Nueva Casa de Dios: Una Exhortación

Vi una versión editada de este video en la televisión nacional.  Para bien, o para mal, el momento de la inauguración de esta nueva infraestructura llegó.  Confieso antes de seguir con esta entrada de que no asisto a esta congregación ni comparto mucho de lo que allí se predica.  He criticado abiertamente mensajes que allí se han dado, y parte del contenido que de allí ha sido publicado y presentado a el mundo.

Sin embargo, no puedo negar la tremenda influencia a nivel regional que esta congregación y su liderazgo tienen, tanto en la parte de la enseñanza, cómo en el apoyo a causas sociales a las que se han comprometido de manera diligente y con resultados bastante reales, positivos y tangibles.

Es por esto que al igual que lo hice hace algunos años cuándo escribí una carta abierta a los asistentes al congreso Hechos 29, esta vez, con motivo de este gran evento, quisiera hacer esta exhortación y llamado a la reflexión a quienes asisten y lideran esta ya mega institución.

Este fin de semana dan un paso gigantesco.  Llevan varios años desarrollando y consolidando una organización que ha dejado y está dejando huella en Guatemala y no dudo que haya tenido impacto en otras naciones de la tierra.

Se les ha dado mucho: recurso financiero, infraestructura física, influencia mediática, influencia política, influencia espiritual, talento humano y la confianza de muchas personas que asisten semana a semana en búsqueda de las respuestas a los problemas y preguntas más importantes de la vida.

Este nivel de influencia, esta confianza y estos recursos colocan sobre ustedes un peso de responsabilidad que sin duda, no es fácil de llevar.  A partir de este fin de semana, este peso se incrementará. Quisiera exhortarlos a lo siguiente:

  1. Prediquen el Evangelio y únicamente el Evangelio: Vuelvan a lo primero, a lo de primera importancia, a lo más básico y más preciado que tenemos y que se nos ha confiado por parte del Señor, el Evangelio (1 Corintios 15).  Hemos sido llamados a predicar y compartir el ministerio de la reconciliación (2 Corintios 5:11-21).  Por favor, enfóquense y comprométanse a esto.  Que el maravilloso Evangelio de nuestro Señor se haga vida y realidad en cada uno de ustedes -líderes y asistentes- para que la transformación de las vidas sea real, duradera y apunte a otros a la Cruz.
  2. Resistan la tentación de otros mensajes: Les exhorto e imploro, resistan la tentación a llenar los asientos predicando mensajes que cosquillean los oídos de las personas (2 de Timoteo 4:3).  Aléjense del engaño de las teologías de la prosperidad, del deísmo moralista terapéutico, de un evangelio docetista que enseña a escapar el sufrimiento y de una práctica ebionista que enseña a ganarnos la aprobación de Dios a través de la disciplina y esfuerzo humano.  Que la Palabra del Señor sea su base, no las anécdotas personales y que con humildad sean guiados por el Espíritu Santo hacia la verdad, sin cuartearla, sin esconderla y con honestidad e integridad.
  3. No se enseñoreen de la gente: Renueven su vocación y llamado al servicio como pastores, obispos y líderes de sus miembros.  No peleen por posiciones, no busquen subir de escalafón, no anhelen un título, nombre o ministerio.  Sirvan y amen con sinceridad, entrega y sacrificio a las personas.  Lloren con ellas, oren por ellas, celebren con cada una y estén dispuestos a sufrir con y por cada persona que confía en ustedes y el ministerio que Dios les ha encomendado.  Tomen en serio la exhortación de Pedro en 1 de Pedro 5:1-41A los ancianos que están entre ustedes, yo, que soy anciano como ellos, testigo de los sufrimientos de Cristo y partícipe con ellos de la gloria que se ha de revelar, les ruego esto: 2cuiden como pastores el rebaño de Dios que está a su cargo, no por obligación ni por ambición de dinero, sino con afán de servir, como Dios quiere. 3No sean tiranos con los que están a su cuidado, sino sean ejemplos para el rebaño. 4Así, cuando aparezca el Pastor supremo, ustedes recibirán la inmarcesible corona de gloria.

¡Adelante entonces! Ustedes tienen ahora, mucho más que nunca, un púlpito y palestra como pocos. Aprovechen esta gran oportunidad.  No se enfoquen en un hombre o en un nombre.  Exalten única y exclusivamente el nombre del Señor Jesús.  Pongan atención a la admonición de Pablo:  “5No nos predicamos a nosotros mismos sino a Jesucristo como Señor; nosotros no somos más que servidores de ustedes por causa de Jesús. 6Porque Dios, que ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo.

 7Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que tan sublime poder viene de Dios y no de nosotros.” (2 Corintios 4:5-7)
“Que la gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sea con todos ustedes.” (2 Corintios 13:14)

 

12 comments

  1. Erreogeeerre · abril 17, 2013

    Excelente mensaje, ojala lo leamos todos y lo pongamos en practica tambien en nuestras congregaciones, congregaciones donde los pastores sueñan con ser el proximo lider de una mega organizacion.
    Excelente. No tengo otra palabra para definir esto. La Biblia en toda su esencia para explicar algo que ha estado corroyendo la cultura cristiana.

    Me gusta

  2. Alejandra cano · abril 25, 2013

    Excelente artículo!

    Me gusta

  3. Andrés Tortola · abril 25, 2013

    Demasiado bueno.

    Me gusta

  4. En el video pude ver una bandera de Ecuador. Acá en Guayaquil existe una especie de iglesia hija de ‘Casa de Dios’, se llama ‘Casa de Fe’ Estaremos orando por ellos también. Buen post, sobrio, sincero y bíblico. Voy a compartirlo. Saludos Juan, un abrazo

    Me gusta

    • Juan Callejas · abril 26, 2013

      ¡Gracias Pancho! Necesitamos cerrar filas y aportar y seguir proclamado la verdad. Se vienen tiempos complicados para la Iglesia de este lado del mundo y si nos fortalecemos como Cuerpo y doctrinalmente, podremos navegar esas aguas mejor.

      Me gusta

  5. Carlos Meza · abril 26, 2013

    Que tal Juan, te comento que soy un asiduo lector de tu blog, así como también de las prédicas de tu iglesia, Casa de Libertad, las cuales sigo a través del sitio web.

    Actualmente formo parte de la Iglesia Casa de Dios, y si, estamos muy expectantes acerca de todo lo que se viene además de las responsabilidades que tenemos al habilitar el espacio que ahora será nuestra Iglesia.

    Te escribo para, honestamente agradecerte y bendecirte por tus consejos y por la palabra que has dado acá para nosotros, así como también por los desacuerdos y críticas que en alguna ocasión has expresado, a mi por lo menos me han servido para crecer y de alguna manera poner los pies sobre la tierra en bastantes cuestiones, aunque como siempre en algunos comparto y en otros disiento… lo normal en estos casos.

    Ojalá llegue el día en que podamos estrecharnos la mano y trabajar juntos a pesar de nuestras diferencias.

    Muchas bendiciones para ustedes!

    Me gusta

  6. Jose · abril 27, 2013

    Muy bueno… Lo más importante es seguir la Palabra🙂 en que ministerio estas?

    Me gusta

  7. María · mayo 6, 2013

    Me topé con este artículo en especial, en Fb. Comparto muchas opiniones y creo en todo, y en la palabra de la Biblia, no estoy en desacuerdo. La mayoría de ocasiones me abstengo de comentar todo porque solo origina peleas que van de la mano de versículos bíblicos y discusiones en las que no me interesa participar. Sin embargo, por lo que más o menos he visto, no creo que sea la ocasión aquí y podré hacer mi único comentario: Apoyo tanto a CDD como a todas las Congregaciones que prediquen el evangelio que me permita conocer a Dios, no soy teóloga de la Biblia, no he terminado de leerla completa y llevo menos de dos años de haberme convertido a cristiana; cualquiera sabría más que yo en versículos escondidos e interpretaciones que no he encontrado. Lo que no entiendo, es por qué siempre hay algún blog, nota, comentario, etc., criticando a esta Iglesia? De las prédicas que sí o no se hacen ahí, de cómo lo tienen que hacer, y demás comentarios y “sugerencias” para alguien como yo, así como para muchos “recién convertidos” habla muchísimo más cuando se lanzan bendiciones, en lugar de críticas y demás. No llevo en la Iglesia una vida, y no he entendido perfectamente su funcionamiento, pero si yo he crecido y conocido al Señor en X o Y iglesia, y ahí me siento bien, feliz y que Dios me habla, no ahí me quedaré; y si mi hermano de sangre o de la Iglesia, conoció al Señor en otra Iglesia y el ahí es realizado, y ahí Papito Dios le cambió la vida, ahí tiene que estar.

    Asisto a una iglesia particular, pero voy con regularidad a muchas más, producto de invitaciones, congresos, retiros, o simple día dominical, porque he aprendido que, con humildad, en todos lados puedo recibir un poquito de Dios; todas y cada una tiene algo especial que les fue dado, y en todas está Dios, así como el dijo “que en donde dos o más estén reunidos en Su hombre, ahí está él”.

    Me gusta

  8. edwin · noviembre 19, 2013

    la iglesia del magnate cash luna,que toda la gente ignorante sige idiotas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s