De lo mejor que he leído. Una lectura sumamente necesaria para mi justo hoy.

Tracey Rouse

In my discipleship group in college I learned Exodus 14:14, “The Lord will fight for you; you need only to be still.”  We claimed it as this verse of trusting God and waiting on Him.  It was a verse of surrender and patience.

Fast forward 4 years and I’m sitting in church and Pastor Jonathan was literally in a teaching series surveying ALL OF SCRIPTURE.  It was a long series 😉  He got to verse 14 and I expected the same interpretation and application as I was taught.  And then he read verse 15 aloud:  Then the Lord said to Moses, “Why are you crying out to me? Tell the Israelites to move on.

MIND BLOWN.
(ALSO: Lesson learned in the importance of reading Scripture in context before memorizing it and claiming it as a “life verse” out of context.)

As much as I love to be busy and productive…

Ver la entrada original 364 palabras más

Anuncios

¿Qué implica agradar a Dios en todo?


9Por eso, desde el día en que lo supimos no hemos dejado de orar por ustedes. Pedimos que Dios les haga conocer plenamente su voluntad con toda sabiduría y comprensión espiritual, 10para que vivan de manera digna del Señor, agradándole en todo. Esto implica dar fruto en toda buena obra, crecer en el conocimiento de Dios 11y ser fortalecidos en todo sentido con su glorioso poder. Así perseverarán con paciencia en toda situación, 12dando gracias con alegría al Padre. Él los ha facultado para participar de la herencia de los santos en el reino de la luz. 13Él nos libró del dominio de la oscuridad y nos trasladó al reino de su amado Hijo, 14en quien tenemos redención, el perdón de pecados. (Colosenses 1:9-14 NVI – énfasis mío)

Como todo principio de año (ya adentrados hoy en la primera quincena del año, a escasos 350 días del inicio de 2014), las reflexiones sobre metas, propósitos y buenos deseos para hacer bien las cosas no faltan.  Hay algo importante en los nuevos inicios que nos llena de vigor para emprender en la búsqueda de las metas que nos hemos trazado.  Para muchos, siempre existe una meta de crecimiento espiritual manifestado en diversas expresiones (crecer en la fe, leer la Biblia, acercarnos a Dios, enamorarnos de Dios, etc.).  Lo hemos dicho y lo hemos deseado tantas veces que no estoy seguro que realmente sepamos qué significa esto.

Hoy por la mañana disfruté mucho leyendo la carta de Pablo a los Colosenses.  Una carta que para mí ha sido un pilar importantísimo a lo largo de los últimos años y que no deja de sorprenderme lo práctica que es, pero al mismo tiempo, lo profundamente arraigada en la Gracia y el Evangelio que está.  Les recomiendo se sienten a leerla completa.

En esta ocasión, resaltó mucho el pasaje que sito al inicio de este artículo, Colosense 1:9-14.  Es un pasaje que habla mucho a este propósito que tenemos nosotros de buscar más a Dios, acercarnos a Él y agradarle. Vale la pena que lo exploremos un poco.

1. La petición de Pablo: 

Pablo tiene una oración muy específica para los Colosenses.  Él ora porque ellos puedan conocer plenamente la voluntad de Dios a partir de la sabiduría y la comprensión espiritual.  Es interesante que es a partir de allí, del temor de Dios (el principio de la sabiduría) y la comprensión espiritual (guiada por el Espíritu Santo y revelada plena y suficientemente en las Escrituras) que Pablo nos invita a descubrir la voluntad de Dios.  Pablo no llama a discernir la voluntad de Dios a partir de las circunstancias o de sentimientos.  Hay un esfuerzo intencional por crecer en sabiduría y comprensión de Dios, de Su carácter y naturaleza.  Si queremos conocer la voluntad de Dios, vamos a la Fuente correcta.

2. ¿Por qué vale la pena conocer la Voluntad de Dios?

Pablo nos da dos razones por las cuales vale la pena conocer la Voluntad de Dios.  Nos dice que así podremos vivir dignamente y de esa manera, podremos agradar a Dios en todo.  Una vida digna y que agrada a Dios depende de su conformidad con la Voluntad de Dios.  La Voluntad de Dios para nosotros está revelada de manera plena y suficiente en las Escrituras.  La vida digna y que agrada a Dios está entonces íntimamente arraigada a nuestro conocimiento (ortodoxia) y práctica (ortopraxis) correcta de las Escrituras.

3. ¿Cuáles son las implicaciones prácticas de esto?

Caminar este camino tendrá implicaciones prácticas e importantísimas para nuestra vida.  Pablo nos enumera tres implicaciones que debemos tomar en cuenta y buscar de manera intencional, guiados por el Espíritu Santo, poner en práctica, vivir y disfrutar:

  • Dar frutos en toda buena obra: una vida conformada por la Escritura a la Voluntad de Dios va a ocuparse de buenas obras de manera fructífera y productiva.
  • Crecer en el conocimiento de Dios: mientras vamos avanzando, vamos conociendo más y más profundamente a Dios, Fuente inagotable de sabiduría, amor, gracia y misericordia.  Nunca terminaremos de conocerle plenamente, pero Él nos permitirá disfrutar el viaje de irle conociendo más y más.  Nuestra adoración será más profunda, más genuina, con más entendimiento y sentido.
  • Ser fortalecidos en todo por su glorioso poder: Vivir conforme la Voluntad de Dios nos hará más fuertes, por Su Gracia, en el poder que viene de lo alto.  Crecer en nuestra relación con Dios y en la práctica de Su Voluntad nos empodera a hacer más, a soportar más, a sufrir mejor, a disfrutar mejor el mundo que nos dio y a amar y servir a otros de manos abiertas.

3. ¿Para qué?

Ya vimos un poco del “qué” y del “por qué”.  Pablo nos da también un “para qué” que es importantísimo porque es lo que nos sustenta en el largo plazo y donde anclamos finalmente nuestra esperanza.  Todo lo que hemos venido revisando de este pasaje desemboca en una vida de PERSERVERANCIA PACIENTE y GRATITUD.  ¡Me impresiona el realismo tan esperanzador de Pablo!  Pablo no promete riquezas, salud o una “vida feliz”.  Pablo promete que si vivimos de esta forma, podremos atravesar cualquier situación con paciencia, sin tirar la toalla y de una manera que podremos gozosos dar gracias a Dios por lo que nos permitió atravesar.  La razón por la que lo plantea de esta forma, es porque Pablo tiene los ojos puestos en la meta final:  Él los ha facultado para participar de la herencia de los santos en el reino de la luz. 13Él nos libró del dominio de la oscuridad y nos trasladó al reino de su amado Hijo, 14en quien tenemos redención, el perdón de pecados. (Colosenses 1:12b-14 NVI)

La meta final es lo que Jesús hizo por nosotros, en nuestro lugar y en favor nuestro para garantizarnos la promesa de la herencia que tenemos en Él.  Los ojos de Pablo no sólo están en el aquí y ahora, sino que él mantiene la perspectiva correcta de cómo el aquí y ahora nos preparan para “aquel día”.  De eso se trata vivir conforme la Voluntad de Dios.

Este año, muchos citarán dos pasajes de Colosenses hermosos:

17Y todo lo que hagan, de palabra o de obra, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él. (Colosenses 3:17 NVI)

23Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo, 24conscientes de que el Señor los recompensará con la herencia. Ustedes sirven a Cristo el Señor. (Colosenses 3:23-24 NVI)

Busquemos darle el sentido y aplicación correcta a estos textos poniéndolos en contexto y bajo la hermosa sombrilla del Evangelio que Pablo nos presenta en toda la carta a los Colosenses.

 

¿Vas a ir a un Grupo este año? 4 Propósitos y 1 Compromiso


Muchas casas se estarán llenando de viejos conocidos y ojalá de varios nuevos que quieren iniciar bien el año trabajando en su desarrollo, formación y crecimiento espiritual.  Algunos llegarán con disposición de aprender y servir, otros irán a ver qué conectan y otros irán obligados por el/la novio/novia/esposo/esposa o los papás.  Líderes de años y líderes nuevos estarán preparando sus primeros mensajes y haciendo todo lo posible por lograr que la gente llegue.

Quisiera proponer algunas ideas para arrancar bien el año de grupos y poder trabajar con un sentido claro de por qué tener o ir a un grupo y qué debemos esperar y hacer como líderes y/o participantes.  A continuación les propongo 4 propósitos bíblicos de por qué y para qué tener grupos y seguido a eso, una propuesta de compromiso que podemos hacer si este año está dentro de nuestros planes participar e integrarnos a algún grupo pequeño en casa.

(Lo siguiente está tomado del libro “Why Small Groups?” editado por C.J. Mahaney, disponible gratis en inglés, en formato PDF aquí.)

4 Propósitos Bíblicos para Grupos Pequeños

(para una discusión más completa del tema, bajar la lección completa aquí)

  1. Santificación progresiva de sus miembros
  2. Cuidado Mutuo
  3. Comunión los unos con los otros
  4. Aprendizaje y práctica del ministerio del Espíritu Santo

Compromiso del Líder y Miembro de un Grupo Pequeño

Para qué voy al Grupo:

Aplicar la Palabra de Dios y desarrollar relaciones con el propósito de madurar, servir y alcanzar a otros con el Evangelio.

¿Qué me califica para participar en el Grupo?

  • Miembro activo de la iglesia y un compromiso con su liderazgo, misión y ministerio.
  • Capacidad de participar en el grupo sin distraer o monopolizar la atención del grupo.

Metas Espirituales

  • Vida devocional consistente.
  • Aplicación específica de la Palabra de Dios en mi vida diaria.
  • Buscar una relación más profunda con mi esposa e hijos (si aplica).
  • Buscar relaciones más profundas con otros miembros del grupo.
  • Servicio significativo en la iglesia a través de la práctica de mis dones espirituales.
  • Involucramiento en iniciativas de evangelismo basado en amistades.

Responsabilidades Personales

  • Participación activa en las distintas actividades de la iglesia y ministerio.
  • Puntualidad en mi llegada a las reuniones del grupo, proyectos de servicios, eventos sociales y de evangelismo.
  • Completar las tareas (si aplica) y llegar a las reuniones del grupo preparado y dispuesto a participar.
  • Construir relaciones significativas con otros miembros del grupo fuera del contexto de la reunión semanal.
  • Abrir mi vida a otros siendo honesto, transparente y enseñable.
  • Apoyar el liderazgo del líder del grupo.

¡Pilas y que este año cada uno de ustedes en cada uno de sus grupos pueda ver la hermosa gracia del Señor!

 

Orando por nuestra esposa: 10 sugerencias


Vivimos en una cultura pseudo cristiana en donde la responsabilidad por las “cosas espirituales” y la formación espiritual en el contexto del hogar la hemos relegado al segundo plano y de manera irresponsable los hombres la hemos cargado sobre nuestras esposas quienes deben ahora agregar un peso más a sus ya agitadas tareas.

El sacerdocio del hogar es responsabilidad del hombre como esposo y papá.  Cumplir con esa responsabilidad debe ser una tarea que hagamos con gozo porque en la medida que cada miembro de nuestra familia aprenda y viva la fe cristiana, en esa medida estaremos no sólo más cerca de Dios, sino más cerca los unos de los otros.

Se hace mucho énfasis en los círculos cristianos sobre la necesidad de las esposas de orar e interceder por sus maridos.  Esto es algo sumamente importante que debemos seguir motivando e impulsando, sin embargo, es de crucial y vital importancia también que cada uno de nosotros como esposo doble rodilla y ore por su esposa.

Debemos renovar en este año nuestra vida de oración, y es importante que en ella apartemos de manera intencional un tiempo especial para orar e interceder por nuestras esposas.  Ellas son una de las mayores y más hermosas bendiciones que el Señor nos ha dado.  Son una muestra evidente y tangible de la hermosa gracia de Dios.  No las merecemos y sin embargo, el Señor nos ha amado tanto al permitirnos encontrar en ellas el bien para nuestras vidas (Proverbios 18:22).

A continuación, mi traducción de un artículo más que oportuno para ayudarnos en este privilegio de llevar delante de Dios a nuestra esposa.  El artículo original en inglés, escrito por Jonathan Parnell, está disponible aquí.

10 Peticiones de Oración para nuestra Esposa

No dejaremos que nuestra hambre por Dios quede guardada en el clóset.  Conforme vamos conociéndole y vamos encontrando nuestro placer en todo lo que Él es para nosotros en Jesús, nuestro gozo en Él va más allá de nuestra experiencia personal a buscar que esta se reproduzca en otros.  Una de las maneras más simples en que nos damos cuenta de esto es tomando en serio nuestra vida de oración al querer y pedir para otros las mismas cosas que queremos y pedimos para nosotros mismos.

Es algo verdaderamente hermoso – un milagro – cuándo invertimos nuestras vidas en la santificación de otros de la misma manera que lo hacemos por nosotros mismos.  El mejor lugar para empezar es con nuestras esposas.

Así que, hombres, a continuación encontrarán 10 peticiones que debemos hacer a Dios en favor de nuestras esposas:

  1. Qué Él sea su Dios: que sea su máximo y mayor tesoro, que sea su todo.  Que la haga celosa por Su exclusiva supremacía sobre cualquiera de sus afectos como mujer, madre y esposa. (Salmos 73:24-25)
  2. Que incremente su fe: que reciba una sólida confianza de que Su incomparable poder siempre está obrando para su absoluto bien en Cristo. (Romanos 8:28-30)
  3. Que su gozo sea intensificado: un gozo en Él que abandona todo en favor de las riquezas de la gracia en Jesús y que firmemente puede decir, de manera clara y gozosa: “Iré a cualquier lado y haré cualquier cosa si Tú estás allí.” (Éxodo 33:14-15)
  4. Que suavize su corazón: que sea rescatada del cinismo y la haga sensible a Su presencia aún en los detalles más complicados desde pañales sucios y cada una de las múltiples necesidades que ha sido llamada a suplir. (Hebreos 1:3)
  5. Que ame su iglesia: que construya relaciones en su vida que la reten y la motiven a caminar en la verdad del Evangelio y la muevan a amar las reuniones corporativas, la Mesa del Señor y la vida diaria del cuerpo. (Marcos 3:35)
  6. Que le de sabiduría: que pueda ver todas las dimensiones de la realidad que yo como hombre paso por alto y que su visión sea acompañada por un espíritu quieto y gentil que se sienta seguro y celebrado. (1 Pedro 3:3-4)
  7. Que sostenga su salud: que siempre cuente con el don de la salud en su vida y que siempre tenga presente que es únicamente a través de Su gracia, comprada con Su sangre. (Salmo 139:14)
  8. Que su influencia sea multiplicada: que sea motivada a profundizar su impacto en nuestros hijos.  Que pueda ver Tu obra en ellos a través de ella.  Que pueda servir en amor a otros y que reciba maneras creativas de comunicarles el mensaje del Evangelio. (Juan 12:24)
  9. Que escuche Su Voz: que pueda leer la Biblia y aceptarla como Su Palabra, Su Palabra para ella en dónde está, llena de gracia y poder y de todo lo que necesita para llevar una vida piadosa.  (2 Pedro 1:3)
  10. Que sea tomada por Jesús: que sea unida a Él, que sea una nueva criatura en Él, que sea Su hija en Él…Ya no más en Adán y muerta por el pecado; sino que en Cristo y viva para Dios, por siempre. (Romanos 6:11)

Aquí tenemos 10 cosas para empezar.  Seamos diligentes y disciplinados con esto, amando bien a nuestras esposas al dedicar tiempo de oración por ellas.  El Señor seguramente irá añadiendo más peticiones a nuestro corazón.

¡Gracias por un excelente 2012!


The WordPress.com stats helper monkeys prepared a 2012 annual report for this blog.

Here’s an excerpt:

4,329 films were submitted to the 2012 Cannes Film Festival. This blog had 19,000 views in 2012. If each view were a film, this blog would power 4 Film Festivals

Click here to see the complete report.