Reto de los 90 Días #85: Hechos 20 – Corazón de Pastor

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Hechos 20.  Seguimos viendo y aprendiendo de todo lo que Pablo hizo a lo largo de sus viajes.  Cómo predicaba con denuedo la Palabra, hacía grandes milagros y señales y cómo a pesar de todo, el sufrimiento por causa del Evangelio era inevitable, pero parte esencial del crecimiento de la Iglesia y la  obra de Dios a lo largo de todo el mundo conocido en esa época.

Hoy quisiera enfocarme en una parte particular de este capítulo que me hizo reflexionar muchísimo hoy sobre la importancia que tiene en la Iglesia un liderazgo sobrio, enfocado en el Evangelio y con un corazón pastoral por las personas y no por las instituciones o edificios.

Corazón de Pastor (Hechos 20:18-38)

  • Pablo inicia su mensaje a la Iglesia de Éfeso -de quienes se está despidiendo- afirmando la credibilidad de su mensaje por el testimonio de vida que les mostró durante su servicio a ellos. (v. 18-21)
  • En seguida, los reconforta en su preocupación por él asegurándoles que todo lo que ha sucedido y sucederá es parte del plan de Dios y ha sido ordenado por el Espíritu Santo a quién Pablo responde en obediencia. (v. 22-27)
  • Luego, Pablo pasa a pedirle a los líderes a que se enfoquen en cuidar a la Iglesia.  Les recuerda que la autoridad que tienen ha sido dada por el Espíritu Santo y que deben guardar a la gente de falsas doctrinas, herejías y enseñanzas contrarias al Evangelio que pueden surgir aún en el seno de ellos mismos.   Esta es una advertencia profética porque vemos en Apocalipsis que la Iglesia se enfocó tanto en defenderse de la herejía que descuidó su primer amor.  Es posible que hayan buscado cuidar la doctrina a expensas de cuidar a las personas. (v.28-31)
  • Pablo busca que queden cimentados en la Palabra y que sean ejemplo en la sociedad, no sólo en la predicación del Evangelio sino también en la atención y servicio a los demás, especialmente a los menos afortunados para traer redención de manera integral a Éfeso.  La buena ortodoxia llevaría a una buena ortopraxis. (v.32-35)
Pablo nos muestra aquí un verdadero corazón de pastor, que va mucho más allá de hacerse un nombre como predicador, sino con una preocupación genuina por las personas y su bienestar completo: espiritual y material.  El punto de partida de Pablo siempre va a ser el Evangelio bien predicado para que este se traduzca en acciones que transformen la sociedad.  ¿Es este el tipo de enseñanza que recibimos en nuestras iglesias? ¿Vemos este tipo de corazón en nuestros líderes y pastores? Espero que sí…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s