No sólo es de prepararse, es de prepararse bien


El día de hoy me llamó mucho la atención la columna de Brenda Sanchinelli Izeppi titulada “¿Está usted preparado?” publicada en Prensa Libre. Es una columna muy interesante porque toca un tema que el periodismo guatemalteco no se atreve a tocar de manera frontal: el fin del mundo y el destino eterno de cada uno de nosotros.

Felicito a Brenda por tocar estos temas abiertamente. La prensa guatemalteca sufre de una fobia terrible a este tipo de temas y bajo un disfraz de tolerancia, evitan hablar de aquello que no encuadre en su visión post moderna del mundo en dónde las ideas religiosas no son admitidas. Los tolerantes son los más intolerantes al final de cuentas.

Regresando a la columna, quisiera citar algunos párrafos para luego comentarlos y llevarnos a todos a reflexionar sobre la propuesta final que hace Brenda a los lectores.

Brenda nos llama a una reflexión clave ante la realidad que enfrentamos cada día en este mundo caído en el que vivimos: “Justamente allí surge la necesidad de establecer una cosmovisión, de la razón por la cual existe el ser humano en esta tierra. Buscar el por qué y para qué vivimos. ¿Qué nos lleva a practicar el bien o el mal?”

Read More

Anuncios

Temple Run: Un juego sobre como no vivir la vida


Casi todos los usuarios de iPhone y/o iPad que conozco han bajado este adictivo juego: Temple Run.  El juego se trata básicamente de correr interminablemente por un templo de alguna civilización antigua, obteniendo monedas y evitando los obstáculos para no morir.  Mientras el juego va avanzando (básicamente al ir recorriendo más metros), el personaje -un tipo estilo Indiana Jones– va corriendo cada vez más rápido, lo que dificulta evitar los obstáculos y obtener más monedas.  Las monedas obtenidas lo ayudan a uno a comprar “upgrades” que facilitan la obtención de más monedas, o la invisibilidad e incluso unos ajustes de velocidad que por una distancia delimitada, el personaje corre rapidísimo sin ser afectado por los obstáculos.

Ese es, en resumen, el juego.  No hay final, no hay destino….se trata de correr, correr, correr….acumular, acumular, acumular y conseguir los upgrades para correr más y acumular más….

¿Cuántos de nosotros vivimos la vida de esa forma?

¿Vivirla cómo?

  1. Corriendo sin parar, sin noción alguna de destino y/o parada final.
  2. Acumulando.
  3. Comprando para acumular más y seguir corriendo porque….ninguno de nosotros en lo más profundo de su ser cree que su vida acabará.

No podemos vivir como si nuestra vida fuese un juego de Temple Run.  Vamos a terminar destruidos.  Debemos tener claridad del destino final.  Y por favor, no me mal entiendan.  No estoy hablando de “tener una visión para tu vida” y tampoco voy a sacar de contexto Habacuc 2:2-3.  Estoy hablando de lo que realmente importa…nuestra vida eterna.  Nuestra vida aquí en la tierra tendrá un final.  Somos un pequeño respiro en la visión grande del mundo y de la historia.  Aún esa historia de millones de años, tendrá un final.  El tema es que ese final, es simplemente una meta volate.  El destino está detrás de esa meta volante.  Detrás de la muerte está Él….Dios.

Él es nuestra meta final -no lo que pueda darnos aquí en la tierra-, Él es nuestro tesoro -no la mansión que Jesús fue a construir por cada uno de nosotros-, Él es nuestra recompensa -no la invitación a la cena de las bodas del Cordero ni las coronas que recibamos.  Para llegar al destino final no necesitamos acumular monedas y correr como desquiciados persiguiendo monedas más que un destino.  El boleto de entrada lo compró Él mismo….Jesús, quien a través de Su vida sin pecado, Su muerte en la Cruz en nuestro lugar y por nuestros pecados, y Su resurrección nos abrió las puertas de par en par para garantizarnos la entrada a quienes optemos por amarlo, servirlo, rendir nuestras vidas a Él y vivir en la libertad que Su sacrificio nos compró.

Dejemos de vivir en Temple Run…..disfrutemos el juego, pero que nuestra vida no se vuelva un juego.

5 años de Casa de Libertad


Hoy, hace 5 años inició de manera oficial (luego de algunos meses de primeros experimentos, búsqueda de local y conformación de una visión coherente) Casa de Libertad, la iglesia a la que llamo casa desde que inició…justamente en casa de amigos y más adelante, en casa de mis papás para luego trasladarse a dónde hoy estamos ubicados.

Han sido 5 años de muchísimos cambios, aprendizaje y crecimiento en todo sentido. Se pasó de un servicio a dos (primero el experimento de un servicio en la tarde y luego se modificó a un servicio mañanero), se agregaron programas como el EPS, Recovery, Fellowship, Blast y la iniciativa de jóvenes con dos expresiones hermosas en Alive y en Yeah. En conjunto a esto, hemos tenido la oportunidad de ser parte y servir al lado de iglesias comprometidas con el Evangelio a través del Acts 29 Network, lo que nos ha llevado a tener una excelente relación de trabajo y cooperación con The Village Church de Dallas, Texas.

En fin, muchos cambios….pero más allá de esos cambios, el compromiso con el Evangelio no ha cambiado…no se ha desviado…al contrario, se ha fortalecido. A través de un enfoque intencionalmente misional, Casa de Libertad ha buscado a través de todos sus miembros y los programas a través de los cuales se les sirve, discipula y ministra, reunirnos para que luego salgamos esparcidos a llevar a Guatemala lo único que puede traerle esperanza: el Evangelio. Los testimonios de vidas tocadas y cambiadas por cada esfuerzo y persona involucrada son testimonio vivo de una iglesia que busca ser familia, que busca construir una comunidad diferente…intencionalmente vulnerable, abierta y entregada al servicio de cada persona que luego de ser tocada por el Evangelio, abre su vida para servir y ser servido.

Hoy celebramos y vemos con esperanza y optimismo el futuro. Estamos aprendiendo…nos falta MUCHISIMO, pero estamos seguros que Dios nos ha ido guiando en todo el proceso, que hemos aprendido de nuestros errores y que estamos construyendo sobre nuestros aciertos.

¡Gracias Casa de Libertad! ¡Qué el Señor nos siga guiando por muchos más años y podamos juntos proclamar Su Gloria a través de vidas que hayan sido transformadas por Jesús y que salieron a transformar para Jesús!

Read More

No ¨lo puedes todo¨ en Cristo….


Este es definitivamente un tema y un artículo que resuena en lo más profundo de mi vida y mi realidad actual.  Más allá de leerlo como una crítica o un artículo más, léanlo con humildad, con vulnerabilidad a su propio sufrimiento y al sufrimiento de otros que como yo, hemos abierto los ojos a la hermosa VERDAD de confiar en la suficiencia de Jesús.  Aunque yo no lo escribí, lo tomo con un artículo muy personal y lo comparto con todo mi corazón y amor….

Traduzco a continuación un artículo publicado en inglés originalmente por Byron Yawn.  El artículo original lo pueden leer aquí.

En realidad, no “lo puedes todo” en Cristo.  Al menos no de la forma en que lo crees.  Yo sé que esto puede sonar como sacrilegio dado el sentido que le hemos puesto a esta expresión bíblica, pero es la verdad.  Pablo no tenía una intención de triunfalismo personal aquí.  Seamos honestos, Pablo no “lo pudo todo” tampoco-  Pablo no pudo salir de prisión -que es el lugar desde donde escribió este versículo (Filipenses 4:13) -sin importar qué tan intensamente creía en Jesús.  El estuvo preso hasta que Dios decidiera lo contrario.  Sin embargo, el podría “estar preso” en Cristo que lo fortaleció para estar preso.  La prisión es un excelente lugar para descubrir la suficiencia de Cristo.

El verdadero significado de “todo” puede decepcionar a muchos cristianos contemporáneos, aunque en realidad no debería.  El punto es mucho más glorioso que el mito que hemos creado alrededor de este texto.  Nos acerca muchísimo más a la gracia.  Normalmente creemos que el versículo significa algo así como “puedo hacer lo que quiera siempre y cuándo crea”.  O sea…puedo alcanzar cualquier meta personal por fe.  Obtener este trabajo.  Ganar este juego.  Ganar este examen.  Pero, el versículo tiene poco (o nada) que ver con nuestros logros personales delante de circunstancias difíciles.  No se trata para nada acerca de nuestros logros.  Se trata del logro de Cristo y de una dependencia constante en él, independiente de nuestra situación de vida – buena o mala. Read More

Buenos Deseos – Mala Economía – Mala Teología = Mala Publicidad


Desde hace ya mucho tiempo, la gremial de azucareros de Guatemala viene haciendo una muy cara campaña publicitaria exaltando su programa de “Responsabilidad Social Empresarial” comunicando a la gente su compromiso con los famosos “Objetivos del Milenio” promovidos por la ONU.

Durante mucho de la campaña, la gremial comunicaba sus esfuerzos a través de su director de RSE pero últimamente han salido dos anuncios que deben precuparnos, ya que usan como “celebridades” que apoyan a esta gremial a Monseñor Vian (Arzobispo Metropolitano de Guatemala) y al Presidente de la Alianza Evangélica de Guatemala, el Lic. Julio César de León.

Read More