Reto de los 90 Días #69 (parte 1): Juan 20 – ¡El está vivo!, Paz y Misión, Tomás

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Juan 20 y Juan 21.  Con estos dos capítulos, damos por concluída nuestra lectura de los 4 Evangelios: Mateo, Marcos, Lucas y Juan.  Hoy ya tenemos la “foto completa” de la vida y obra de Jesús en la Tierra.  Cada Evangelio cuenta la Historia desde un punto de vista distinto, pero los 4 Evangelios cuentan la misma Historia.

Vamos a enfocarnos en esta entrada en Juan 20.

1. ¡Está vivo! (Juan 20:1-18)

No podemos hacer demasiado énfasis en la Resurrección. Es el punto central de la fe cristiana.  Si Jesús no hubiera resucitado, nuestra fe sería vana.  Es impresionante como se da la noticia.  María Magdalena es la primera en darse cuenta que la piedra que cubría el sepulcro no estaba allí y que el cuerpo ya no estaba adentro del sepulcro.   Pedro y otro discípulo (me llama la atención que no sepamos quién), salen corriendo a verificar.  El discípulo que no es nombrado no pasa de la puerta de la tumba….Pedro es diferente, Pedro va con todo y entra directamente a verificar y es quién descubre el sudario del Señor y las vendas.  Lo interesante es que ante esta evidencia circunstancial, lo único que pueden concluir es que el cuerpo no está….en su cabeza no cabía aún la idea de la resurrección y se van a casa.

La única persona que queda allí es María Magdalena.  Ella tiene mucho en juego, porque ha pasado por mucho.  Quizás por eso se queda allí.  Lo cierto es que es la primera que se encuentra con Jesús y Él la llama por nombre.  Ella responde de la única forma que se puede responder….adoración.

2. Paz y Misión (Juan 20:19-23)

La escena es perfecta.  Los discípulos están encerrados y con miedo.  La noticia de que Jesús no está en la tumba pareciera no motivarlos a pensar en la Resurrección.  Jesús entonces simplemente se aparece.  ¿Se imaginan lo que pudo haber sido eso?  No me imagino el susto y la sorpresa.  Lo cierto es que Jesús hace dos cosas:

  • Los reconforta y les da Su paz.
  • Los coloca desde ya en misión al soplar el Espíritu Santo sobre ellos

3. Tomás (Juan 20:24-31)

Esta es una escena de pura misericordia.  Tomás no estuvo en la aparición anterior de Jesús.  Cuándo le contaron la noticia, no es que no haya creído…el quería más evidencias.  Y cuándo menos lo sintió, Jesús volvió a aparecerse a todos sus discípulos con el mismo mensaje: ¡paz!

Jesús conocía el corazón de Tomás y en lugar de despreciar su duda, de hacerlo de lado, lo amó tanto que le ofreció la prueba que Él buscaba.  Tomás no duda más….lo reconoce y lo adora como Señor y Dios. ¡Qué gran misericordia de Jesús con quienes dudaban!

Jesús les siguió dando pruebas a través de señales y milagros.  Nunca sabremos todo lo que Él hizo aquí en la Tierra, pero podemos confiar que lo que hizo y quedó registrado en estos 4 Evangelios es más que suficiente para conocerle, amarle, adorarle y ser transformados por Su Mensaje, Vida, Obra, Muerte y Resurrección.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s