Reto de los 90 Días #64 (parte 1): Juan 13 – Humildad, Traición, Amor, Negación

El día de hoy en el Reto de los 90 Días nos toca Juan 13 y Juan 14.  Estos dos capítulos se desarrollan dentro del contexto de la Última Cena y constituyen el registro más completo que tenemos de la conversación que Jesús tuvo con sus discípulos en lo que muy probablemente fue su última enseñanza a ellos.  Vamos a tratar cada capítulo por separado en dos entradas, pero no perdamos en mente que estos dos capítulos son un mismo evento.  Enfoquémonos pues, en los siguientes temas del capítulo 13:

1. Humildad (Juan 13:1-20)

Recordemos la escena: la Última Cena.   Esta es una escena que como evangélicos NOS ENCANTA, pero nos encanta ver DE LEJOS.   Nos encanta ver cómo Jesús se humilló a sí mismo -con plena certeza de Quién es y a qué vino- y lava los pies de sus discípulos en un acto de extrema humildad, amor y misericordia.  Lo interesante de este pasaje y lo que quiero a traer a nuestra memoria es que Jesús se asegura de que sus discípulos hayan entendido lo que Él acaba de hacer….y más allá de eso, les instituye como práctica de servicio los unos a los otros, el lavarse los pies los unos a los otros.

Por eso digo que nos gusta esta escena de lejos.  Practicamos la Santa Cena (si acaso lo hacemos al menos una vez al mes en nuestras iglesias), pero nunca he visto que nos lavemos los pies los unos a los otros, ni mucho menos que el liderazgo lo haga con la congregación. ¿Por qué será?

2. Traición (Juan 13:21-30)

Jesús ya sabía quién lo iría a traicionar.  Aún sabiendo esto, a Jesús le duele mucho saber que esto iba a pasar.  Creo que fue de alguna manera alguna muestra de misericordia de Jesús de que a pesar de lo obvio de la escena y que todos vieron a Judas tomar el pan e irse de allí, que nadie de sus discípulos entendiera lo que estaba pasando.  ¡Qué momento más duro!

3. Amor (Juan 13:31-35)

No cabe duda lo revolucionario que es el Mensaje de Jesús.  Es definitivamente imposible de cumplir aparte de Su Gracia.  Jesús nos manda a dar evidencia del amor que Él muestra para con nosotros pidiéndonos que hagamos lo mismo nosotros con los demás….que los amemos y que recibamos el amor de otros.  Amarnos los unos a los otros implica ese hermoso intercambio pero sobre todo, ese compromiso de amar porque fuimos amados por Dios, independientemente si hemos recibido amor en la tierra o no.  La mayor y mejor forma en que podemos glorificar al Señor es amándonos los unos a los otros.

4. Negación (Juan 13:36-38)

Pedro quiere seguir a Jesús con todas sus fuerzas.  No dudo ni un segundo de su sinceridad.  Sin embargo, su problema es precisamente ese, quiere hacerlo en sus fuerzas.  El hecho de que Pedro haya negado a Jesús y que Jesús lo haya advertido de eso es una muestra de su humanidad y fragilidad.  Nuestras fuerzas jamás serán suficientes, por más que lo querramos….la carne es débil.  Aparte de la Gracia y del poder del Espíritu Santo en nuestra vida, cualquiera de nosotros puede, en cualquier momento -y seguramente con muchísima menos presión que Pedro- negar a Jesús.  Dependamos sólo de Él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s