Reto de los 90 Días #73 (parte 1): Hechos 5 – Mentira, Señales, Persecución

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Hechos 5 y Hechos 6.  Continuamos viendo el impetuoso avance de la Iglesia y la gran conmoción que causó en la sociedad de la época.  En esta entrada me voy a enfocar en Hechos 5 y en la siguiente veremos Hechos 6.

1. Mentira (Hechos 5:1-11) 

No todo era perfecto en la primera Iglesia.  Esta es una realidad que debe traernos paz y a la vez, es un fuerte llamado de atención de las implicaciones de nuestro pecado.  Como vimos en el capítulo anterior, la actitud de los miembros de la primera Iglesia de compartir todo lo que tenían, vender sus propiedades y poner el dinero a disposición de los apóstoles para ser utilizado conforme a las necesidades de la comunidad, fue un movimiento voluntario y libre que resultó como respuesta al impacto transformador del Evangelio en la vida de estas personas y familias.

Ananías y Safira querían jugar con esto.  No entendieron el espíritu de lo que estaba pasando y por querer “quedar bien”, conspiraron para mentir.  Nadie les había pedido dar nada, mucho menos dar todo.  El Espíritu Santo fue Quién guió a Pedro a denunciar y descubrir la mentira y el resultado ya lo conocemos.

2. Señales (Hechos 5:12-16)

La fuerza del avance de la Iglesia era prácticamente incontenible.  Es impresionante sólo intentar imaginarse todo lo que estaba sucediendo.  El Espíritu Santo guiaba todo lo que los apóstoles hacían y en consecuencia, respaldaba el Mensaje con prodigios, señales y milagros.

El foco de los apóstoles siempre fue predicar el Mensaje, nunca fue darse a conocer por “milagreros”.  Esto les ganó gran estima entre el pueblo, y por ende, la Iglesia crecía y crecía.

Enfoquémonos en el Mensaje y no en “las manifestaciones”.  El Mensaje vendrá respaldado cuándo es bien predicado y el objetivo es la gloria de Dios, no la de los hombres.

3. Persecución (Hechos 5:17-38)

Nunca existirá persecución alguna que pueda contener el Mensaje.  Los propósitos del Señor siempre se cumplirán y el Evangelio siempre prevalecerá.  Los apóstoles aprendieron esto luego de que fueron arrestados, interrogados, intimidados y encarcelados.

El motivador de la persecución fue la envidia y desde allí, este ataque al Evangelio estaba destinado al fracaso. Los apóstoles nunca se dejaron intimidar y al final, luego de salir a la cárcel, su respuesta a lo sucedido fue de gratitud y alabanza al Señor.  Esto los fortaleció para seguir predicando con aún más fuerza el Mensaje del Evangelio.

¿Te han perseguido alguna vez por tu fe? ¿Cómo reaccionaste? ¿Cuál fue el resultado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s