Reto de los 90 Días #76: Hechos 9 – Saulo, Eneas y Dorcas

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Hechos 9.  Hoy conoceremos una de las más hermosas historias de redención que hay.  Veremos cómo nada ni nadie escapa la gracia de Dios y cómo todos tenemos el potencial de ser usados por Él para Sus propósitos, sin importar nuestro pasado.

1. Saulo (Hechos 9:1-31) 

En los dos capítulos anteriores ya habíamos empezado a ver el nombre de Saulo aparecer.  Lo vemos como un joven que pasa de ser un espectador entusiasta del martirio de Esteban a un perseguidor activo de la Iglesia en Jerusalén.  Aquí, en el capítulo 9 vemos su evolución como perseguidor y un cambio radical en su vida.

  • Perseguidor Agresivo: Saulo, no satisfecho con lo que está haciendo ya en Jerusalén, busca proactivamente que se le autorice salir de Jerusalén con cartas para perseguir y arrestar a los seguidores del Camino en otras ciudades.  Él está decidido a acabar con esta plaga que afecta al liderazgo religioso de su época y va a hacer cualquier cosa para destruirla.  Sale camino a Damasco en la primera fase de su misión y es camino a esa ciudad que su vida cambia por completo…..
  • La Luz: Saulo tiene un encuentro con una Luz que lo deja completamente fuera del juego.  Saulo se encuentra con Jesús, a Quién ha estado persiguiendo.  Me sorprende como Saulo no cuestiona y simplemente reconoce que está ante su Señor.  Reconocer eso requiere carácter y a la vez una humildad para reconocer el error que sólo puede venir de arriba.  Rápidamente, Saulo se pone a disposición del Señor y pide instrucciones….a pesar de estar ciego por el resplandor de la Luz.  Recibe instrucciones de ir a Damasco y esperar allí a que Dios nuevamente vuelva a hablarle.
  • Ananías:  Ananías es el escogido por Dios para bautizar a Saulo.  Es comprensible la renuencia de Ananías a ir a rescatar a quién había llegado a Damasco con el propósito original de encarcelarlos.  Sin embargo, vemos algo que debe llamarnos a la reflexión: obediencia.  A pesar de la lógica y lo peligroso que podría ser para Ananías ir a buscar deliberadamente a Saulo, Ananías obedece y va en busca de su ahora hermano, Saulo.  Saulo en consecuencia recupera la vista, es lleno del Espíritu Santo, es bautizado y recupera sus fuerzas para integrarse a la obra de la Iglesia.
  • El Predicador:  Saulo inmediatamente se dedica a predicar el Evangelio y a Jesús como Mesías.  Se vuelca apasionadamente a exponer las Escrituras y la verdad de Jesús.  Lo hace en Damasco y en Jerusalén y vemos como esto confunde a sus anteriores colegas de persecución, le genera amenazas de muerte y a la vez, causa suspicacia entre los primeros cristianos porque no entienden si realmente se convirtió o es una trampa.  Es en Jerusalén cuándo un discípulo, Bernabé, le da una oportunidad y lo lleva con los apóstoles para que exponga su causa.  Es aquí en dónde empieza el ministerio de quién dejaría de ser Saulo y hoy conocemos como Pablo, autor de 2/3 del Nuevo Testamento. ¿Quién hubiera dicho esto de él hace 2 capítulos? ¿Cómo fue tu historia de conversión?
2. Eneas y Dorcas (Hechos 9:32-43)
En medio de todo esto que sucedía en la Iglesia, Pedro seguía haciendo su trabajo y se dedicaba a visitar y compartir con los hermanos en distintos pueblos y ciudades.  En estas visitas vemos que el Espíritu Santo obra a través de Pedro con dos milagros impresionantes:
  • Eneas: No sabemos mucho de él, más que lleva 8 años tendido en cama.  No parece haber hecho nada sobresaliente, ni tampoco vemos que haya pedido el milagro.  Sin embargo, Pedro, lleno de compasión llega con él y simplemente le dice que Jesús lo ha sanado.  Eneas no cuestionó y se levantó.  El resultado: muchas personas fueron convertidas al Señor.
  • Dorcas: En Dorcas vemos una historia diferente.  Ella fue una mujer entregada al servicio a los demás y que evidentemente, era muy querida y apreciada en el pueblo.  Cuándo muere, sus amistades salen en busca de Pedro que está cerca de la ciudad en dónde ellos vivían y dónde yacía el cuerpo de Dorcas.  Al llegar Pedro a dónde estaba esta fúnebre escena, vemos como la gente recordaba a Dorcas y llevaban evidencias físicas de su entrega y servicio por los menos afortunados.  Es casi como esta viendo el funeral de la Madre Teresa de Jope.  Pedro, por el Espíritu Santo, le ordena al cuerpo muerto de Dorcas que se levante y ella resucita.  El resultado de este milagro es nuevamente hermoso: más personas se convierten y creen en el Señor.  ¿Cuál ha sido el resultado de tu testimonio de vida en otros?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s