De por qué el Matrimonio se trata más del Evangelio que de nosotros


¡Nunca podemos perder la esperanza cuándo esta descansa sobre Jesús y la Eternidad que nos garantizó a quienes hemos depositado nuestra confianza en Él a través de Su Vida, Muerte y Resurrección!

Este video apunta a la Eternidad, cimentado en la realidad del día a día que a pesar de lo dura que es, manifiesta la gracia que salva, sostiene y empodera para seguir adelante….sin importar qué….

Grandeza en la Normalidad


Todos hemos tomado de él y muchas veces parecería que no nos saciamos.  El veneno más grande que afecta la Iglesia es, en mi opinión, la obsesión con la “grandeza” con el “liderazgo”.  Todos queremos liderar.  Pocos queremos servir.  Todos queremos subir al “siguiente nivel” sin tan siquiera haber dado el primer paso.  Se nos olvida vivir la vida que Dios nos ha dado porque morimos por vivir la de alguien más….la del líder, la del gurú, la del pastor, la del ídolo.

Este video que produjo Nike nos llama a regresar a quienes en verdad somos y a trabajar con esfuerzo y gratitud con lo que se nos ha sido dado.  Cuándo vivimos agradecidos con Dios por todo nuestro pasado y nuestro presente, podemos vivir con fe y obediencia anclados en la certeza de que Su Gracia nos acompañará en el futuro y continuaremos viendo las bondades de Dios que apuntan hacia la Eternidad.

La obsesión por querer ser “más” hoy nos hace perder la bendición que es vivir el día a día de la santificación.  Perdemos la oportunidad de levantarnos y dar gracias por el día que pasó y el día que tenemos y de pedir la fuerza y sabiduría necesaria para obedecer hoy y construir para un nuevo futuro en la gracia de Dios.

La “grandeza” en la normalidad reside en el gozo que produce la gratitud por ayer que alimenta nuestra fe para obedecer y ver un mejor mañana, no porque las circunstancias cambien, sino porque Dios es bueno.