Reto de los 90 Días #88: Hechos 24 y 25 – Firmeza ante las Acusaciones

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Hechos 24 y Hechos 25.  Trataremos la lectura en una sola entrada porque nos ofrece un continuo de lo que Pablo vivió en ese momento antes de comparecer en Roma por las acusaciones que los judíos le hicieron.  Me gustaría muchísimo que quienes sean abogados y hayan leído el texto de hoy puedan comentar sobre como se fue dando todo para Pablo.

Yo quiero enfocar mi comentario de estos dos capítulos en unos pocos versículos: Hechos 24:14-16.

14 Sin embargo, una cosa debo confesar, y es que sirvo al Dios de mis padres de acuerdo con el Camino que ellos llaman herejía. Yo creo en todo lo que está escrito en la ley y en los profetas,15 y tengo, como ellos, la misma esperanza en Dios de que habrán de resucitar los justos y los injustos.16 Yo siempre me esfuerzo por mantener una conciencia limpia que no ofenda a Dios ni a los hombres.

El contexto inmediato de esta declaración de Pablo es su primer interrogatorio con Félix en respuesta a la acusación que haría el Sanedrín en contra de Pablo a través de un abogado romano contratado, Tértulo.

Como se imaginarán, Pablo está bajo muchísima presión porque sabe que todo este juicio puede llevar a una sentencia de muerte.  Pablo no ha olvidado, sin embargo, que él debería aún llegar a testificar del Camino en la mismísima Roma.  Sin embargo, vemos a Pablo no sólo defenderse de sus acusadores, sino también en estos versículos declarando y afirmando de manera sumamente clara su postura y lo que jamás estaría dispuesto a negociar.

Sus acusadores recurren a todos los trucos legales que pueden para lograr que una acusación frívola ante el tribunal civil, pueda resultar en una condena de Pablo.  Eventualmente, Pablo moriría decapitado, pero no era el tiempo aún, faltaba mucho por hacer. De hecho, vemos en el resto del capítulo 24 y 25 como Pablo va testificando ante personas cada vez más importantes.  El propósito de Dios para Pablo se estaba cumpliendo.

De acuerdo al Libro de los Mártires de Fox:

También el apóstol Pablo, que antes se llamaba Saulo, tras su enorme trabajo y obra indescriptible para promover el Evangelio de Cristo, sufrió también bajo esta primera persecución bajo Nerón. Dice Abdías que cuando se dispuso su ejecución, que Nerón envió a dos de sus caballeros, Ferega y Partemio, para que le dieran la noticia de que iba a ser muerto. Al llegar a Pablo, que estaba instruyendo al pueblo, le pidieron que orara por ellos, para que ellos creyeran. Él les dijo que poco después ellos creerían y serían bautizados delante de su sepulcro. Hecho esto, los soldados llegaron y lo sacaron de la ciudad al lugar de las ejecuciones, donde, después de haber orado, dio su cuello a la espada.

¿Qué podemos aprender y aplicar del ejemplo de Pablo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s