la tolerancia y la iluminación.

Todos estamos contando una historia, viviendo por una historia y evangelizando una historia.  Una historia es antigua y áspera.  La otra es moderna y banal.  Una confronta.  La otra acaricia.  Una verdaderamente salva.  La otra falsamente socorre.  Escoge bien tu historia.  Una empieza gris, pero termina con vida.  La otra se ve alegre y termina en muerte.

4 comments

  1. irrationalitydestroyer · mayo 4, 2013

    Para mi como Católico los Humanistas Seculares son increíblemente arrogantes y siento que en realidad no ofrecen nada. Pero eso no cambia el hecho de que algunas cosas de lo que ellos dicen tienen razón. Por ejemplo, la creencia en milagros, el fundamentalismo, ese tipo de cosas irracionales. Dei gual forma yo creo que el Secularismo es una prueba de por qué la religión es buena ya que demuestra que tiene que permitir que la humanidad necesita de la religión para vivir establemente.
    Por cierto, está citando a un Calvinista. Los Calvinistas niegan el libre albedrío y están entre las denominaciones menos Cristianas que hay. Yo nunca citaría a un Calvinista positivamente excepto en muy pocas ocasiones. Ellos por lo general son muy intolerantes, dicen cosas erróneas y a veces hasta irracionales y muchas veces tienden hacia al fundamentalismo.

    Me gusta

    • Juan Callejas · mayo 4, 2013

      Gracias por tu comentario. Me parece interesante que como Católico des por descontados los milagros. Como cristianos, los milagros son algo esencial para nuestra fe. Como mínimo, compartimos los milagros que se relatan en la Biblia, empezando por el nacimiento virginal y la resurrección.

      Bienvenido a el debate y la propuesta

      Me gusta

      • irrationalitydestroyer · mayo 4, 2013

        No es tan esencial, lo esencial es creer en Dios. Además la creencia en milagros es algo ilógica. ¿Por qué es que suceden sólo a algunos? ¿Por qué por ejemplo Dios, si Él es bueno, no hace nada por la gente pobre en Africa, que es Cristiana también, que no merece su situación? Este argumento destruye por completo la existencia de milagros. La verdad es que es el hecho de uno pueda alcanzar a Dios la prueba de que existe, no los milagros. Ahora, es cierto que mi Iglesia me dice que los milagros ocurren, y esta es una de las razones por las cuales se canonizan Santos. Pero si uno se da cuenta la Iglesia Católica (y las Ortodoxas también) se centra más en las acciones buenas que hicieron los Santos y no tanto en los milagros.

        Me gusta

  2. Juan Callejas · mayo 4, 2013

    Interesante. Estás cuestionando la bondad del Dios en que crees y no provees fundamento teológico, doctrinal y/o bíblico para tus argumentos. Estás “juzgando” a Dios por sus acciones a la luz de tus intenciones….sin considerar tu condición como pecador delante de un Dios justo, bueno y santo.

    Te invito a leer un libro que se llama “En Defensa de Dios” de Timothy Keller. Vale la pena fortalecer nuestra fe en base a sólida doctrina cristiana, bíblica y ortodoxa que compartimos las tres grandes expresiones del cristianismo: católicos, ortodoxos y protestantes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s