El Ministerio Pastoral es Guerra


download¿Por qué vemos que tantos pastores se reportan a sí mismos como sobre cargados y sobre estresados?  ¿Por qué es que tantos pastores reportan vivir una fuerte tensión entre su vida familiar y su vida ministerial?  ¿Por qué es que el ministerio pastoral muchas veces parece más una prueba que un gozo?  ¿Por qué hay una falta de armonía entre la vida privada del pastor y su personaje público en el ministerio?  ¿Por qué existen frecuentemente relaciones disfuncionales entre el pastor y sus líderes ministeriales o staff?  ¿Por qué es que la vida ministerial de muchos pastores es tan sorprendentemente corta?

Quizás nos hemos olvidado que el ministerio pastoral es una Guerra y que nunca viviremos exitosamente el pastorado si vivimos con una mentalidad de tiempos de paz.  Permítanme explicar.  La principal batalla del ministerio pastoral no es la batalla de los valores cambiantes en la cultura que nos rodea.  No es la pelea contra gente que se resiste y no parece estimar el evangelio.  No es la pelea por el éxito de los ministerios de la iglesia.  Tampoco es la constante lucha por los recursos y personal para cumplir la misión.  No, la Guerra del pastorado es una guerra profundamente personal.  Es una guerra peleada en el terreno del corazón del pastor.  Es una guerra de valores, alianzas y motivaciones.

La batalla se trata de los deseos sutiles y los sueños fundamentales.  Esta guerra es la amenaza más grande para todos los pastores.  Sin embargo, es una guerra que inocentemente ignoramos o de la que rápidamente nos olvidamos al meternos en la ocupada vida del ministerio de la iglesia local.  Read More

Anuncios

Dios es Fiel, Poderoso y está Dispuesto


Amo el Domingo de Resurrección.  Amo la música de celebración que cantamos en la iglesia.  Amo los pasajes de la Escritura que leemos durante el tiempo de adoración.  Y más que todo, amo la imagen de la tumba vacía.  Estoy profundamente persuadido de que la tumba vacía del Señor Jesucristo nos revela tres cualidades fundamentales del carácter de Dios.

Primero, revela que nuestro Dios es fiel.  Siglos antes, luego de que Adán y eva desobedecieran a Dios, Dios prometió que destruiría el mal de una vez por todas.  Así que envió a Su Hijo a derrotar al pecado y la muerte a través de Su crucifixión y resurrección.

Por miles de años Dios jamás olvidó ni se arrepintió de Su promesa.  Él no se cansó ni se distrajo.  Él hizo una promesa y controló los eventos de la historia (grandes y pequeños) para que en el momento justo Jesucristo viniera y cumpliera lo prometido.

La tumba vacía nos muestra también que Dios es poderoso. El es poderoso en autoridad y poderoso en fuerza.  ¡Piensa en la autoridad que necesitarías tener para controlar todas las situaciones, lugares y relaciones para poder garantizar que Jesús vendría en el momento preciso para hacer justo lo que debía hacer!

También, ¿podría acaso haber alguna otra demostración más puntual de poder que el tener poder sobre la muerte?  Por el increíble poder de Dios, Jesús salió caminando de la tumba.  Esos hombres que compiten en grandes pruebas de fuerza podrán jalar un autobús con los dientes, pero todos morirán y no hay nada que puedan hacer al respecto.

La tumba vacía también nos apunta hacia una cosa maravillosa también.  Nos revela que Dios está dispuesto. ¿Por qué iría Dios tan lejos para ayudarnos?  ¿Por qué le importaríamos y por qué nos rescataría?  ¿Por qué sacrificar a Su propio Hijo? Porque Él está dispuesto.

Tú y yo necesitamos reconocer que su disposición no fue motivada por lo que haya visto en nosotros, sino por lo que está dentro de Él.  Él está dispuesto porque Él es la definición de la misericordia.  Él está dispuesto porque Él es la fuente del amor.  Él está dispuesto porque está lleno de sublime gracia.  Él está dispuesto porque es bueno, gentil, paciente y bondadoso.  Aún cuándo nosotros no estamos dispuestos y llenos de nosotros mismos queremos todo a nuestra manera, Él aún está dispuesto.  Él se deleita en rescatarnos por Su poderoso amor.

Así que, cuándo pecan contra ti o cuándo el mundo caído derriba tu puerta, no despotriques ni salgas corriendo.  Levántate en tu debilidad y confusión y di, “No estoy solo.  Dios está conmigo y Él es fiel, poderoso y está dispuesto.”  Puedes ser realista y estar esperanzado al mismo tiempo.  Las expectativas realistas no se tratan de una esperanza deshonesta.  El realismo se encuentra en la intersección de una cruda honestidad con una esperanza sin compromisos.  La Palabra de Dios y la gracia de Dios hacen ambas posibles en tu vida diaria.

(Traducción mía del artículo “God is Faithful, Powerful and Willing” de Paul David Tripp disponible gratis aquí)

El Amor ya Ganó


Ayer se publicó en Plaza Pública un artículo titulado “El Amor Gana“, por María Isabel Carrascosa. El artículo es un escueto comentario a favor del matrimonio homosexual usando como base el título del libro de Rob Bell y su controversial declaración en favor del matrimonio homosexual este pasado domingo.  María Isabel incluso se columpia de estos débiles argumentos para soñar que quizás el Papa siga los pasos del Rob Bell: “Con la elección del nuevo Papa, Francisco I, será interesante ver cómo va a manejarse este tema. En ocasiones anteriores el actual Papa se pronunció al respecto, sobre todo cuando en la Argentina se aprobó la ley que reformó el Código Civil y liberó al matrimonio del concepto tradicional de unión entre hombre y mujer. Dentro de los argumentos principales de Bergoglio está el derecho que tienen los niños de tener una familia tradicional (mamá, papá e hijos). Yo creo que este tipo de argumento no es congruente con el mensaje de amor y aceptación. Solo el tiempo dirá si el actual Papa cambiará de postura. No sería la primera figura pública que pasa de una postura en contra a una a favor, quizá  al final de la historia el amor sí gané.”

María Isabel, el amor ya ganó.  El amor que usted entiende bajo ideas modernas de “tolerancia” o “aceptación” no es el que ganó.  El amor que ganó es el amor verdadero que los cristianos alrededor del mundo, estaremos celebrando esta semana que se avecina, Semana Santa.

El amor verdadero no es un amor color de rosa, basado en sentimientos y en un sentido de tolerancia permisiva (que al final es cruel y tiránica).  El amor verdadero se fundamenta en el sacrificio, en la obediencia y en la verdad.  En la Biblia, Jesús nos dice: “12Y éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado. 13Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos. 14Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando.” (Juan 15:12-13 NVI)

Esto es justamente lo que Jesús vino a hacer por cada uno de nosotros.  Lo paradójico de esto es que Jesús fue un paso más allá.  Él no dio su vida por sus amigos.  Él la dio por sus enemigos.

“4¡Oh gente adúltera! ¿No saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Si alguien quiere ser amigo del mundo se vuelve enemigo de Dios. 5¿O creen que la Escritura dice en vano que Dios ama celosamente al espíritu que hizo morar en nosotros? 6Pero él nos da mayor ayuda con su gracia. Por eso dice la Escritura:

«Dios se opone a los orgullosos,
pero da gracia a los humildes.»
7Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes.8Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. ¡Pecadores, límpiense las manos! ¡Ustedes los inconstantes, purifiquen su corazón!9Reconozcan sus miserias, lloren y laméntense. Que su risa se convierta en llanto, y su alegría en tristeza. 10Humíllense delante del Señor, y él los exaltará.” (Santiago 4:4-10 NVI)

“6A la verdad, como éramos incapaces de salvarnos, en el tiempo señalado Cristo murió por los malvados. 7Difícilmente habrá quien muera por un justo, aunque tal vez haya quien se atreva a morir por una persona buena. 8Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.

9Y ahora que hemos sido justificados por su sangre, ¡con cuánta más razón, por medio de él, seremos salvados del castigo de Dios!10Porque si, cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, habiendo sido reconciliados, seremos salvados por su vida! 11Y no sólo esto, sino que también nos regocijamos en Dios por nuestro Señor Jesucristo, pues gracias a él ya hemos recibido la reconciliación.” (Romanos 5:6-11 NVI)
¡Ese sí es amor! Y lo más hermoso de esto es que Dios lo viene anunciando desde el principio de los tiempos y una de las maneras que Él escogió para revelar su Evangelio al mundo es a través del diseño del matrimonio, el matrimonio entre un hombre y una mujer para toda la vida:
“18Luego Dios elSeñordijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada.» 19Entonces Dios elSeñorformó de la tierra toda ave del cielo y todo animal del campo, y se los llevó al hombre para ver qué nombre les pondría. El hombre les puso nombre a todos los seres vivos, y con ese nombre se les conoce. 20Así el hombre fue poniéndoles nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales del campo. Sin embargo, no se encontró entre ellos la ayuda adecuada para el hombre.

21Entonces Dios elSeñorhizo que el hombre cayera en un sueño profundo y, mientras éste dormía, le sacó una costilla y le cerró la herida. 22De la costilla que le había quitado al hombre, Dios elSeñorhizo una mujer y se la presentó al hombre, 23el cual exclamó:
«Ésta sí es hueso de mis huesos
y carne de mi carne.
Se llamará “mujer”
porque del hombre fue sacada.»
24Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser.
25En ese tiempo el hombre y la mujer estaban desnudos, pero ninguno de los dos sentía vergüenza.” (Génesis 2:18-25 NVI)
21Sométanse unos a otros, por reverencia a Cristo. 22Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor. 23Porque el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza y salvador de la iglesia, la cual es su cuerpo. 24Así como la iglesia se somete a Cristo, también las esposas deben someterse a sus esposos en todo.

25Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella 26para hacerla santa. Él la purificó, lavándola con agua mediante la palabra, 27para presentársela a sí mismo como una iglesia radiante, sin mancha ni arruga ni ninguna otra imperfección, sino santa e intachable. 28Así mismo el esposo debe amar a su esposa como a su propio cuerpo. El que ama a su esposa se ama a sí mismo, 29pues nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo; al contrario, lo alimenta y lo cuida, así como Cristo hace con la iglesia,30porque somos miembros de su cuerpo. 31«Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo.» 32Esto es un misterio profundo; yo me refiero a Cristo y a la iglesia. 33En todo caso, cada uno de ustedes ame también a su esposa como a sí mismo, y que la esposa respete a su esposo.” (Efesios 5:21-33 NVI)

Este, María Isabel, es el amor que ganó.  Ganó porque Jesús no sólo murió en la Cruz en su y mi lugar, pagando el precio por nuestros pecados, sino también, por amor, nos imputó Su justicia y nos da la esperanza de vida eterna con Él gracias a Su Resurrección…..y esa Gran Historia, está contenida en la perla preciosa diseñada por Dios del Matrimonio.  Matrimonio que yo y muchos otros cristianos que creemos esto, incluyendo el Papa Francisco, seguiremos defendiendo ante la intolerancia de aquellos buscan destruir la obra de Dios expresada en el matrimonio y la familia.

¡El amor ganó! ¡Invito a que lo conozca!

7 Características de Falsos Maestros


“1En el pueblo judío hubo falsos profetas, y también entre ustedes habrá falsos maestros que encubiertamente introducirán herejías destructivas, al extremo de negar al mismo Señor que los rescató. Esto les traerá una pronta destrucción.” (2 Pedro 2:1 NVI)

No hay salida para las palabras de Pedro.  Es una afirmación clara y definida.  Existieron falsos profetas dentro del pueblo (de Israel en el Antiguo Testamento).  Es una cuestión histórica.

Los falsos profetas eran un problema constante en el Antiguo Testamento, y aquellos que de manera deshonesta se declaraban profetas de Dios, eran apedreados.  La gente raramente tuvo la voluntad de tratar con ellos, así que se multiplicaron y causaron desastres en la vida espiritual del pueblo de Dios.

De la misma forma, Pedro afirma: “…entre ustedes habrá falsos maestros…”.  Notemos las palabras “entre ustedes“.  Pedro le está escribiendo a la iglesia y le dice, “…entre ustedes habrá falsos maestros…” Pedro no se está refiriendo a gente que predica el New Age en la televisión.  Está hablando acerca de personas en la iglesia local, miembros de una congregación local.

No existe tal cosa como una iglesia pura de este lado del cielo.  Nunca la encontraremos.  El trigo y la cizaña crecen juntos.  Warren Wiersbe escribió:

Satanás es un falsificador….él tiene un falso evangelio (Gálatas 1:6-9), que es predicado por falsos ministros (2 Corintios 11:13), produciendo falsos cristianos (2 Corintios 11:26)…Satanás planta a sus falsificadores en dónde quiera que Dios siembre a sus creyentes verdaderos (Mateo 13:38).  Read More

¿Por qué estudiar doctrina es la mejor medicina?


(Les comparto esta traducción mía del artículo de Tim Keller “Why Studying Doctrine is the Best Medicine” disponible gratis en inglés aquí. Este artículo refleja algo que para mi vida puedo dar testimonio que es verdad.  Uno de los pilares más fuertes que me han sostenido y mantenido cuerdo durante los últimos 2 años y medio es la claridad doctrinal y el constante estudio y comprensión del Evangelio y sus implicaciones y aplicaciones para mi vida.  Es un artículo valiosísimo que espero los motive a profundizar en su fe)

El apóstol Pablo escribió las cartas que hoy conocemos como 1 y 2 de Timoteo a su joven colega Timoteo, quién tenía la tarea de organizar a las iglesias que funcionaban en casas en esa época, en congregaciones formales y funcionales. Pablo tenía la esperanza de poder apoyar en persona a Timoteo, pero por si acaso, le escribió:   “14Aunque espero ir pronto a verte, escribo estas instrucciones para que, 15si me retraso, sepas cómo hay que portarse en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y fundamento de la verdad.” (1 Timoteo 3:14-15 NVI).

Estas instrucciones aplican para nosotros hoy en todas nuestras iglesias.  Una de las primeros temas sobre el cual Pablo instruye a Timoteo es “3Al partir para Macedonia, te encargué que permanecieras en Éfeso y les ordenaras a algunos supuestos maestros que dejen de enseñar doctrinas falsas” (1 Timoteo 1:3 NVI).

Vivimos en una época en la que la palabra doctrina, o peor aún, dogma, son vistos como términos negativos.  Sin embargo, es prácticamente imposible vivir sin creencias doctrinales.  Aún cuándo muchos no quieran usar el término, todas las personas -seculares y religiosas- tratan a ciertos puntos de vista como horribles herejías.  Me he topado con iglesias que afirman, “No enseñamos doctrina, sólo predicamos a Jesús.” Pero al momento de preguntares, “Entonces, ¿quién es Jesús y qué fue lo que hizo?”, la única respuesta que pueden dar empezará por una exposición de su doctrina.

Pablo no nos dice simplemente que lo que necesitamos es que la doctrina sea la correcta, sino que también sea “sana”.  La palabra original en griego implica eso mismo, sana y no enferma.  Esta es una forma en la que Pablo nos dice que la doctrina incorrecta atenta contra nuestra salud espiritual.  O, para ponerlo de otra forma, si carecemos de vitalidad y fruto espiritual, si carecemos de valor, gozo, amor o esperanza, es porque nuestra comprensión de la doctrina bíblica es superficial, escueta, distorsionada o errada.

¿Práctico o doctrinal?

Este punto cobró fuerza en mi vida hace algunos años mientras trabajaba en un estudio bíblico acerca de los atributos de Dios por Warren y Ruth Myers.  Un par de preguntas de aplicación me abrieron los ojos:

  1. ¿Qué ideas falsas o emociones perturbadoras me impiden de confiar (y comprender en su totalidad) que Dios tiene este atributo en particular?
  2. Aunque mi mente consciente pueda estar de acuerdo de que Dios posee este atributo, ¿refleja mi vida de que Dios realmente es así?

Prueba hacerte estas preguntas en relación a la gloria y majestad de Dios, la sabiduría y soberanía de Dios, el amor y misericordia de Dios.  Pasa tiempo pensando y te darás cuenta de que la mayoría de nuestros problemas personales y prácticos son en realidad problemas doctrinales.  Ya sea que no entendemos la verdad o no la conectamos a nuestra vida de manera tal que traiga salud espiritual a nuestra vida.

Siempre me ha impresionado el contraste con entre las estrategias contemporáneas para tratar con el estrés y el consejo que da Pablo para tener paz interior.  Los enfoques modernos nos dicen que nos tomemos un descanso, que tengamos un mejor balance entre trabajo y descanso, que bloqueemos los pensamientos negativos o de culpa, que hagamos ejercicio y aprendamos técnicas de relajación.  Los libros modernos nunca le dicen a la gente estresada: “Hazte las grandes preguntas de la vida. ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Cuál es el sentido de la vida?”

Sin embargo, pablo nos dice: “8Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio.9Pongan en práctica lo que de mí han aprendido, recibido y oído, y lo que han visto en mí, y el Dios de paz estará con ustedes.” (Filipenses 4:8-9 NVI) Lo que nos está diciendo en efecto es: “¡Piensa! Dios hizo el mundo y nosotros le dimos la espalda – pero Él regresó a salvarnos a un costo infinito para Él.  Y algún día Él arreglará todas las cosas y viviremos con Él para siempre.  Si realmente entendieras y creyeras esto, nada podría ponerte de bajó por tanto tiempo.  Así que piensa.  Si estás de bajón, piensa y abraza la doctrina cristiana hasta que te traiga paz y salud espiritual.”

En resumen, el mundo nos dice que obtenemos paz si no pensamos tanto; el cristianismo nos dice que tenemos paz pensando mucho -aprendiendo, entendiendo, gozándonos y descansando en las verdades de la Palabra de Dios.

Así que por tu salud, aprende doctrina bíblica.

 

Tim Keller es el pastor general de Redeemer Presbyterian Church (PCA) in Manhattan, New York. También es co fundador y vicepresidente de The Gospel Coalition. Para más materiales de Tim Keller, visita Redeemer City to City.


Wow….speechless….a must read! Thank you Amanda for your insight, honesty and straightforwardness….greetings from Guatemala!

amanda keen martin

“What would you do even if you knew you would probably fail at it? What’s worth failing at?”

My friend Jim Driscoll’s words rang in my ears like a grade school fire alarm. Whatever they had set off, my emotions were ringing so loudly I couldn’t even think to find my way out of this conversation. What had started as a confession about my paralyzed life several months ago had evolved into me crying over my Cuban meal on our celebration of Jim’s birthday as he confronted me on what I wanted to do even if I couldn’t be great at it.

Nothing, I thought to myself in disorientation. Jim’s curt and kind reply:

“Amanda, you’ve been doing things right all your life. You’re not going to move forward until you learn how to fail.”

In the continued pursuit of learning how to fail, here is a possibly very bad…

Ver la entrada original 1.537 palabras más


¡Excelente post y una lectura importantísima para la Iglesia en general! El gráfico está de primera.

Desde La Frontera™

Para Ser Evangelio-Céntrico, Necesitas al Espíritu Santo

Si crees en la centralidad del evangelio, sabes que las buenas noticias de Jesucristo no son la puerta hacia la fe cristiana, sino la casa entera. El evangelio no es solamente el punto de entrada sino el camino en el que caminamos toda nuestra vida cristiana. Por lo tanto, el viaje de la experiencia cristiana crece más y más en el evangelio.

Se ha discutido e incluso debatido si todo lo que se habla acerca del poder y centralidad del evangelio está descuidando el poder y la necesidad de ser llenos del Espíritu. ¿Estamos hablando del evangelio descuidando el trabajo del Espíritu en nuestras vidas? ¿Estamos sustituyendo el evangelio por el Espíritu al explicar cómo funcionamos como cristianos en el mundo? Pienso que son preguntas válidas, y quiero contestarlas brevemente en este post.

Estoy convencido que el objetivo primordial del Espíritu Santo en…

Ver la entrada original 1.004 palabras más

Por qué debe importarnos a todos los cristianos el nuevo papa


(Traducción mía del artículo “A Pope for all Christians” de Timothy Morgan disponible gratis en inglés aquí)

Cuándo el nuevo papa sea consagrado, heredará una iglesia global en problemas.  Escándalos internos y problemas externos que no han sido atendidos le presentan grandes riesgos a la vitalidad del Catolicismo.  Pero las consecuencias del éxito o fracaso que tengan son inmensas para la Iglesia universal, los 2.1 mil millones de cristianos de todas las denominaciones en el mundo.

Esto es más que un efecto mariposa.  Roma no es Las Vegas – lo que pasa en Roma no se quedará dentro de las fronteras de Ciudad del Vaticano.  Una consecuencia de la globalización es que las paredes que han dividido por tanto tiempo a los católicos de los ortodoxos, protestantes tradicionales, evangélicos y pentecostales se están erosionando.

Brian Stiller, un embajador global de la Alianza Evangélica Global, cuándo comentaba sobre la relación entre católicos y evangélicos, escribió recientemente en su blog: “Nunca antes en 500 años habían estado ambas partes tan cercanas y amistosas.”

Los retos dentro del Vaticano y la iglesia católica son familiares, y deben preocuparle a todo cristiano que anhela un cuerpo sano.  Dos cardenales, Keith O’Brien (Escocia) y Roger Mahony (Los Ángeles), son sólo los últimos líderes católicos que han sido acusados de mala conducta.  Varios sacerdotes han alegado que O’Brien inició conducta “inapropiada”, posiblemente sexual, con ellos.  Documentos judiciales revelan que Mahony reasignó a sacerdotes, conocidos por abuso sexual, para protegerlos de persecución penal.  Además de esto, un escándalo de lavado de dinero ha manchado la reputación de integridad del Vaticano.  Los famosos escándalos de los “Vatileaks” han levantado el velo del faccionalismo y las disputas internas de la curia católica, el liderazgo fundamental de la iglesia.

Nuestro punto no es seguir echando leña al fuego a una institución que ya está siendo golpeada por el escándalo.  Los protestantes, después de todo, están bastante familiarizados con las tentaciones del dinero, sexo y poder.  En cambio, queremos ayudar a los cristianos en todos lados comprender que un cuerpo católico sano y que proclame el Evangelio beneficia grandemente a todas las iglesias – y a la causa de Cristo.

Entonces, ¿cuál es el beneficio de un pontificado y una iglesia católica más sana?

Tanto Juan Pablo II como el Papa Emérito Benedicto XVI ejercieron el oficio de enseñanza de maneras extraordinarias.  Fueron campeones de la santidad de la vida en contra de la cultura de aborto y eutanasia.  Hablaron en contra de los efectos corrosivos del secularismo.  Ambos impulsaron discusiones urgentes entre cristianos y musulmanes y entre estados en guerra.  Exhortaron al diálogo teológico entre académicos católicos y protestantes acerca de la justificación, la autoridad de la iglesia y un entendimiento adecuado de María.

Pocas instituciones cristianas tienen la escala y alcance histórico que tiene la iglesia católica en las áreas de servicios de salud, educación y obras de caridad para alcanzar a los pobres.  La iglesia católica es el proveedor de servicios de salud más grande del mundo, administrando el 26% de todas las instalaciones de servicios de salud.  En Estados Unidos administra la red más grande de colegios privados, sirviendo a más de 2 millones de alumnos.  Sin embargo, menos recursos significa que escuelas, clínicas y ministerios muy necesarios tengan que ser cerrados cada año.  Esta realidad le provee a los protestantes y católicos un nuevo contexto para colaborar en la misión.  Confiamos en que el nuevo papa apoye tales alianzas.

Las relaciones entre católicos y protestantes están mejor que nunca.  Por ejemplo, el Vaticano ha salido a buscar a los episcopales conservadores que han renunciado a la iglesia nacional.  Ha accedido a su deseo de retener su identidad anglicana y ha establecido comunión con ellos.  Existe un plan similar en desarrollo para los luteranos en Alemania.  Pero la era de competencia no ha terminado: en Brasil, el país con la mayor población católica, las tensiones aún hierven.  El impacto en los católicos causado por los millones que se han convertido a las congregaciones evangélicas y carismáticas es histórico.  No parece que vaya a parar.

Las alianzas entre católicos y protestantes, ya sea en la cúpula o en las bases, deben estar ancladas en compromisos mutuos:  hacia la autoridad de las Escrituras, la obra propiciatoria de Cristo, la necesidad de salvación y conversión individual y la expresión del Evangelio a través del evangelismo y la acción social.  Pero dados los monumentales retos espirituales y sociales del siglo 21, es más importante que nunca que los protestantes y católicos encuentre las maneras y ocasiones para trabajar juntos.

Lograr que los protestantes se conecten a la misión no es tan fácil, dado que hay tantas -y muchas veces contrarias- voces en la mezcla protestante.  Lo quieran o no admitir los protestantes, existe una sola persona en Roma que puede influir a los cristianos de todas las confesiones a trabajar con mayor fuerza y corazón por la causa de Cristo, algunas veces juntos (aún con los católicos) y otras fielmente dentro de su propia tradición teológica.

Es por esta razón por la cuál, aún lo no católicos, están orando fervientemente por el nuevo papa.

Je suis Jean Valjean


Mi nombre es Juan Callejas y en algún tiempo fui, como Jean Valjean, el prisionero 24601. Mis fracasos como hombre, esposo, padre, hijo, hermano y amigo me condenaron al látigo del Jalvert de la vergüenza, el miedo y la ansiedad.  Y no sólo me condenaron, me persiguen incesantemente tratando de recordar un pasado que ya fue dejado atrás, cobrándome una deuda que Alguien más ya pagó por completo en mi lugar y tratando de encadenar una vida que ya fue liberada por el gran Libertador.

Hoy peleo con los niños de las barricadas no para ganar una batalla por mi libertad, sino porque la batalla ya fue ganada y el Vencedor hoy reina.  Mi pelea no es por la Libertad, la Igualdad o la Fraternidad.  Peleo por aquellos a quienes Jalvert persigue aún, peleo por mi familia para que experimenten y vivan en la verdadera Libertad.  Peleo, porque Él peleó por mi.  Fui llamado a hablar las mismas palabras que fueron habladas a Valjean por el viejo Obispo: fuiste rescatado para Dios, con un propósito y para Su servicio.  Por esta causa, gustosamente doy mi vida porque en última instancia, mi vida está asegurada en Sus brazos.  Fantine y todos los que me han precedido en ese viaje lo saben y cuándo me una a ellos, finalmente descansaré.  Por lo pronto, a levantar bandera, tomar posición en la barricada y proclamar el Mensaje de Vida y Libertad con el que reviví, levanté cabeza y camino hacia el frente…cojeando y cicatrizado, pero al frente al fin.

1En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.2También por medio de él, y mediante la fe, tenemos acceso a esta gracia en la cual nos mantenemos firmes. Así que nos regocijamos en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios. 3Y no sólo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; 4la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza. 5Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado.

6A la verdad, como éramos incapaces de salvarnos, en el tiempo señalado Cristo murió por los malvados. 7Difícilmente habrá quien muera por un justo, aunque tal vez haya quien se atreva a morir por una persona buena. 8Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. (Romanos 5:1-8 NVI)
1En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados, 2en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia. 3En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios. 4Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros, 5nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados! 6Y en unión con Cristo Jesús, Dios nos resucitó y nos hizo sentar con él en las regiones celestiales, 7para mostrar en los tiempos venideros la incomparable riqueza de su gracia, que por su bondad derramó sobre nosotros en Cristo Jesús. 8Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, 9no por obras, para que nadie se jacte. 10Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica. (Efesios 2:1-10 NVI)
16Así que de ahora en adelante no consideramos a nadie según criterios meramente humanos. Aunque antes conocimos a Cristo de esta manera, ya no lo conocemos así. 17Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo! 18Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación:19esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación. 20Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: «En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios.» 21Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios. (2 de Corintios 5:16-21 NVI)

El Próximo Papa debería ser Católico


(Traducción mía del artículo de Timothy George, “The Next Pope Should Be Catholic” disponible gratis en inglés aquí.)

¿Qué significa para un teólogo evangélico decir que el próximo papa debería ser católico? ¿Es acaso un chiste? En realidad, no.

Como persona involucrada en varios diálogos en la iglesia durante los últimos 30 años, he llegado a ver el papel tan crucial que el Obispo de Roma juega en la búsqueda de la unidad cristiana.  Más allá de cualquier cosa dentro del mundo protestante, el Concilio Vaticano Segundo hizo posible la primavera del ecumenismo dentro de los cristianos hoy.

Juan Pablo II invitó a los cristianos a través de la Iglesia dividida a aconsejarle en cómo él podría mejor realizar su trabajo con fidelidad a la oración de Jesús de que sus discípulos “…sean uno….par que el mundo crea que tú me has enviado.” (Juan 17:21 NVI).  Benedicto XVI profundizó este énfasis.  Para ser verdaderamente católico, el próximo papa debe continuar construyendo sobre el trabajo de sus dos predecesores.

La diferencia clave dividiendo a los católicos de otros cristianos -tanto ortodoxos como protestantes- es la autoridad en la Iglesia.  Los católicos creen que el próximo papá será el sucesor 265 de Pedro como el único Vicario de Cristo en la Tierra.  Los evangélicos hacen énfasis en la continuidad de la enseñanza apostólica y la fidelidad a las Sagradas Escrituras.  Esta es una discusión importante, pero de algunas formas, es una discusión para tenerla “dentro de casa”.  En contra del relativismo y secularismo, todos los creyentes comprometidos en todas las tradiciones cristianas comparten una búsqueda común por la verdad fundamentada en la revelación divina.

Antes de llegar a ser papa, Joseph Ratzinger escribió que “nuestros ancestros peleoneros estaban en realidad más cerca entre ellos cuándo en medio de todas sus disputas todavía sabían que ellos podían servir una verdad que debe ser reconocida tan grande y tan pura como originalmente la diseñó Dios para nosotros.”  La unidad de la Iglesia por la que Jesús oró sólo podrá ser avanzada a través de un ecumenismo de convicción, no uno de acomodación.

La verdadera catolicidad no consiste únicamente en la continuidad histórica, cantidad numérica o la variedad cultural. Ignacio de Antioquía, un mártir de la iglesia, fue el primero en usar la palabra: “Dónde Jesucristo esté,” escribió, “allí está la Iglesia Católica.”  Mientras los cristianos se vayan acercando más a Cristo, se acercarán más entre ellos.  Al seleccionar al nuevo papa, la teología y espiritualidad deberían pesar más que la geografía y el estilo.

De toda la población mundial, el 68.5% no confiesa ningún tipo de fe cristiana.  La unidad cristiana no existe como fin en sí mismo, sino está al servicio de la evangelización.  Hoy el testimonio cristiano se enfrenta a muchos obstáculos, incluyendo la negación de Dios y la pérdida de valores básicos de decencia y respeto por la vida.

A través del proceso de globalización, este virus espiritual se ha regado en el mundo.  Afecta a todos los cristianos en todos lados.  Mientras tanto, la libertad religiosa está bajo asedio tanto en Occidente como en el creciente Sur global.  Desde la Revolución Francesa, ningún nuevo papa había enfrentado tantos retos: reforma de la Iglesia hacia adentro y la indiferencia y hostilidad hacia afuera.

El nuevo papa requerirá de sabiduría, coraje y la humildad de Cristo mismo para un tiempo como este.  Dios conceda un papa así.

Timothy George es el decano del Beeson Divinity School de Samford University y editor general del Reformation Commentary on Scripture.