Meditaciones de Adviento #10: Oro, Incienso y Mirra

10Al ver la estrella, se regocijaron mucho.

11Cuando entraron en la casa, vieron al niño con su madre María y, postrándose ante él, lo adoraron. Luego, abrieron sus tesoros y le ofrecieron oro, incienso y mirra. (Mateo 2:10-11 RVC)

Dios no se sirve de manos humanas como si necesitara de algo (ver Hechos 17:25).  Estos regalos que los sabios llevaron a Jesús no llevaban la intención de asistir en algo al Señor o llenar alguna necesidad.  Sería deshonroso para un monarca que extranjeros le llevaran regalos para suplir alguna necesidad.

Estos regalos tampoco fueron algún tipo de soborno o para buscar algún favor especial.  Dios mismo nos dice en Deuteronomio 10:17 que el no acepta tales cosas.  Entonces, ¿para qué eran estos regalos? ¿De qué manera podemos considerarlos una forma de adoración a Jesús?

Regalos como este funcionan de una forma muy similar que el ayuno: sirven para ayudarnos a intensificar aún más nuestro deseo por Cristo.   Cuándo le damos a Jesús regalos como este, estamos de alguna forma diciéndole: “El gozo que persigo no está en la esperanza de enriquecerme con las buenas dádivas que puedan venir de ti.  No vengo a ti por tus cosas, vengo a ti por ti mismo.  Este deseo hoy lo intensifico y lo demuestro renunciando a cosas en la esperanza de que pueda disfrutarte más a ti.  Al darte lo que tu no necesitas –y que yo sí disfruto- digo con mayor firmeza y convicción que Tu eres mi tesoro, no estas cosas.”

Así es como considero que adoramos a Dios con regalos de oro, incienso y mirra.

Que el Señor tome la verdad de este texto y despierte en nuestros corazones un renovado deseo por Jesús.  Que podamos decir desde lo más profundo de nuestro corazón: “Señor Jesús, Tú eres el Mesías, el Rey de Israel.  Todas las naciones se postrarán ante Ti.  Dios moverá el mundo entero para que Tu seas adorado.  Es por esto que, sin importar la oposición, me someto a Tu autoridad y afirmo que sólo Tú eres digno y te traigo mis regalos para decirte que únicamente Tú puedes satisfacer mi corazón, no los regalos.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s