La Dirección Incorrecta

¿No has pensado alguna vez que quizás estés en la dirección incorrecta?  ¿Alguna vez te has preguntado o deseado que las cosas con las que tratas cada día no fueran para ti?  ¿No has volteado a ver las bendiciones de otros y deseado que estas cayeran en tu dirección?

¿No te has sentido perdido en medio de tu propia historia?  ¿No has sentido como si no tienes todo lo necesario para enfrentar todo lo que tienes frente a ti?  ¿No te has sentido sin preparación o sin los recursos para cumplir con las responsabilidades que son tu deber diario?  ¿Te parece a veces que la vida es demasiado dura?  ¿Alguna vez has deseado tener un mayor control sobre tu historia o una mayor capacidad de tratar con todas las cosas que hoy hay en tu vida para las que no planeaste o que no escogiste?

Escucha lo que Pablo (en Hechos 17:24-27) dice acerca de cómo cada uno de nosotros aterrizó en el lugar en dónde ahora vivimos, nos relacionamos y trabajamos.

24»El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él es Señor del cielo y de la tierra. No vive en templos construidos por hombres, 25ni se deja servir por manos humanas, como si necesitara de algo. Por el contrario, él es quien da a todos la vida, el aliento y todas las cosas.26De un solo hombre hizo todas las naciones para que habitaran toda la tierra; y determinó los períodos de su historia y las fronteras de sus territorios. 27Esto lo hizo Dios para que todos lo busquen y, aunque sea a tientas, lo encuentren. En verdad, él no está lejos de ninguno de nosotros, 28“puesto que en él vivimos, nos movemos y existimos”. Como algunos de sus propios poetas griegos han dicho: “De él somos descendientes.”

Considera lo que el Apóstol Pablo está diciendo acerca de tu vida y la mía:

1. Cuándo y dónde vives nunca será un error.  A pesar de que muchas cosas que han dado forma a tu historia está fuera de tu control, están bajo la cuidadosa administración del Dios que no sólo creó el mundo, pero que es la definición final de todo lo que es sabio, bueno, amoroso y verdadero.

2. Tu historia no ha funcionado de acuerdo a tus planes porque es parte de un plan todavía más grande.  Existe Aquel que es Señor del cielo y la tierra que ha escrito tu historia personal dentro de la gran historia de la redención.  El te da la bienvenida sacándote de tu pequeño reino e haciéndote parte de sun maravilloso reino celestial.

3. Dios te tiene exactamente en dónde Él desea.  A veces es duro enfrentarlo, pero Dios realmente determina exactamente en dónde vives, con quién vives, la época exacta en la que vives y la duración exacta de tu vida.

4. Dios tiene un maravilloso propósito en traer a tu vida las cosas que ahora enfrentas.  En lugar de trabajar para entregarnos nuestra definición personal de alegría, satisfacción y contentamiento, Dios está trabajando para que podamos conocerle de una manera que transforme nuestra vida y nuestro corazón. Así que el nos colocó en lugares que nos llevan más allá de las fronteras de nuestro propio carácter, fuerza y sabiduría.  Él hace esto para que en humildad y debilidad busquemos la ayuda que sólo Él puede darnos. Él está trabajando para abrir nuestras manos para que soltemos las cosas que tendemos a agarrar tan fuerte, no porque quiere que tengamos menos, sino para que tengamos mucho más.  Su gobierno nunca separa Su amor y Su verdad.  Es reconfortante saber que Su gobierno es una expresión de Su gracia, y Su gracia no puede ser confiable sin Su gobierno.

5. Dios hace todo esto para estar siempre cerca de nosotros.  La visión que Pablo nos presenta del gobierno de Dios es tierna y motivadora.  Él no presenta a Dios como el máximo e impersonal jugador de ajedrez que mueve las piezas a su voluntad.  No, Pablo nos presenta un Dios que entiende nuestra debilidad, que simpatiza con nuestra lucha y que gobierna Su mundo de una manera que lo hace cercano y disponible.  Él anhela que lo busquemos y alcancemos.

Así que aún en momentos de confusión, tu y yo podemos descansar; no porque sabemos exactamente lo que Dios está haciendo o por qué lo está haciendo, sino porque confiamos en Él.  El verdadero descanso no es el resultado de entender todo en mi vida.  Eso no pasará jamás.  El verdadero descanso es el resultado de una relación, justo el tipo de relación que Dios hizo posible a través de enviar a Su Hijo y a la que nos invita a tener con Él.

Que Dios te permita descansar, no porque entiendes, sino porque sabes y confías en la Persona que tiene un control sabio y amoroso sobre los detalles de tu historia.

(Traducción mía del artículo “The Wrong Address” por Paul David Tripp disponible gratis aquí en inglés.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s