Reto de los 90 Días #66: Juan 16 – Que no flaquee, el Consolador, Tristeza en Gozo, Victoria

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Juan 16.  Jesús continua fortaleciendo a sus discípulos antes de Su partida y los deja fortalecidos.  Se vienen los momentos más difíciles, tanto para Jesús, como para su equipo.  Lo que resalta para mí en este capítulo es:

1. “Que no flaquee” (Juan 16:1-3)

Jesús sabe lo difícil que será lo que se viene.  Él sabe y conoce la debilidad de nuestra condición humana.  Por eso les hace explícito Su propósito en hablarles todas estas cosas: “que su fe no flaquee”.  Jesús no los deja a la deriva ni los pone a prueba sin avisar.  Él no quiere que su fe flaquee….y por eso nos advierte y prepara de todo lo que un verdadero seguidor de Él debe atravesar.

2. El Consolador (Juan 16:4-16)

Era mejor que Jesús se fuera.  ¡Él mismo lo dijo! La promesa del Consolador, del Espíritu Santo, la tercera Persona de la Trinidad, sería lo que vendría con la partida de Jesús.  No menospreciemos el regalo de la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas.  Su función de convencernos de pecado, de justicia y de juicio es esencial para que tengamos una comunión íntima y en humildad con Dios.  Busquemos y anhelemos Su Presencia porque es mejor que si Jesús siguiera aquí.

Es a través del Espíritu Santo que podremos conocer todo lo que Jesús nos enseñó y que es a su vez, lo que Jesús recibió del Padre.  No hagamos de lado la doctrina de la Trinidad.  Al cierre de 2 de Corintios, Pablo mismo nos exhorta a que el amor del Padre, la Gracia del Hijo y la Comunión del Espíritu Santo estén con nosotros siempre.  Vivamos en eso.

3. Tristeza en Gozo (Juan 16:17-24)

A partir de este momento y por el resto de la historia hasta que el Señor regrese, una de las marcas más importantes de la vida cristiana verdadera es el gozo en medio del sufrimiento.  Jesús nos invita a ver más allá.  El promete cambiar nuestra tristeza en gozo.  Nos hace ver que este sufrimiento -por el Evangelio, por Él, por la Causa- valdrá la pena al final y se nos olvidará por completo al ver la recompensa.

4. Victoria (Juan 16:25-33)

La razón de nuestro gozo está anclada aquí: Él ha vencido al mundo.  La victoria de Jesús en la Cruz y en Su Resurrección es SUFICIENTE y COMPLETA.  Vivimos la tensión del “ya estuvo pero todavía no”, con la esperanza de que a Su regreso todos sus enemigos, incluyendo la muerte, serán completamente derrotados.  Jesús es Dios y como Dios gobierna sobre todo el universo que Él creó.  Nada escapa Su conocimiento, nada le sorprende, nada es imposible para Él.  Nos cuesta mucho caer en cuenta de eso, créanme, de primera mano les puedo decir que es dificilísimo cuándo uno atraviesa momentos tan duros como los que estoy viviendo actualmente, pero mi fe no está anclada en lo que veo, sino en lo que leo….en lo que está escrito en la Palabra que nos revela la realidad de un Dios que conoce todo, que participa en todo y que nos ama por sobre todo.  Su gloria es magnificada a través de Su amor por nosotros los pecadores.  Su fuerza se ve en nuestra debilidad.  Su victoria la vemos más cuándo nos rendimos ante Él….aparentemente derrotados por el mundo, pero sostenidos por Su Gracia que nos asegura, por el testimonio de Su Resurrección, que no hay nada imposible para Él….lo veamos de este lado de la Eternidad, o del otro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s