Dios es Fiel, Poderoso y está Dispuesto


Amo el Domingo de Resurrección.  Amo la música de celebración que cantamos en la iglesia.  Amo los pasajes de la Escritura que leemos durante el tiempo de adoración.  Y más que todo, amo la imagen de la tumba vacía.  Estoy profundamente persuadido de que la tumba vacía del Señor Jesucristo nos revela tres cualidades fundamentales del carácter de Dios.

Primero, revela que nuestro Dios es fiel.  Siglos antes, luego de que Adán y eva desobedecieran a Dios, Dios prometió que destruiría el mal de una vez por todas.  Así que envió a Su Hijo a derrotar al pecado y la muerte a través de Su crucifixión y resurrección.

Por miles de años Dios jamás olvidó ni se arrepintió de Su promesa.  Él no se cansó ni se distrajo.  Él hizo una promesa y controló los eventos de la historia (grandes y pequeños) para que en el momento justo Jesucristo viniera y cumpliera lo prometido.

La tumba vacía nos muestra también que Dios es poderoso. El es poderoso en autoridad y poderoso en fuerza.  ¡Piensa en la autoridad que necesitarías tener para controlar todas las situaciones, lugares y relaciones para poder garantizar que Jesús vendría en el momento preciso para hacer justo lo que debía hacer!

También, ¿podría acaso haber alguna otra demostración más puntual de poder que el tener poder sobre la muerte?  Por el increíble poder de Dios, Jesús salió caminando de la tumba.  Esos hombres que compiten en grandes pruebas de fuerza podrán jalar un autobús con los dientes, pero todos morirán y no hay nada que puedan hacer al respecto.

La tumba vacía también nos apunta hacia una cosa maravillosa también.  Nos revela que Dios está dispuesto. ¿Por qué iría Dios tan lejos para ayudarnos?  ¿Por qué le importaríamos y por qué nos rescataría?  ¿Por qué sacrificar a Su propio Hijo? Porque Él está dispuesto.

Tú y yo necesitamos reconocer que su disposición no fue motivada por lo que haya visto en nosotros, sino por lo que está dentro de Él.  Él está dispuesto porque Él es la definición de la misericordia.  Él está dispuesto porque Él es la fuente del amor.  Él está dispuesto porque está lleno de sublime gracia.  Él está dispuesto porque es bueno, gentil, paciente y bondadoso.  Aún cuándo nosotros no estamos dispuestos y llenos de nosotros mismos queremos todo a nuestra manera, Él aún está dispuesto.  Él se deleita en rescatarnos por Su poderoso amor.

Así que, cuándo pecan contra ti o cuándo el mundo caído derriba tu puerta, no despotriques ni salgas corriendo.  Levántate en tu debilidad y confusión y di, “No estoy solo.  Dios está conmigo y Él es fiel, poderoso y está dispuesto.”  Puedes ser realista y estar esperanzado al mismo tiempo.  Las expectativas realistas no se tratan de una esperanza deshonesta.  El realismo se encuentra en la intersección de una cruda honestidad con una esperanza sin compromisos.  La Palabra de Dios y la gracia de Dios hacen ambas posibles en tu vida diaria.

(Traducción mía del artículo “God is Faithful, Powerful and Willing” de Paul David Tripp disponible gratis aquí)

Anuncios