Reto de los 90 Días #84: Hechos 19 – Éfeso

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Hechos 19.  ¡Comenzamos la última semana del reto! ¿Cómo van?   El pasaje de hoy nos lleva a Éfeso, ciudad muy importante en aquella época y que fue además a la que Pablo le dirigiría más adelante la carta a los Efesios y que sería la primera ciudad e iglesia en ser reprendida en Apocalipsis.  Esta ciudad también es importante en la historia de la Iglesia porque en el año 431 después de Cristo se celebraría allí un importante concilio que ayudaría a afirmar la doctrina cristológica importantísima de la “unión hipostática” de Jesús -Jesús es 100% Dios y 100% Hombre y condenó herejías fuertes como el Nestorianismo y Pelagianismo.

El pasaje nos muestra el poder que el Evangelio tiene en transformar y trastornar por completo a una sociedad.  Pablo llega a predicar y arranca exponiendo verdades que los creyentes de Éfeso aún no entendían o conocían como la realidad de la Persona y obra del Espíritu Santo.  Pablo bautiza a estos creyentes y empieza la ardua tarea de predicar en la sinagoga intentando, a partir de las Escrituras, mostrar la verdad del Evangelio.

Pablo no tiene mucho éxito con los judíos en la sinagoga y entonces forma un grupo separado en dónde se dedica a enseñarles la Verdad.  Esto ayudó a que luego de dos años, el Evangelio se expandiera no sólo en la ciudad de Éfeso, sino a lo largo de toda la provincia de Asia.  Vemos la manera extraordinaria en la que el Espíritu Santo obraba a través de Pablo realizando milagros incluso a través de su ropa.  Había charlatanes que fueron expuestos por el Espíritu al tratar de imitar a Pablo e intentar expulsar demonios sin entender el Evangelio, el nombre de Jesús y todas sus implicaciones.  El impacto del Evangelio es tan grande esa ciudad que destruyeron una cantidad impresionante de libros de magia confesando sus pecados y arrepintiéndose delante de Dios.

Este impacto y transformación no sería bien recibido por todos.  Al mover a los efesios a poner su mirada en Jesús, las industrias periféricas de la idolatría de la ciudad -particularmente las industrias relacionadas con la adoración de la diosa Artemisa– se indignaron porque vieron sus ingresos y sus expresiones culturales amenazadas.  Esto generó un gran alboroto que al final tuvo que ser calmado por las autoridades locales para que no se generara un problema que fuera legalmente insostenible que generara más violencia de lo necesario.

¿Cuántas veces hemos visto nosotros que la Iglesia cause tal impacto en la sociedad a través de la predicación del Evangelio y el testimonio poderoso del Espíritu Santo?  El ejemplo del trabajo de Pablo allí es digno de estudiar, considerar y estudiar.  Es importante encontrar las maneras de mantener el fuego ardiendo luego de que es recibido, para que no nos pase lo que a Éfeso le pasó y que vemos en Apocalipsis…perder su primer amor.  ¡Cuánto necesitamos de la gracia y misericordia de Dios en el ministerio!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s