Reto de los 90 Días #83 (parte 1): Hechos 17 – Tesalónica, Berea, Atenas

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Hechos 17 y Hechos 18.  ¡Estamos ya en la última semana del Reto!  En esta entrada, me voy a enfocar en Hechos 17 y en la siguiente hablaremos del capítulo 18.

1. Tesalónica (Hechos 18:1-9)

Esta es la ciudad a la que Pablo, más adelante en su ministerio, dirige las dos cartas a los Tesalonicenses.  Vemos a Pablo dar prioridad en el Mensaje a los judíos de aquella región.  Siempre que llegaba a una ciudad hacía esto, iba a la sinagoga local y allí empezaba a exponer el Evangelio.  Algo súper importante que vemos en Pablo a lo largo de su ministerio es que siempre que predicaba y exponía, lo hacía a través de las Escrituras (que en ese tiempo eran únicamente el Antiguo Testamento), para mostrar la verdad de Jesús y todo lo que Él vino a hacer en la Tierra, Su muerte y resurrección.

Siempre me llama la atención y no dejo de preguntarme por qué, pero siempre son los judíos los que alborotan las cosas.  Los judíos continúan traicionándose a sí mismos al valerse de las leyes del Imperio Romano para buscar parar el avance del Evangelio y en Tesalónica no fueron la excepción.  Cuando no hay argumentos coherentes en la fe para defender una posición y argumentarla en función de las Escrituras, los religiosos tenderán a valerse de otras armas para lograr sus objetivos….esto es el daño más grande que podemos hacerle al Evangelio….tratar de destruirlo o incluso protegerlo a través de un uso abusivo de las leyes civiles.

2. Berea (Hechos 17:10-15)

Confieso que este es de mis pasajes favoritos de toda la Biblia.  Los bereanos son de mis héroes.  Se nota que son distintos que los de Tesalónica y su distinción radica en su deseo y disposición no sólo a aprender de Pablo, sino a comprobar a través de su propio estudio de la Palabra que lo que Pablo les decía era cierto.  ¡Cuánto cristiano hoy se traga lo que le dicen en el púlpito y construye su teología y fe en base a anécdotas, canciones y libros y no en base a la Palabra!

Lamentablemente, como sería costumbre, los alborotadores….esta vez, los de Tesalónica, llegarían a Berea a armar relajo y esto causa que Pablo tuviera que salir de emergencia y por seguridad hacia Atenas.

3. Atenas (Hechos 17:16-34)

Aquí nos topamos con otro escenario misional totalmente distinto.  Aquí no hay muchos judíos a quienes predicarle.  Pablo está solo, esperando que Timoteo y Silas hagan el viaje para unirse a él y mientras está allí su corazón le duele por causa de la idolatría en la ciudad – ¿cuántos de nosotros nos hemos dolido cuándo estamos en un lugar en dónde el pecado es evidente y público? ¿cómo hemos reaccionado?

Pablo entonces se dirige a la sinagoga y comienza a exponer desde las Escrituras el Evangelio.  Como estaba en Atenas y la enseñanza de Pablo era verdaderamente diferente y revolucionaria, llama la atención de los filósofos griegos (epicúreos y estoicos -dos corrientes filosóficas que muy bien podrían explicar mucho del mundo de hoy) que lo invitan al Areópago a exponer sus ideas.

Allí, Pablo, haciendo uso de su agudeza intelectual y filosófica, usa elementos culturales de Atenas para hacer una magistral exposición del Evangelio dejando a los griegos realmente sorprendidos del tema, al punto que generaron en ellos las mismas dos posibles reacciones que el Evangelio puede causar en una persona: rechazo (en este caso expresado en burla hacia Pablo y su mensaje) o aceptación (que se convirtió en buscar aprender más del tema y entregarse a la causa).

¿Qué aprendiste tu al leer este capítulo? ¡Comparte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s