Reto de los 90 Días #65: Juan 15 – Permanencia, Advertencia

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Juan 15. Confieso que la lectura de hoy es muy reconfortante.  Ayer por la noche estuve en una enseñanza muy poco ortodoxa que no deja de inquietar, y regresar a la Palabra y descansar en lo que Jesús nos dice es el mejor remedio.  Hay dos temas principales en este capítulo que quisiera resaltar:

1. Permanencia (Juan 15:1-16)

Jesús continúa su última enseñanza a sus discípulos antes de ser arrestado y crucificado.  Estas últimas instrucciones son cada vez más profundas y vamos viendo un tono cada vez más pastoral en el Señor que está preocupado por los suyos y lo que se les viene por delante.    Jesús nos llama a permanecer en Él.  Esto, de acuerdo a este pasaje, significa:

  • Estar aferrados a Él para dar fruto.  La evidencia de la obra redentora que Él ha hecho en nosotros se manifiesta en el cambio tangible en nuestra vida, un cambio que viene de adentro hacia afuera.  Dar fruto, significa también que el Padre nos estará limpiando constantemente para dar más fruto, lo que significa que no siempre será fácil o agradable….pero siempre será BUENO.
  • Estar aferrados a Él significa ser obedientes a Él en respuesta al amor recibido de parte de Él.  La obediencia es una consecuencia del amor recibido, no es un requisito para recibir ese amor.
  • La mayor manifestación de nuestro amor hacia Él es el amor que mostramos a otros.  La permanencia es estar aferrados a Él y sabemos que permanecemos en Él cuándo le amamos, le obedecemos y amamos a los demás.

Todo gira alrededor de Él.

2. Advertencia (Juan 15:18-27)

Jesús, en Su misericordia, nos advierte el precio que esto tiene.  Él sabe lo que está apunto de vivir y sabe que ningún siervo estará por encima de su señor.  Es por esto que nos advierte que el precio que pagaremos será alto.  Seremos aborrecidos, porque Él fue aborrecido.  Creer que seremos superiores o exitosos por el simple hecho de que se nos subió a la cabeza que somos “hijos del Rey”, es un engaño que nos llevará a la desesperanza.  Tener el privilegio de sufrir como Él y cómo Él es parte de la hermosura de la vida cristiana, porque es allí en dónde le conoceremos a profundidad y encontraremos el verdadero significado de la suficiencia de Su Gracia.

Jesús no nos deja desamparados, nos dejó al Consolador y Él nos recordará y dará testimonio de la Verdad, del Camino a seguir y de la Vida que encontramos en Jesús.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s