Reto de los 90 Días #68: Juan 19 – Sentencia, Mamá, Corazón Roto, ¡Cuánto nos ama!

El día de hoy, en el Reto de los 90 Días, nos toca Juan 19.  Estamos ya en los últimos 3 capítulos de este cuarto Evangelio.  ¿Qué has aprendido a lo largo de la lectura de los Evangelio? ¿Qué has re afirmado? ¿Qué has corregido? ¿Qué es nuevo?   Nos toca un capítulo difícil.  Confieso que cada vez más me cuesta leer acerca de la muerte de Jesús porque ya me es imposible leerla solo de pasada, como si fuese una historia o una noticia de otro asesinato más en el periódico.  No me extrañaría que nuestra exposición a tanta noticia de violencia de manera tan gráfica nos duerma la indignación y el dolor de leer lo que atravesó Jesús….

1. Sentencia (Juan 19:1-16)

Entre la cobardía de Pilato y el liderazgo religioso judío hipócrita y vende patrias, poco podría hacer hasta el mejor abogado para defender a Jesús.  Sin embargo, venimos viendo como Jesús a lo largo del Evangelio de Juan no sólo anuncia Su muerte, sino que también la entiende con firmeza y entereza de carácter como Su Misión.  La sentencia que le dan a Jesús sólo viene a afirmar y a cumplir las Escrituras que de Él hablaban.  Esto no minimiza por ningún momento el dolor, la humillación y la angustia que Jesús sintió mientras era azotado, mientras los espinos se clavaban en su cabeza y mientras cargaba la Cruz.  Todo eso fue REAL y Jesús lo sintió como cualquier ser humano sentiría semejante tortura.  Jesús no dejó que Su sentencia lo definiera, Él vivió su propósito con firmeza, fe, carácter y dignidad.

Dios hecho Hombre murió en la Cruz, tomando nuestro lugar y pagando el precio que nosotros deberíamos haber pagado por nuestros pecados.

2. Mamá (Juan 19:17-28)

Es increíble como Jesús cuida hasta el último detalle aún en el momento de máxima agonía.  No imagino lo que sentía María al ver a su hijo colgado de una cruz sufriendo tanto.  No imagino lo que Jesús ha de haber visto desde la cruz al ver a su mamá sufrir tanto por Él.  Este es un momento sublime en los evangelios…es sumamente humano y divino.

Jesús no dejó a su mamá descuidada.  En esos momentos antes de morir la dejó encomendada al cuidado de Juan.  ¡Qué hermoso esto! Parar, pensar en los demás, aún en el momento de máximo sufrimiento personal.

3. Corazón Roto (Juan 19:31-37)

Jesús es traspasado en Su costado por una lanza a la vez que el peso del pecado del mundo cae sobre Él y lo aplasta.  El dolor físico, la separación espiritual de Dios y el filo de la lanza le parten el corazón al Señor.  Ese precio fue el pagado por nosotros.  Jesús murió con el corazón partido para rescatar nuestras vidas.  Sabemos que la historia no terminó allí, pero este momento debería llevarnos de rodillas a agradecer.

¡Cuánto nos ama!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s