Reto de los 90 Días #82: Hechos 16 – Timoteo, Obediencia al Espíritu, Filipos

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Hechos 16.  Me cuesta entender por qué nadie jamás ha hecho una buena película del libro de Hechos.  Parece una historia de aventuras y todo lo que le va sucediendo a esta banda de viajeros evangelistas es digno de llevar a la gran pantalla.  Quisiera resaltar tres cosas que me llamaron la atención de este capítulo:

1. Timoteo (Hechos 16:1-5)

Aquí en este capítulo conocemos por primera vez a Timoteo, “hijo espiritual” de Pablo a quién luego le dirigiría las dos cartas que llevan su nombre en el Nuevo Testamento.  Timoteo era un joven hijo de padre griego y mamá judía (creyente en Jesús) que gozaba de muy buena reputación en Listra, lo que hizo que Pablo lo adoptara.  No sabemos mucho del papá de Timoteo, pero sí de que de parte de su mamá y su abuela recibió una educación en la Palabra que lo formó en el hombre que ahora era.  ¡Qué influencia tiene la familia en lo que nos convertimos!  Timoteo, que luego fue obispo en Éfeso, aprendió de los mejores y se sometió en obediencia aún a ser circuncidado a su avanzada edad (recordemos que la circuncisión se practicaba a los 8 días de nacido, no a la edad adulta).

El resultado es evidente en las cartas que Pablo le escribió, y al final de este pasaje vemos que por el trabajo que este equipo hizo, las iglesias no sólo crecían en número, sino eran fortalecidas en la fe.

2. Obediencia al Espíritu (Hechos 16:6-10)

Este pasaje es de esos que lo dejan a uno rascándose la cabeza.  ¡Qué comunión y relación tenía este equipo con el Espíritu Santo que sabían cuándo Él les permitía o no ir a un lugar!  Me impresiona que lo buscaban, escuchaban Su voz y obedecían.  Obedecían tanto en el “sí” como en el “no”.

Si soy honesto, jamás he tenido un momento de claridad de la guía del Espíritu Santo como leemos aquí en este pasaje.  ¿Ustedes?

3. Filipos (Hechos 16:11-40)

El equipo de Pablo, Silas, Timoteo y Lucas se embarcan en un nuevo viaje que los lleva a Filipos (la ciudad a quién va dirigida la carta de Filipenses), ciudad importante de la región de Macedonia en aquellos días.   Allí empiezan a instalar la iglesia con el apoyo de un grupo de mujeres piadosas lideradas por una exitosa comerciante llamada Lidia.

Nunca faltan los ataques del enemigo y allí Pablo tuvo que expulsar -por el poder del Espíritu Santo y en el nombre de Jesús- a un espíritu demoníaco de una joven mujer que era explotada por sus “talentos” de adivinación.  Esto causó que fueran encerrados en la cárcel porque los explotadores de esta pobre joven se quedaron sin fuente de ingreso al ser ella sanada y liberada.

Pablo y Silas son puestos en la cárcel bajo estrictas medidas de seguridad.  Es allí, en medio de esa prisión, que Pablo y Silas hacen lo que nadie de nosotros, si somos honestos, haría: alabar al Señor en recio y cantando a todo pulmón, de tal forma que todos en la cárcel les escuchaban.  Todo esto resulta en una liberación milagrosa.  El terremoto divino que se viene sobre la cárcel le da la oportunidad a todos los presos de salir libres, pero milagrosamente, ninguno escapa.  El carcelero no se suicida al ver que los presos siguen en su lugar y esto lo lleva a buscar su salvación en el Señor.

En este momento vemos una de las más hermosas promesas de la Biblia en el versículo 31:  «Cree en el Señor Jesucristo, y se salvarán tú y tu familia.»  Aquí vemos a un hombre, cabeza de hogar, asumir su rol y dar el paso por su familia de fe.  No sólo creyó Él y se quedó esperando a que su familia creyera, sino que arriesgó su vida y llevó a los presos a su casa en dónde toda su familia creyó y fue bautizada.  Lo increíble, es que luego Pablo y Silas regresan a su celda y luego de exigir el debido proceso para su liberación (no querían favores o que fuera a escondidas), retornaron a seguir sirviendo a la iglesia en Filipos.

¡Esas son aventuras……!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s