Mac del Alma


Uno ve ese video y se imagina si lo que recibimos en muchas de nuestras iglesias no es justamente eso….comida chatarra para el alma…. placer momentáneo para el ego sin nutrición, fundamento o fondo que nos mueva a una adoración más real, profunda y transformadora…

¿No me creen?

Algunos ejemplos….

1. “evangelio” de la prosperidad

2. “Teología” de la liberación

3. Deísmo moralista terapéutico

4. Pare de Sufrir

Vale mucho la pena hacer la reflexión y el cuestionamiento……

Reto de los 90 Días #90: Hechos 27 y 28 – Vida, Malta, Roma, Epílogo


¡Hoy llegamos al final del Reto de los 90 Días! En las lecturas nos toca Hechos 27 y Hechos 28.  Llegamos al final del relato de Lucas sobre sus viajes con Pablo y terminamos en Roma, ciudad en dónde Pablo sería ejecutado y dónde aún hoy, se cree que sus restos están en la basílica que lleva su nombre en esa ciudad.

En estos dos capítulos finales hay tres temas que quisiera resaltar y luego concluiremos esta serie de entradas en el blog con una pequeña reflexión a manera de cierre y epílogo de estos tres meses de lectura y reflexión de los primeros 5 libros del Nuevo Testamento.

De antemano, ¡gracias por acompañarme en este viaje de lectura y comentario!

1. Vida (Hechos 27:21-26 y 33-38)

Recordemos que luego de que Pablo comparece ante Agripa, era necesario que fuera a Roma y es aquí dónde arrancamos, en el arduo viaje por mar desde Jerusalén hasta Roma.  El clima y la época del año eran difíciles para viajar y pese a las advertencias que Pablo les hizo y su solicitud de esperar y pasar el invierno en tierra firme, el centurión con quién viajaba decidió seguir adelante y eso los colocó frente a una terrible tempestad.

Ante el miedo frente a la tormenta, me parece increíble como Dios preserva lo básico y le da a Pablo palabras para animar a los 276 tripulantes: dado que Pablo debía predicar en Roma, la vida de todos abordo se iba a preservar.  Perderían todo, pero Dios guardaría la integridad física de todos los que iban allí.  Es interesante también notar que Pablo no sólo les da ánimos, sino también los mueve a actuar de manera práctica en función de la promesa de Dios: les pide que coman para ser fortalecidos y resulta siendo muy importante esto porque naufragarían y les tocaría nadar a tierra firme.

¡La tempestad era parte de los designios de Dios para Pablo y los viajeros y el testimonio de su realidad sería que no morirían a pesar de que perderían todo!

2. Malta (Hechos 28:1-10)

Dios es soberano y ordena todas las cosas y circunstancias para bien.  Los náufragos resultaron llegando todos sanos y salvos a la isla de Malta.  Allí son rescatados y recibidos de manera calurosa y amable.  Vemos los propósitos de Dios porque a Pablo se le abre la oportunidad de ministrar a través de la sanidad milagrosa del padre de Publio, un hombre muy importante en esa ciudad.

Pablo y sus acompañantes son atendidos muy bien y permanecen allí por tres meses en los que Pablo no pierde tiempo y continua su ministerio con el respaldo de Dios a través de señales y milagros.  ¡No cabe duda que la Providencia de Dios nos hace ver como para Él no hay circunstancia perdida y todas tienen la oportunidad de ser usadas para Su Gloria!

3. Roma (Hechos 28:11-30)

Pablo finalmente llega a Roma.  Vemos que es recibido de una manera muy calurosa e incluso se le da la concesión de poder vivir en una casa bajo la custodia de un guardia.  Esto le abre las puertas al ministerio allí.  De inmediato Pablo se pone a trabajar y a testificar a los judíos acerca de Jesús exponiendo el Evangelio a partir de la Ley y los Profetas.

Sería un arduo trabajo en dónde por espacio de dos años Pablo trabajaría de manera firme en predicar y exponer el Evangelio a todos en Roma, la capital del mundo conocido en aquella época……

Epílogo

El final de Hechos nos deja un sabor extraño en la boca.  Es uno de esos finales inconclusos.  En mi entender, lo veo a propósito.  El resto de la historia de la Iglesia a través de los años quedaría bajo nuestra responsabilidad.  El cristianismo y la era de la Iglesia apenas comenzaba con Pablo y los Apóstoles.  Casi 2,000 años después, nosotros estamos aquí leyendo de lo que ellos hicieron y viviendo nuestra historia, muy lejos de Jerusalén en una cultura y época totalmente distinta.

La pregunta obligada es: ¿qué estamos haciendo? El reto ahora es, luego de dedicar 90 días a la lectura de los 4 Evangelios y el libro de Hechos, ¿cómo seguimos caminando en la disciplina de la lectura bíblica y la llevamos a la acción? ¿Qué transformación ha habido en nuestro corazón por el Espíritu Santo a través de estos 90 días?

En lo personal ha sido una hermosa experiencia revisitar textos familiares, descubrir algunos que pasé por alto y en todos, siempre poder parar y ver la maravilla de Dios, el Evangelio y cómo encontrar descanso y esperanza allí.  Poder ir reflexionando capítulo a capítulo y ponerlo por escrito ha sido algo lindo y que ha sembrado en mi corazón un amor más profundo por Jesús, por el Evangelio, por el poder que hay en contar historias y por Su Iglesia.

¿Uds creian que con el día 90 terminaba el Reto? ¡Así como con Hechos 28 la historia apenas comenzaba, con el día 90 podemos decir que ya hemos sido expuestos al Evangelio y eso debe movernos a vivir en misión por y para la gloria del Padre a través de Jesús y guiados por el Espíritu Santo!

Reto de los 90 Días #89: Hechos 26 – Confesión, Testimonio, Meta


¡Día 89 del Reto de los 90 Días! Hoy nos toca Hechos 26.  Continuamos hoy con esta intensa sesión de interrogatorios por los que Pablo tiene que pasar desde su captura en Jerusalén a causa de los judíos que venían tras él desde Tesalónica.  Antes de partir para Roma, en dónde sería su último juicio antes de morir decapitado, Pablo tiene la oportunidad de presentarse ante el Rey Agripa II y poder presentar su defensa.

Pablo hace una presentación impecable de su historia completa.  Me impresiona como no sólo presenta lo bueno que ha hecho en favor del Evangelio y por qué cree en el, sino también se confiesa al exponer todo lo que hizo en contra del Evangelio antes de encontrarse con Jesús.  Pablo vive una vida transparente y eso le permite tener la autoridad y denuedo de predicar con tanta firmeza y denuedo.  No tiene nada que perder y muchísimo qué ganar.

Es interesante también cómo Pablo no está enfocado en su propia libertad como fin último.  El mismo rey dice que de no haber Pablo apelado al César, allí mismo podría haber sido puesto en libertad.  Pablo, sin embargo, no busca salir de su problema legal, porque sabe que es a través de esta circunstancia que Pablo podría llegar a Roma y ser testigo del Evangelio allí mismo.  Su gozo estaba allí, no en sus circunstancias.

Es triste leer que Agripa “casi” se convierte al cristianismo.  Uno se pone a pensar…¿qué faltó?  Sin duda es una pregunta muy difícil de contestar.  La dureza del corazón y la obsesión por el poder nos hacen creer que somos omnipotentes e independientes de Dios y la idea del Evangelio al final, puede resultarnos absurda a menos que reconozcamos nuestra incapacidad y estemos dispuestos a rendirnos.  Seguramente para un rey esto era un “lujo” que no podría darse….. ¿Somos como Agripa?

Reto de los 90 Días #88: Hechos 24 y 25 – Firmeza ante las Acusaciones


El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Hechos 24 y Hechos 25.  Trataremos la lectura en una sola entrada porque nos ofrece un continuo de lo que Pablo vivió en ese momento antes de comparecer en Roma por las acusaciones que los judíos le hicieron.  Me gustaría muchísimo que quienes sean abogados y hayan leído el texto de hoy puedan comentar sobre como se fue dando todo para Pablo.

Yo quiero enfocar mi comentario de estos dos capítulos en unos pocos versículos: Hechos 24:14-16.

14 Sin embargo, una cosa debo confesar, y es que sirvo al Dios de mis padres de acuerdo con el Camino que ellos llaman herejía. Yo creo en todo lo que está escrito en la ley y en los profetas,15 y tengo, como ellos, la misma esperanza en Dios de que habrán de resucitar los justos y los injustos.16 Yo siempre me esfuerzo por mantener una conciencia limpia que no ofenda a Dios ni a los hombres.

El contexto inmediato de esta declaración de Pablo es su primer interrogatorio con Félix en respuesta a la acusación que haría el Sanedrín en contra de Pablo a través de un abogado romano contratado, Tértulo.

Como se imaginarán, Pablo está bajo muchísima presión porque sabe que todo este juicio puede llevar a una sentencia de muerte.  Pablo no ha olvidado, sin embargo, que él debería aún llegar a testificar del Camino en la mismísima Roma.  Sin embargo, vemos a Pablo no sólo defenderse de sus acusadores, sino también en estos versículos declarando y afirmando de manera sumamente clara su postura y lo que jamás estaría dispuesto a negociar.

Sus acusadores recurren a todos los trucos legales que pueden para lograr que una acusación frívola ante el tribunal civil, pueda resultar en una condena de Pablo.  Eventualmente, Pablo moriría decapitado, pero no era el tiempo aún, faltaba mucho por hacer. De hecho, vemos en el resto del capítulo 24 y 25 como Pablo va testificando ante personas cada vez más importantes.  El propósito de Dios para Pablo se estaba cumpliendo.

De acuerdo al Libro de los Mártires de Fox:

También el apóstol Pablo, que antes se llamaba Saulo, tras su enorme trabajo y obra indescriptible para promover el Evangelio de Cristo, sufrió también bajo esta primera persecución bajo Nerón. Dice Abdías que cuando se dispuso su ejecución, que Nerón envió a dos de sus caballeros, Ferega y Partemio, para que le dieran la noticia de que iba a ser muerto. Al llegar a Pablo, que estaba instruyendo al pueblo, le pidieron que orara por ellos, para que ellos creyeran. Él les dijo que poco después ellos creerían y serían bautizados delante de su sepulcro. Hecho esto, los soldados llegaron y lo sacaron de la ciudad al lugar de las ejecuciones, donde, después de haber orado, dio su cuello a la espada.

¿Qué podemos aprender y aplicar del ejemplo de Pablo?

Reto de los 90 Días #87: Hechos 23 – La Astucia de Pablo y la Providencia de Dios


El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Hechos 23.

Este es un capítulo interesante en el que vemos a Pablo actuar de manera interesante y astuta frente a sus acusadores.  Recordemos que a Pablo lo vienen persiguiendo prácticamente desde Tesalónica hasta Jerusalén un grupo de judíos que rechazan el Evangelio a pesar de todas las evidencias bíblicas mostradas por Pablo y la confirmación del Mensaje a través del poder del Espíritu Santo en milagros y señales.  Mucho de la fuente de esta persecución viene de que Pablo integra a los gentiles y judíos bajo la sombrilla del Evangelio y esto es un fuerte cambio de paradigma para judíos que religiosamente están intentando preservar sus costumbres -aunque sin entendimiento- en culturas hostiles al judaísmo.

Pablo es sumamente hábil y astuto en utilizar las debilidades dentro del Sanedrín para evitar ser ejecutado y trasladar su juicio bajo el amparo de los derechos que tenía como ciudadano romano.  Pablo sabe usar este recurso de manera hábil también y logra salir de Jerusalén luego de enterarse de la conspiración para emboscarlo y matarlo.

Es increíble ver cómo Dios orquesta las circunstancias para que el testimonio del Evangelio sea predicado en las más altas esferas.  El versículo 11 es la clave para entender que detrás de todo esto siempre estuvo Dios, no sólo en medio de las circunstancias sino dirigiéndolas para sus propósitos y gloria: la proclamación del Evangelio.  No descartemos también que Dios ordenó la vida y estudios de Pablo para que tuviera la astucia de saber cómo manejar al Sanedrín y cómo manejar el tema de su ciudadanía romana a su favor.  ¡Dios está presente en todo!

Esa misma confianza la podemos tener nosotros hoy.

Reto de los 90 Días #86 (parte 2): Hechos 22 – Sin Miedo


Continuando con la lectura de hoy, nos toca enfocarnos en Hechos 22.  Este capítulo es otro ejemplo más de cómo Pablo -en el poder del Espíritu Santo- se mantuvo firme y consistente en su llamado, Mensaje y propósito.

Perseguido por los judíos que aparentemente no tenían nada mejor que hacer y que venían de Asia viendo cómo le hacían daño, Pablo es arrestado y llevado a declarar ante la autoridad civil en Jerusalén.  Pablo muestra su increíble capacidad de elocuencia al dirigirse al pueblo en arameo y a partir de allí empieza a contar su testimonio y credenciales.  El testimonio, lamentablemente, no convence a sus perseguidores y lo envían a la cárcel a ser azotado.  Su estatus como ciudadano romano lo salva de la paliza.

Para mí, lo que destaca de esto es la consistencia de Pablo.  No le importa con quién, ante quién y en qué circunstancias deba exponer el Mensaje y sus convicciones.  Pablo lo hace y no lo cambia y/o “cuartea” para quedar bien o salvarse el pellejo.  ¿Podemos dar testimonio nosotros de lo mismo?

Reto de los 90 Días #86 (parte 1): Hechos 21 – Obediencia al Espíritu….sin importar a quién use


El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Hechos 21 y Hechos 22.  Estamos acercándonos a lo último que conocemos del ministerio de Pablo y vemos como quedan sentadas las bases para la Iglesia y la tremenda herencia que tenemos.  En esta entrada me voy a enfocar en Hechos 21 y en una entrada separada continuaremos con Hechos 22.

En este capítulo lo que más me llamó la atención fue como el Espíritu Santo guiaba a la Iglesia y a través de distintas personas giraba instrucciones y dirección que los demás, incluyendo Pablo, seguían (Hechos 21:1-11).  Vemos también a Pablo someterse a la autoridad de Santiago y los apóstoles (Hechos 21:21-26).

Lo que muestra esto es un ejemplo de verdadera humildad en Pablo, alguien que por currículum y experiencia, seguro tendría dificultades.  Vemos también la disposición de las demás personas en dejarse guiar por el Espíritu y hablarle a los demás según el Espíritu les muestra.  En estos días creo que sufrimos de los dos males…obediencia al escuchar y obediencia de ir a decir.  ¡Tenemos mucho que aprender de este pasaje!

Reto de los 90 Días #85: Hechos 20 – Corazón de Pastor


El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Hechos 20.  Seguimos viendo y aprendiendo de todo lo que Pablo hizo a lo largo de sus viajes.  Cómo predicaba con denuedo la Palabra, hacía grandes milagros y señales y cómo a pesar de todo, el sufrimiento por causa del Evangelio era inevitable, pero parte esencial del crecimiento de la Iglesia y la  obra de Dios a lo largo de todo el mundo conocido en esa época.

Hoy quisiera enfocarme en una parte particular de este capítulo que me hizo reflexionar muchísimo hoy sobre la importancia que tiene en la Iglesia un liderazgo sobrio, enfocado en el Evangelio y con un corazón pastoral por las personas y no por las instituciones o edificios.

Corazón de Pastor (Hechos 20:18-38)

  • Pablo inicia su mensaje a la Iglesia de Éfeso -de quienes se está despidiendo- afirmando la credibilidad de su mensaje por el testimonio de vida que les mostró durante su servicio a ellos. (v. 18-21)
  • En seguida, los reconforta en su preocupación por él asegurándoles que todo lo que ha sucedido y sucederá es parte del plan de Dios y ha sido ordenado por el Espíritu Santo a quién Pablo responde en obediencia. (v. 22-27)
  • Luego, Pablo pasa a pedirle a los líderes a que se enfoquen en cuidar a la Iglesia.  Les recuerda que la autoridad que tienen ha sido dada por el Espíritu Santo y que deben guardar a la gente de falsas doctrinas, herejías y enseñanzas contrarias al Evangelio que pueden surgir aún en el seno de ellos mismos.   Esta es una advertencia profética porque vemos en Apocalipsis que la Iglesia se enfocó tanto en defenderse de la herejía que descuidó su primer amor.  Es posible que hayan buscado cuidar la doctrina a expensas de cuidar a las personas. (v.28-31)
  • Pablo busca que queden cimentados en la Palabra y que sean ejemplo en la sociedad, no sólo en la predicación del Evangelio sino también en la atención y servicio a los demás, especialmente a los menos afortunados para traer redención de manera integral a Éfeso.  La buena ortodoxia llevaría a una buena ortopraxis. (v.32-35)
Pablo nos muestra aquí un verdadero corazón de pastor, que va mucho más allá de hacerse un nombre como predicador, sino con una preocupación genuina por las personas y su bienestar completo: espiritual y material.  El punto de partida de Pablo siempre va a ser el Evangelio bien predicado para que este se traduzca en acciones que transformen la sociedad.  ¿Es este el tipo de enseñanza que recibimos en nuestras iglesias? ¿Vemos este tipo de corazón en nuestros líderes y pastores? Espero que sí…..

Reto de los 90 Días #84: Hechos 19 – Éfeso


El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Hechos 19.  ¡Comenzamos la última semana del reto! ¿Cómo van?   El pasaje de hoy nos lleva a Éfeso, ciudad muy importante en aquella época y que fue además a la que Pablo le dirigiría más adelante la carta a los Efesios y que sería la primera ciudad e iglesia en ser reprendida en Apocalipsis.  Esta ciudad también es importante en la historia de la Iglesia porque en el año 431 después de Cristo se celebraría allí un importante concilio que ayudaría a afirmar la doctrina cristológica importantísima de la “unión hipostática” de Jesús -Jesús es 100% Dios y 100% Hombre y condenó herejías fuertes como el Nestorianismo y Pelagianismo.

El pasaje nos muestra el poder que el Evangelio tiene en transformar y trastornar por completo a una sociedad.  Pablo llega a predicar y arranca exponiendo verdades que los creyentes de Éfeso aún no entendían o conocían como la realidad de la Persona y obra del Espíritu Santo.  Pablo bautiza a estos creyentes y empieza la ardua tarea de predicar en la sinagoga intentando, a partir de las Escrituras, mostrar la verdad del Evangelio.

Pablo no tiene mucho éxito con los judíos en la sinagoga y entonces forma un grupo separado en dónde se dedica a enseñarles la Verdad.  Esto ayudó a que luego de dos años, el Evangelio se expandiera no sólo en la ciudad de Éfeso, sino a lo largo de toda la provincia de Asia.  Vemos la manera extraordinaria en la que el Espíritu Santo obraba a través de Pablo realizando milagros incluso a través de su ropa.  Había charlatanes que fueron expuestos por el Espíritu al tratar de imitar a Pablo e intentar expulsar demonios sin entender el Evangelio, el nombre de Jesús y todas sus implicaciones.  El impacto del Evangelio es tan grande esa ciudad que destruyeron una cantidad impresionante de libros de magia confesando sus pecados y arrepintiéndose delante de Dios.

Este impacto y transformación no sería bien recibido por todos.  Al mover a los efesios a poner su mirada en Jesús, las industrias periféricas de la idolatría de la ciudad -particularmente las industrias relacionadas con la adoración de la diosa Artemisa– se indignaron porque vieron sus ingresos y sus expresiones culturales amenazadas.  Esto generó un gran alboroto que al final tuvo que ser calmado por las autoridades locales para que no se generara un problema que fuera legalmente insostenible que generara más violencia de lo necesario.

¿Cuántas veces hemos visto nosotros que la Iglesia cause tal impacto en la sociedad a través de la predicación del Evangelio y el testimonio poderoso del Espíritu Santo?  El ejemplo del trabajo de Pablo allí es digno de estudiar, considerar y estudiar.  Es importante encontrar las maneras de mantener el fuego ardiendo luego de que es recibido, para que no nos pase lo que a Éfeso le pasó y que vemos en Apocalipsis…perder su primer amor.  ¡Cuánto necesitamos de la gracia y misericordia de Dios en el ministerio!