Nunca se gasta

¿Te has dado cuenta que todo en la vida se gasta? El suéter que tanto te gustaba y usabas invierno tras invierno ahora está engavetado en la parte más profunda de tu armario, deshilachado, sin usar, sin que nadie lo quiera.  El carro que te emocionaba tanto y que hasta olía a nuevo es ahora simplemente un carro con rayones y sonidos raros que prueba el mismo punto.  La alfombra resistente a las manchas pará siendo no tan resistente al final de cuentas.  La lista podría seguir sin terminar, pero el punto es que, de este lado del cielo, todo en la vida se gasta de alguna forma u otra.  De hecho, aún nosotros mismos nos gastamos.  Nuestro cuerpo envejece, se vuelve débil y se cansa.  Tus articulaciones te duelen porque se están gastando de todo el estrés del ejercicio a través de los muchos años de tu vida.

Es algo a lo que nos hemos acostumbrado, así que nos alegra cuando un carro o electrodoméstico nos dura diez años antes de que se gaste.  Estamos bastante acostumbrados a vivir en un mundo en donde las cosas simplemente no duran.

Sin embargo, si eres hijo de Dios, hay algo en tu vida que no se gastará.  De hecho, tiene la sorprendente habilidad de ser nuevo día tras día.  La Escritura dice que las misericordias de Dios son “nuevas cada mañana”.    Ahora, tú sabes que necesitas misericordia, porque sabes que necesitas perdón y ayuda.  Casi cada día arruinas más de algo en tu vida.  Casi cada día te enfrentas a cosas que son más grandes que el tamaño de tu sabiduría y fuerza personal.  Tú y yo necesitamos constantemente de la misericordia del perdón y la misericordia que nos faculta.  Así que, ¡es muy fortalecedor saber que la misericordia de Dios es nueva cada día!  La misericordia de Dios nunca pierde sabor y nunca pierde su poder transformador.  La misericordia de Dios es nueva mañana tras mañana tras mañana.

Esto significa también que la misericordia de Dios está hecha a la medida de los problemas a los que te estás enfrentando aquí y ahora.  Cada mañana te son dadas misericordias nuevas para las situaciones particulares que enfrentarás ese día.

Así que puedes despertarte mañana con valor y esperanza.  Y puedes hacer esto, no por tu fuerza y sabiduría, sino porque sabes que lo más importante que se te ha dado en tu vida jamás se gastará.  Tú también puedes tener esperanza porque sabes que el Dios que te ha dado esa nueva misericordia sabe exactamente lo que estás por enfrentar.

(Traducido del artículo “It Won’t Wear Out” de Paul David Tripp)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s