El Ministerio Pastoral es Guerra


download¿Por qué vemos que tantos pastores se reportan a sí mismos como sobre cargados y sobre estresados?  ¿Por qué es que tantos pastores reportan vivir una fuerte tensión entre su vida familiar y su vida ministerial?  ¿Por qué es que el ministerio pastoral muchas veces parece más una prueba que un gozo?  ¿Por qué hay una falta de armonía entre la vida privada del pastor y su personaje público en el ministerio?  ¿Por qué existen frecuentemente relaciones disfuncionales entre el pastor y sus líderes ministeriales o staff?  ¿Por qué es que la vida ministerial de muchos pastores es tan sorprendentemente corta?

Quizás nos hemos olvidado que el ministerio pastoral es una Guerra y que nunca viviremos exitosamente el pastorado si vivimos con una mentalidad de tiempos de paz.  Permítanme explicar.  La principal batalla del ministerio pastoral no es la batalla de los valores cambiantes en la cultura que nos rodea.  No es la pelea contra gente que se resiste y no parece estimar el evangelio.  No es la pelea por el éxito de los ministerios de la iglesia.  Tampoco es la constante lucha por los recursos y personal para cumplir la misión.  No, la Guerra del pastorado es una guerra profundamente personal.  Es una guerra peleada en el terreno del corazón del pastor.  Es una guerra de valores, alianzas y motivaciones.

La batalla se trata de los deseos sutiles y los sueños fundamentales.  Esta guerra es la amenaza más grande para todos los pastores.  Sin embargo, es una guerra que inocentemente ignoramos o de la que rápidamente nos olvidamos al meternos en la ocupada vida del ministerio de la iglesia local.  Read More

Anuncios